Polémico contrato adjudicaría hoy la CVC

Polémico contrato adjudicaría hoy la CVC

Octubre 04, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Fabio Posada | Editor de El País

En medio de críticas la CVC adjudicará obras para dotar con agua potable la zona de Juanchaco y Ladrilleros, en Buenaventura. Sólo hay un proponente tras el contrato. La Gobernación cuestiona el proceso.

El proyecto para construir un acueducto que lleve agua potable a tres comunidades del Pacífico vallecaucano ha generado una gran controversia entre la Administración Departamental y la Corporación Autónoma del Valle, CVC, entidad que hoy decide si adjudica este jugoso contrato, cuyo valor supera los $11.400 millones, al único proponente que se presentó: Consorcio Aguas Juanchaco.Entre detractores y defensores de la licitación hay consenso en que el acueducto responde a una imperiosa necesidad del circuito turístico del Valle. Por eso no se cuestiona el proyecto, sino a la forma como ha sido llevado a cabo por la CVC.El primer reparo vino por cuenta del mismo Consejo Directivo de la corporación. Algunos de sus miembros advirtieron un inusual afán por ejecutar el cronograma de la licitación que comenzó el 10 de agosto pasado. El 26 de agosto, después de aclarar seis observaciones que hicieron los interesados, la CVC hizo la apertura oficial del proceso para el acueducto y publicó los pliegos definitivos.Entonces se supo que hasta el 10 de septiembre se recibirían ofertas, por lo cual el plazo para los oferentes tan sólo fue de 12 días hábiles. Y aunque esto lo permite la Ley, es un hecho “inusual” en este tipo de licitaciones que combinan requisitos de orden financiero, técnico y jurídico, pues generalmente se otorga un plazo mayor para que los interesados estructuren sus ofertas.Lo que sí se antoja como una maratónica jornada fue la semana del 26 al 31 de agosto. Cinco días en los que los proponentes se desplazaron hasta Juanchaco, Ladrilleros y La Barra para la visita ocular donde se hará el acueducto. El 27 de agosto asistieron cuatro compañías interesadas.El lunes 30 fue la audiencia de aclaración del pliego de condiciones y el 31 de agosto hizo la audiencia para asignar los riesgos previsibles del proyecto, que no son pocos ya que la obra se hará en un Parque Natural Ambiental donde no se puede extraer material de construcción y hay constantes lluvias. La maquinaria y los insumos se llevan a Buenaventura y luego se trasladan por el mar atravesando el paso del Tigre, un sitio de alta accidentalidad marítima.Al respecto, Juan Carlos Rengifo, director de gestión de la CVC, dijo que “el proyecto no lo queremos ejecutar con afanes y menos improvisando. El acueducto hace parte del plan trienal de la CVC, fue aprobado por el Consejo Directivo y tiene un presupuesto de $18.500 millones”.Agregó que no se puede afirmar que el proceso ha sido acelerado porque se están ciñendo a la Ley 80 y al Decreto 1150, que regulan la contratación Estatal en el país.Rengifo indicó que la licitación “no sólo cumple con los preceptos de ley, sino que responde a la solicitud del Consejo Directivo que pidió ser ágiles y eficientes en los procesos administrativos”.La carta de la discordiaNo sólo preocupa el cronograma de la licitación. “Acá hay una clara limitación a la libre concurrencia y a la participación del gremio de constructores del Valle y del país”, dijo el gobernador Francisco Lourido, mostrando su desacuerdo.Cuestionó que “cuando se va a hacer una obra pública debe tenerse la disponibilidad de los predios para adjudicar, contratar y ejecutar, máxime cuando la entidad contratante no es la dueña del predio donde se hará la obra”.El Mandatario se refiere al permiso para que la tubería del acueducto —con extensión de cinco kilómetros— pueda pasar por los predios que son de la Gobernación desde 1975. La autorización fue otorgada por su antecesor, Juan Carlos Abadía.En la carta, con fecha del 10 de julio del 2009, el ex gobernador autoriza “el paso de las redes de acueducto… Las escrituras y documentos se tramitarán entre la CVC y el Departamento”.Una copia de la misiva, que según informaron en el archivo de la Gobernación, “no reposa original de la misma en esta dependencia”, fue dada a conocer por la directora de la CVC, Jazmín Osorio, el pasado 17 de septiembre a Lourido.Si el acueducto se adjudica hoy, la sola carta de intención no es suficiente para asegurar el buen desarrollo y ejecución del proyecto, pues según varios abogados consultados “deben estar listas las escrituras que legalicen la servidumbre de acueducto que el dueño del predio consiente entregar a la CVC, y no al constructor de la obra, ni al que posteriormente se contrate para operar el acueducto”.Esos documentos no están listos y el permiso que le dio la Asamblea al Gobernador para que se tramiten las escrituras, más otras para legalizar los más de tres mil pobladores que ocupan esas tierras, vence en diciembre.De las críticas hechas por Lourido al proceso se desprende que la nueva administración no está de acuerdo con que éste sea adjudicado hoy, por lo que no refrendaría la autorización que dejó el anterior gobernador. Esto podría dar al traste con la obra y causar demandas si la CVC insiste en adjudicar la construcción, pues no se contaría con el permiso para tender los cinco kilómetros de tuberías que unen la bocatoma con los tanques de almacenamiento del acueducto.“Tenemos una autorización que nos dio el soporte para sacar la licitación adelante, no se trata de si fue Juan Carlos Abadía o Francisco Lourido. Está la necesidad de la comunidad por mejorar su calidad de vida. Además, la Gobernación conoce los riesgos que una negativa traería para ambas entidades”, explicó Juan Carlos Rengifo.Cuando insuficiente no es tan maloEl País revisó la calificación que dio el Comité Evaluador a la propuesta presentada por el Consorcio Aguas Juanchaco, y halló que en algunos puntos la parte técnica obtuvo nota insuficiente.Se trata de categorías fundamentales para el buen desarrollo de la obra tales como la explicación del método de trabajo, donde de 80 puntos posibles sacó 25 y la organización de los empleados, en la que sacó 9 de 40 puntos. En la evaluación del cronograma de ejecución de la obra obtuvo 100 puntos de los 200 que era la máxima calificación, guarismo considerado insuficiente por el Comité Evaluador.Pese a lo preocupante de esta situación el Consorcio Aguas Juanchaco quedó habilitado para ser contratado por la CVC ya que obtuvo el mayor puntaje en la parte financiera (600), pues al no tener competencia y su precio no superar el presupuesto de la CVC, de acuerdo con el pliego debía recibir la mayor calificación. Ante la incertidumbre, la CVC aseguró que “ni los recursos ni la obra corren ningún riesgo pues esa calificación tiene unas características en un marco lógico que se ha publicado previamente y sólo implica variaciones respecto del diseño propuesto por nosotros, subsanables en todo caso”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad