Piden a la CVC transparencia en inversión

Diciembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El diputado Fernando Forero sostuvo que “es menester hacerle veeduría a los $28.000 millones de la CVC para que se destinen efectivamente. Esa cifra parece elevada y resulta importante, pero no es suficiente para atender el desastre”.

Remoción de deslizamientos, descolmatación de quebradas y ríos, bombeo de agua en zonas de inundación y estabilización de taludes y diques serán algunas de las obras contempladas por la Corporación Autónoma Regional, CVC, para controlar la emergencia invernal en el Valle del Cauca. Entre las zonas beneficiadas con la inversión, que será por $28.000 millones, están los municipios ubicados en la cordillera Central y en el norte del Valle,Juan Carlos Rengifo, director ambiental de la CVC, explicó que se harán intervenciones concretas solicitadas por los alcaldes y las oficinas de Atención y Prevención de Desastres.“Invertiremos recursos en el diseño de 400 kilómetros de diques en Candelaria, Mediacanoa, Tuluá, Riofrío y Bolívar, donde actualmente no existen”, dijo el funcionario.Explicó que se reforzarán los jarillones y se descolmatarán ríos tributarios en Palmaseca (Palmira), Ginebra, Toro, La Unión, entre otros municipios.También indicó que se intervendrán zonas donde hay deslizamientos continuos como en Obando, La Victoria, Riofrío y la parte alta de Tuluá. “En esos sectores se han registrado movimientos de tierra de hasta 4 y 5 hectáreas”.Ante dicho anuncio, gremios, líderes políticos y analistas recomendaron hacer interventorías a las obras y procesos de veeduría a la manera cómo se designen los recursos, pues se aproximan las elecciones atípicas y se teme que la CVC se convierta en caja menor de partidos políticos.El diputado Fernando Forero sostuvo que el Gobierno Nacional ya destinó recursos para esos comicios, sin embargo, precisó que “es menester hacerle veeduría a los $28.000 millones de la CVC para que se destinen efectivamente. Esa cifra parece elevada y resulta importante, pero no es suficiente para atender el desastre”.Alberto Ramos, ex procurador ambiental, coincidió con Forero y manifestó que se debe crear una veeduría para evitar que por “precipitarse no se vaya a invertir la totalidad de los recursos en lo que se necesita”.Consideró que la CVC está actuando sobre hechos cumplidos y que esos recursos debieron ser invertidos en los últimos cuatro años en la región.“El desastre ambiental no es porque haya llovido mucho sino porque no se hicieron obras de protección para evitar inundaciones, no se regularon los cauces y tampoco ha habido ordenamiento del territorio. Esa destinación es un lavatorio de manos ante lo que está sucediendo”, sentenció.Es más, el presidente Juan Manuel Santos cuestionó el accionar de las corporaciones autónomas del país. “Las CAR han debido tener más previsión e invertir en evitar que esto que estamos sufriendo en el país haya sucedido con semejante gravedad. Hay que sacudir a las corporaciones autónomas para que sean más efectivas y más eficientes”, enfatizó.Por su parte, María Claudia Álvarez, presidenta de la Cámara Colombiana de la Infraestructura -Valle, pidió que el proceso de adjudicaciones sea transparente.La líder gremial señaló que se requieren estudios serios y calificados con alta ingeniería. “Las obras deben ser adjudicadas a los mejores consultores para garantizar la efectividad de las mismas”, insistió.“La CVC no es reactiva”Ante las críticas, la directora de la CVC, Jazmín Osorio, respondió que ya se reunió con los dirigentes gremiales y les dio información clara sobre las competencias de la CVC.Además, dijo que “nos dimos cuenta que fueron ellos (los gremios) los que no permitieron acceder al crédito con el Banco Interamericano para hacer las obras de protección en los diques, porque era costoso. La CVC no es reactiva, los comprendemos porque las pérdidas son enormes”.La funcionaria explicó que parte de los $28.000 millones destinados para la ola invernal son de licitaciones en proceso que se declararon desiertas porque no hubo proponentes. “Eran contratos que hacían parte de la adquisición de equipos metereológicos, compra de vehículos y proyectos que tuvieron dificultad con las lluvias. Tomamos la decisión de liquidarlos y pasar los recursos a ola invernal”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad