Por paro de barcos, se acaban víveres en poblaciones del Pacífico

Por paro de barcos, se acaban víveres en poblaciones del Pacífico

Enero 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura y Cali
Por paro de barcos, se  acaban víveres  en poblaciones del Pacífico

59 propietarios de los barcos iniciaran sus labores este jueves en Buenaventura.

Sólo quedan alimentos hasta el jueves. Las comunidades reclaman una pronta solución.

El panorama es más grave de lo que parece. En 48 horas se acabará la existencia de víveres y alimentos en las quince poblaciones del litoral pacífico. Todo a raíz del paro de barcos de cabotaje que hoy completa una semana.El cese de actividades se debe a la falta de un acuerdo entre el Gobierno y los transportadores marítimos en el precio del galón de diesel marino, combustible que se utiliza para mover los 59 barcos que transportan pasajeros, carga y alimentos entre Buenaventura y los pueblos de la Costa Pacífica. A ese tipo de embarcaciones se les llama de cabotaje.Los dueños de los barcos quieren que el Gobierno les rebaje $3.000 en el precio del galón y como no han recibido respuesta positiva decidieron parar sus máquinas el pasado 16 de enero (ver nota anexa).En consecuencia, el cese de actividades ya afecta a todas las comunidades que habitan en la Costa Pacífica, pues se les agota la comida.Es Iscuandé, El Charco y TimbiquíEn estas tres poblaciones sus habitantes están desesperados. El desabastecimiento de insumos y alimentos ya se asoma en las casas, tiendas y graneros.Los pobladores de Iscuandé, en la costa nariñense se declararon en paro cívico. Advierten que se están agotando los víveres. La situación es tal que “a partir de este jueves (26 de enero) ya no habrá más provisiones. Y no sabemos que va a pasar”, dijo Cristian Cuellar, habitante y líder del paro cívico, quien aclaró que el único propósito de la protesta es llamar la atención del Gobierno y de los dueños de los barcos para que solucionen cuanto antes el problema.A la falta de transporte marítimo se le suma el mal servicio de energía que llega de manera intermitente dos o tres horas al día, agregó.El cese de actividades también golpea a Guapi, El Charco, la Tola, Timbiquí, Olaya Herrera y otras pequeñas poblaciones, que agrupan, en total, a unas 20.000 familias aproximadamente. “En Salahonda (pequeño caserío de la costa) estamos desesperados. Si no llegan alimentos de aquí al jueves no sabemos cómo vamos a hacer para darles de comer a nuestras familias”, dijo Enrique Rojas, nativo.La población infantil también está en riesgo. “El abastecimiento de alimentos a los niños en los hogares infantiles de varios caseríos, comienza a escasear por que no llegan las remesas desde Buenaventura que envía el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar”, indicó Óscar Martínez, funcionario del Icbf en el Puerto. El enredo por el precio del dieselLos protagonistas del paro son los dueños de los barcos de cabotaje agrupados en la Asociación de Transportadores Marítimos del Pacífico, Asomarpa. El gremio integra 59 embarcaciones.El paro se debe a que el precio del galón de diesel marino saltó de $5.438, en diciembre del 2011, a $8.029 a mediados de enero del 2012.“Con ese precio tan alto nadie puede trabajar”, dijo Hernando Palacios, presidente de Asomarpa.Los $5.438 incluía el subsidio de $1.200 que reconocía el Gobierno, pero los dueños de los barcos dijeron que para este año les quitaron el auxilio y les aumentaron el combustible en más de mil pesos y por eso llegó a $8.029.El Ministerio de Minas y Energía salió al paso e informó que el subsidio lo mantiene para este año y lo sube a $1.400. Además, el alza que se autorizó para enero fue de $312 (5,5%). Así las cosas el galón de diesel para este mes queda en $5.800, explicó Julio César Vera, director de hidrocarburos del Ministerio de Minas.A juicio del Gobierno, se trata de un precio final que está por debajo del precio del diesel marino en el resto del país, que es de $7.200.Vera no descarta que en el Puerto se pueda vender unos pesos por encima de los $5.800 debido a algún costo adicional en la distribución. Pero en todo caso sería algo mínimo, dijo. Aún así, los transportadores marítimos insisten en que el precio final al público supera los $8.000. Por ello han solicitado que se les rebaje $3.000 (que incluye el subsidio). Se espera que hoy haya una solución.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad