Piden frenar la politiquería en la Industria de Licores del Valle

Diciembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa de El País
Piden frenar la politiquería en la Industria de Licores del Valle

Investigación de El País evidenció que el 50% del aguardiente que se vende en el Valle es ilegal o falso.

Analistas creen que normas fiscales no darán frutos mientras no se ataque la real causa de la crisis por la que atraviesa la empresa.

No habrá Estatuto Tributario y de Rentas que pueda salvar la Industria de Licores del Valle del Cauca, ILV, mientras no se ponga freno a la verdadera causa de la crisis que hoy tiene al borde de la liquidación la empresa: la politiquería.Así lo aseguran analistas y dirigentes locales, quienes lamentaron que la ILV, que fuera el principal patrimonio de los vallecaucanos, esté hoy en medio de una encrucijada tan grave como la que denunció el domingo y lunes pasado la Unidad Investigativa de este diario, en los informes ‘La mitad del ‘Blanco’ que se toma en el Valle es falso’ y ‘Fallas administrativas tienen a la licorera tocando fondo’. Lo que revelan ambos informes es que el manejo político que le dieron a la licorera los últimos gobiernos, cediéndola como pago de deudas electorales, la arrinconaron en un lugar donde hoy el contrabando y el licor falsificado la tienen casi afuera del mercado del aguardiente Blanco y a punto de liquidarse.Pese a que diputados como Mario Germán Fernández de Soto ven con esperanza el recién aprobado Estatuto Tributario para empezar a cambiar el rumbo de la empresa , “porque es un gran esfuerzo que se ha hecho en materia administrativa, financiera y de planeación”, expertos consideran que el nuevo estatuto no sirve de nada mientras la Industria de Licores siga en manos de la politiquería.“El trabajo de la Asamblea Departamental con el nuevo Estatuto Tributario es importante y seguramente puede contribuir a mejorar los controles y los ingresos; pero mi pregunta es: ¿Más ingresos para quién? ¿Para el Valle o para un partido político? De nada va a servir otro estatuto si la empresa se sigue administrando como hasta ahora”, aseguró un exdirectivo de la ILV.Lea aquí: La mitad del Aguardiente Blanco que se toma en el Valle es falsoDiversas reaccionesÓscar Gamboa, candidato liberal a la Gobernación del Valle, aseguró que es “una vergüenza” para el departamento la información sobre el manejo de la Industria de Licores. “El Valle del Cauca necesita un modelo de gerencia pública diferente; hay que cambiar ese formato y debemos empezar por ejercer autoridad administrativa e institucional y eso se logra con un modelo gerencial”.“En el Valle nos hemos dejado arrinconar y nos hemos ido acomodando para darle gusto a todo el mundo y favorecer intereses. Si El País se da a la tarea de recorrer todas las entidades públicas del Valle nos vamos a llevar grandes sorpresas y nos vamos a dar cuenta por qué estamos como estamos. Necesitamos un modelo de gerencia con autoridad administrativa y con autoridad moral para cambiar este statu quo”, aseguró Óscar Gamboa.A su turno, la también aspirante Dilian Francisca Toro consideró que hay tres cosas por hacer: “Aplicar tal y como quedó aprobado el nuevo Estatuto para fortalecer las Rentas departamentales; conformar una alianza estratégica para empezar a producir y comercializar alcohol y no tener que importarlo y, tercero, hay que hacer una excelente comercialización de los productos y que lleguen a todas partes”. Personas vinculadas al sindicalismo y la clase política en el Valle dijeron, además, que lo más importante para salvar la licorera es que haya una verdadera voluntad de hacerlo “porque hay dirigentes políticos muy comprometidos con la Licorera de Caldas y que su gran apuesta político-económica es que se liquide la ILV y que la empresa manizalita se apodere del Valle”.“Si lo de Caldas fuera tan bueno para el Valle, por qué esos jefes políticos que están con ellos no dan la cara. Por qué no interceden para que le paguen a la ILV los más de $15.000 millones que le adeudan hace varios años. O por qué no cuentan los líos que tienen en Chocó porque le hicieron conejo al impuesto del consumo, según un memorando de la Contraloría del Chocó del pasado 12 de noviembre”, dijo un líder sindical.La conclusión de todo lo que se ha denunciado y lo que está pasando con la Licorera, según el analista y politólogo vallecaucano Fernando Giraldo, es que no se pudo en este gobierno hacer la transición que se esperaba cuando se sacó del poder a los amigos del exsenador Juan Carlos Martínez. “La Licorera es una empresa comercial del Estado y tiene que manejarse con un criterio meramente técnico y no político. Ni el gerente ni los cargos más importantes de esa empresa pueden estar en manos de los partidos sino de personas con un criterio meramente empresarial”, dijo Giraldo.Agregó que este Gobierno “cayó en el error de los anteriores gobiernos y primó el pago de cuotas sin preocuparse por ver la hoja de vida y la idoneidad de las personas que nombraban en los cargos, sin experticia técnica”.El congresista Heriberto Sanabria indicó que “no entiende uno como una persona como a Luis Fernando Martínez, que quebró Indervalle y obligó a los deportistas nuestros a pedir exilio en otras ligas del país, ahora lo pasan para la industria de licores”.Lea aquí: Fallas administrativas que tienen a la Licorera del Valle 'tocando fondo'Cae enorme alambique en centro de CaliComo resultado de las denuncias de El País, la Unidad de Investigación Criminal de la Unipol desmanteló el domingo un alambique en el barrio Santa Rosa, centro de Cali, con capacidad de producir unas 20.000 botellas de aguardiente Blanco y Ron Viejo de Caldas cada mes y en condiciones precarias de salubridad. Una persona fue detenida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad