Pescadores del pacífico, en su peor crisis

Junio 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Adonai Cárdenas | El País
Pescadores del pacífico, en su peor crisis

Ni la pesca le da la mano al Pacífico colombiano. La actividad sólo ocupa hoy a 8.000 personas.

La actividad sólo ocupa hoy a 8.000 personas. El 80% de la flota pesquera está paralizada. Denuncias incumplimiento del Gobierno Nacional

El sector pesquero de Buenaventura y la costa Pacífica colombiana sigue hundiéndose en el peor de sus naufragios, sin aparente salvación en el corto plazo.De una industria (entre pesqueros artesanales e industriales) que hasta hace diez años generaba alrededor de 80.000 empleos directos e indirectos, y se ubicaba como la primera generadora de empleo en el Pacífico, hoy escasamente ocupa a unas 15.000 personas. De ese total, alrededor de 4.000 viven en Buenaventura. Pero ni siquiera tienen para la gasolina de las lanchas.Ese insumo, representa el 65% de los costos operativos que requiere un barco, dijeron pescadores artesanales. El diagnóstico para el sector se sigue repitiendo cada año en medio de promesas, foros, visitas de funcionarios nacionales e inestabilidad institucional. El Inderena le cedió la parte de pesca al Inpa (Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura), pero cuando éste útlimo desapareció le entregó esa responsabilidad al Incoder (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural). Luego éste se la trasladó al ICA, pero con el tiempo se la devolvió al Incoder).“No ha habido políticas de Estado ni voluntad para la pesca, que siempre la miran con indiferencia frente a otros sectores de la economía nacional. Además seguimos sufriendo el estigma de haber sido una industria contaminada por el narcotráfico, cuando eso es historia del pasado”, explicó Judith Segura, presidenta de la Asociación Colombiana de Industriales y Armadores Pesqueros, Acodiarpe.La mayor dificultad, agregó, “es el dificil acceso a los programas de crédito por falta de garantías que los avalen para la producción pesquera”.Indicó que las convocatorias de la Nación para el fomento de la actividad pesquera no aplican para el desarrollo del sector por el desconocimiento del entorno.Una situación compleja son las dificultades para el acceso de las embarcaciones hacia los muelles en la zona del estero San Antonio por la alta sedimentación. Respecto de las promesas incumplidas del Gobierno Nacional, la Presidenta de Acodiarpe recordó que “de los US$22 millones que incautó la Nación a bordo de contenedores en Buenaventura, el Presidente de la República anunció que US$6 millones se destinarían a pescadores y madereros, pero no cumplió”.Un negocio ancladoDe acuerdo con pesqueros y gremios, la inactividad es del 80% de la flota pesquera por falta de inversión para la operatividad de las empresas pesqueras.Tal parálisis involucra a la empresa Bahía Cupica, que fue epicentro de la pesca industrial del Pacífico en el año 2001. Llegó a generar unos 5.000 empleos, entre directos e indirectos.Debido a situaciones de orden jurídico surgidas por posibles nexos con actividades de lavado de activos fue intervenida por el Gobierno en el año 2008, lo que provocó un grave problema social para el sector.“Hemos tratado de recuperar la empresa para generar ingresos económicos, pero ha sido casi imposible por la falta de capital de trabajo. El peso jurídico ha impedido que se concrete pese a los anuncios del Gobierno Nacional”, precisó Francisco Delgado, gerente interventor, quien destacó que sin esas garantías ningún organismo financiero otorga créditos.Pese a ello ha reactivado niveles mínimos de producción para la exportación de langostino: siete contenedores a Europa. Sin embargo, anotó Delgado, para recuperar y activar Bahía Cupica se requieren por lo menos $5.000 millones.“Con esos dineros, en un año podríamos poner de nuevo a producir la empresa como en sus mejores tiempos”, dijo.El Niño les dio la manoA pesar del mal tiempo que vive la pesca del Pacífico en los primeros meses del año, gracias al Fenomeno de El Niño, se presentó una bonanza pesquera, especialmente de langostino, lo que les dio un respiro a los pocos barcos que están activos, una situación calificada por los pesqueros como algo atípico.Gracias a ese fenómeno climático pescadores de 45 barcos superaron la meta de pesca que les había asignado el Incoder para todo el 2010. El Instituto señaló que en esta vigencia debían pescar 1.160 toneladas de langostino y la meta se cumplió en cinco meses.Esto les representaba a cada barco faenas de 16 a 20 toneladas de pesca.“Por ello le hemos pedido al Incoder que aumente esas cuotas de pesca teniendo en cuenta los más de 100 barcos que están inactivos”, informó la Presidenta de Acodiarpe.La esperanza de los pescadores está en el Congreso de la República. La idea es que se apruebe el nuevo marco legal de la pesca, que significa el ordenamiento y progreso para el sector, tanto industrial como artesanal, expresó Manuel Bedoya, líder de los pescadores artesanales del Pacífico.El proyecto se encuentra en trámite en el Congreso y es liderado por varios senadores, entre ellos, Alejandra Piraquive.Igualmente guardan esperanzas de que el Gobierno Nacional contribuya a gestionar un giro en las políticas crediticias para que la banca vuelva a otorgar préstamos baratos al sector pesquero. Es una de las opciones para que no menos de 5.000 pescadores recuperen su actividad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad