Por resurgimiento de minería ilegal, CVC declara emergencia ambiental en Zaragoza

Octubre 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La minería ilegal en el río Dagua está ocasionando erosiones de la doble calzada que conduce a Buenevantura, situación que generaría la destrucción de la vía, sobre todo en las zonas de Zaragoza, La Laguna y Bendiciones.

La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, declaró en emergencia ambiental las cuencas media y baja del río Dagua, por los efectos negativos del ejercicio de la minería ilegal en la zona. Según estudios realizados por especialistas de la CVC, la minería ilegal en el río Dagua está ocasionando erosiones de la doble calzada que conduce a Buenevantura, situación que generaría la destrucción de la vía, sobre todo en las zonas de Zaragoza, La Laguna y Bendiciones. Además, los residuos de sedimentación de las prácticas mineras contaminan las fuentes hídricas que abastecen de agua al puerto de Buenaventura y ponen en peligro su infraestructura portuaria. Por otra parte, la obstrucción del río Dagua ha llevado a que en algunas áreas de sus riberas el ancho del afluente disminuya hasta en un 70%, lo que ha empezado a provocar inundaciones y crecientes súbitas del río por fuera de lo normal, sobre todo en la margen de la vía Cabal-Pombo. Óscar Libardo Campo, director general de la CVC, afirmó que la emergencia fue declarada con el fin de “efectuar las acciones necesarias para la protección del medio ambiente y los recursos necesarios, además de generar sinergias que permitan la protección de la infraestructura vial, portuaria y férrea vinculada al distrito de Buenaventura”. Las acciones de vigilancia y observación, así como los estudios de los efectos que la minería ilegal tiene sobre los recursos naturales en el río Dagua, llevaron a que en mayo del 2009 se decretara la suspensión de toda actividad minera en el afluente y el retiro inmediato de la maquinaria utilizada. No obstante, varios sobrevuelos realizados por la Policía en este mes permitieron comprobar la existencia de 60 máquinas pesadas que realizan actividades mineras ilícitas en la zona. Para las autoridades, las difíciles condiciones de orden público de la zona y la proliferación de asentamientos subnormales en las márgenes del río, como consecuencia del crecimiento de la minería ilícita, obstaculizan las acciones de control por parte de la Fuerza Pública y de entidades administrativas como la misma CVC.Zaragoza, una fiebre que no terminaLa fiebre por el oro en Zaragoza se inició en el 2006, cuando grupos pequeños de personas empezaron una explotación manual de oro en la zona. No obstante, hacia 2009, más de mil trabajadores acompañados de maquinaria pesada empezaron a invadir el lugar: las riberas del río Dagua comenzaron a poblarse de invasiones, de personas enceguecidas por el oro y de los grupos ilegales que, según las hipótesis que manejan autoridades, están tras la fiebre de oro en la zona.Entre abril y mayo de este año se anunció el cierre de más de 25 huecos que los mineros abrieron para extraer oro, que estarían afectando la estabilidad de la vía férrea que pasa por el sector, a la carretera Cabal Pombo que lleva hasta Buenaventura y a los recursos ambientales.Invías reveló que en un espacio de dos kilómetros, en pleno corazón de Zaragoza, hay 50 túneles en diferentes direcciones, la mayoría buscan el río Dagua. “Los mineros quieren pasar debajo de la vía para llegar a las profundidades del río, donde se dice, hay una veta enorme de oro. Lo están haciendo a costa de su propia vida, porque ese terreno es inestable”, advierte.El peligro ya lo había alertado el geólogo Julio Fierro Morales: “La vía al mar es una zona particularmente inestable por el perfil de sus vertientes, sísmicamente activa, con laderas sin perfiles estables y altas precipitaciones. A ello se le suma la actividad de socavación adelantada por el hombre, que forma una receta perfecta para que en cualquier momento la carretera colapse”.Zaragoza es uno de los pocos lugares donde 40 toneladas de oro se convirtieron en sinónimo de pobreza y miseria. Por cada gramo de oro que es encontrado se pagan hasta $80.000. Quien se atreve a salir de la zona con el botín para comercializarlo en Buenaventura o Cali puede obtener hasta $100.000 porque están hallando un metal de 24 quilates.Frente a tal panorama, un total de doce personas fueron capturadas por las autoridades por practicar la extracción ilegal de oro bajo la Doble Calzada de Buenaventura el pasado 3 de octubre.Los operativos, realizados fueron líderados por el Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, adscritos a la Unidad Nacional de Delitos contra los Recursos Naturales y Medio Ambiente de Bogotá, con apoyo del CTI de Cali y el Ejército Nacional.Las diligencias judiciales se cumplieron en el sector de Bendiciones y el kilómetro 27, a la altura de Zaragoza, donde se descubrió en flagrancia a los denominados ‘topos humanos’ que extraen oro a través de profundos socavones bajo la vía.Las labores de allanamiento y registro se cumplieron luego que El País, en la edición del 29 de abril del 2012, denunciara la existencia de por los menos 50 túneles en pleno corazón de Zaragoza, poniendo en riesgo la infraestructura del del Tramo 1 de la doble calzada Loboguerrero-Buenaventura.La Procuraduría Ambiental, el CTI y la CVC han informado en repetidas ocasiones que tras la explotación minera en las cuencas del río están bandas criminales como ‘los Urabeños’ e inclusive las Farc. Para las autoridades, el aumento en los últimos días de maquinaria pesada en el lugar es un signo de la presencia de grupos al margen de la ley con un fuerte brazo económico. Además, la explotación ha traído consigo un aumento de los problemas de orden público. En las últimas semanas se ha reportado la muerte de trece personas que se asocian a retaliaciones entre bandas criminales por disputas por el oro, según lo afirmó la semana pasada a este diario Jorge Homero Giraldo, secretario de Gobierno del Valle del Cauca.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad