Parques de Cartago, ¿para el disfrute de la gente o para la venta de comidas?

Julio 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Cartago
Parques de Cartago, ¿para el disfrute de la gente o para la venta de comidas?

Así luce el parque Arana Yusti en la noche, para varios vecinos es molesto tanto puesto de comida, a otros les da igual y consideran que se debe dejar trabajar.

Aunque en el día la mayoría de parques son para el descanso, ejercicio y disfrute de las personas, en la noche se convierten en lugares de ventas de comida y bebidas.

Aunque desde la Secretaría de Gobierno no confirmaron cuántos puestos de ventas de comida y bebida hay en los parques de Cartago, se estima que son por lo menos 100, ubicados en los principales pulmones de la ciudad, lo cual causa molestia para un sector de la comunidad, sobre todo de quienes viven cerca a parques como el Lineal, Arana Yusti o San Jerónimo, dado el desorden, ruido e invasión de zonas verdes que implica la ubicación de estos puestos. Para Ricardo Vélez, vicepresidente de Asojuntas, el mayor problema lo viene tendiendo el parque Lineal, donde según él, la tranquilidad de la gente que vive en ese sector se ve interrumpida. “Los espacios públicos y zonas verdes han sido invadidos por negocios particulares, no sé cuál es la estrategia del municipio para generar empleo, o si esa es la estrategia, permitir que se invadan las zonas verdes. No estoy en contra de la generación de empleo, pero que haya control”, dice el líder comunal. Hay quienes temen que parques como el Lineal se conviertan como La Isleta, donde una persona ya no se puede sentar en una banca a disfrutar de la fuente que hace poco fue puesta en funcionamiento de nuevo o simplemente descansar un rato, sin ser asediado por el comercio de alimentos y bebidas.  “Se supone que los parques son lugares públicos pero ya no es así, uno llega a una banca y es como si para estar ahí le tocara a uno pagar como en cualquier panadería o restaurante”, comentó Luis Grisales, habitante de Cartago. Quejas por esta situación se presentan todos los días, según le comentó a CartagoHoy el secretario de Gobierno, Felipe Rengifo, quien agregó que permisos para vender en los parques “solo se otorgan entre enero y febrero”, sin embargo, parece ser que hay quienes están en algunas zonas sin los respectivos permisos. Otros parquesIván Betancur, integrante de la Junta de Acción Comunal del barrio Collarejo cuenta que el parque Arana Yusti (Cra. 4 con calle 4) se hizo para que la gente pasara sus ratos libres con tranquilidad “pero ya los niños no pueden ni salir a jugar y en las noches es invadido por puestos de comida, cualquiera llega y monta su negocio sin permiso”. Para algunos habitantes de los barrios Guadalupe y Collarejo, cercanos a este parque, esta situación es molesta, sobre todo los fines de semana en las noches, “ya que hay mucha bulla y llegan borrachos y habitantes de calle que dañan la buena imagen del parque”, dijo una de las vecinas de este lugar, quien pidió reserva de la identidad. Vendedores de este parque y de otros, no ven cuál es el problema de trabajar honestamente y sin hacerle daño a nadie. “Nosotros estamos trabajando y cuidando el sector, lo que pasa es que hay gente envidiosa que solo quiere que nadie progrese”, le dijo a este medio Gloria Buitrago, vendedora del parque San Jerónimo, otro de los que tiene esta problemática. Otra situación preocupante ocurre en el parque insignia de Cartago, el que todos visitan y donde muchos toman café: el Bolívar; más aún cuando allí convergen personas que solo están de paso y otras que lo visitan de manera esporádica. José Luis García, quien pasa por este parque todos los días dice que da pena, “sobre todo cuando vienen familiares de afuera que no conocen y quiere ir al parque Bolívar, este debe ser un parque limpio y ejemplar pero está lleno de desorden”. Para el alcalde Álvaro Carrillo, sobre este particular, la situación es difícil porque no hay sentido de pertenencia con el parque o la ciudad.  “Hemos encontrado que las personas que se hacen allí a vender tinto no tienen el sentido de pertenencia de dejar el parque en óptimas condiciones, por eso en próximos días vamos a hacer una reunión con todas las personas que trabajan allí, para decirles que si no tienen reciprocidad de levantarse su sustento y dejar en óptimas condiciones el parque nos veremos en la penosa obligación de terminar con los permisos que tienen y de esta manera ir contrarrestando esta difícil situación”, dijo Carrillo. Finalmente, sobre de las preocupaciones que la comunidad ha manifestado sobre la comida en estos lugares, Gerardo Rengifo,coordinador de la subsede Norte de la Unidad Ejecutora de Saneamiento del Valle confirmó que no han encontrado algo grave, “solo hemos hecho algunas recomendaciones a los vendedores en cuanto a las buenas prácticas de preparación de alimentos”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad