Palmira no está madura para una empresa pública eficiente: alcalde Ritter

Palmira no está madura para una empresa pública eficiente: alcalde Ritter

Agosto 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Miguel Londoño | Reportero Palmira Hoy
Palmira no está madura para una empresa pública eficiente: alcalde Ritter

El alcalde Ritter López Peña aseguró que en la quiebra del Hospital San Vicente de Paúl tienen responsabilidad los trabajadores, el sindicato y la clase política.

El alcalde Ritter López Peña minimizó el plantón realizado en su contra la semana anterior y defendió el proceso de selección del nuevo operador del acueducto. “Si quieren obras de envergadura, tenemos que recurrir al crédito”. Entrevista.

Faltando 28 meses para culminar su mandato, el alcalde de Palmira, Ritter López Peña, cree que tiene el tiempo suficiente para realizar todas las obras que ha prometido y que era necesario endeudar el Municipio para poder ejecutarlas.Aunque en días pasados se llevó a cabo un plantón para protestar por algunas de sus decisiones, está convencido de que la comunidad palmirana aprueba su gestión. López Peña asegura que la ciudad aún no está madura para asumir de nuevo el manejo de los servicios de acueducto y alcantarillado, ya que persiste el peligro de los malos manejos políticos.¿El plantón que le realizaron la semana pasada evidenció que hay inconformismo con su gestión?Lo que vi desde mi oficina fueron quince personas y ese número no creo que sea representativo del descontento de la comunidad. Vi una persona enmascarada y a unos oradores del Polo Democrático Alternativo y algunos empleados del Hospital San Vicente de Paúl. No vi ningún empleado de Acuaviva y creo que no tienen por qué protestar, pues ellos están muy contentos por el proceso de sustitución patronal que se está dando.Los protestantes reclamaron por la liquidación del San Vicente...El Hospital San Vicente de Paúl quebró y uno de los motivos fueron los malos manejos, además de la desidia administrativa y financiera que se dio durante muchos años. Una de las causas de esa quiebra tiene que ver con los empleados y el sindicato. No trabajan, no están comprometidos con el hospital, tratan mal a los pacientes. Se han presentado anomalías, se han perdido equipos, computadores y una cantidad de cosas. Parte de esos funcionarios son causantes de la situación del hospital y ahora se rasgan las vestiduras.¿Se dice que algunos concejales han tenido responsabilidad en la politización del hospital?Por supuesto, a eso me refiero cuando digo que malos manejos administrativos, financieros y políticos. Hay gran cantidad de errores que se cometieron y nosotros recibimos esa herencia en esta Administración. Como lo prometimos, vamos a tomar las acciones necesarias sin que nos tiemble la mano. Por eso, nos fuimos a Bogotá a buscar al Ministerio, la Superintendencia y la Secretaría Departamental de Salud que manifiestan que hay que liquidar el hospital. Aclaro que liquidarlo no significa cerrarlo. Lo que vamos a hacer es abolir la razón social San Vicente de Paúl para que nazca un hospital cero kilómetros y sin deudas.¿Por qué liquidar el San Vicente invirtiéndole $35.000 millones, si para pagar sus pasivos se requieren $18.000 millones?El Ministerio legalmente no da plata para sanearlo. La consigna es liquidarlo. Sanearlo significa dejar allí el mismo mal para que caiga en lo mismo. El senador Julio César Caicedo gestionó hace unos años recursos para el San Vicente de Paúl. Con la Administración del gobernador Abadía también se consiguió otra plata para inyectarle. Las fallas estructurales que tiene la institución no permiten que esa clase de maniobras solucionen el problema de forma definitiva. A grandes problemas, grandes soluciones y a nosotros no nos tiembla la mano para proceder a la liquidación por directriz de las autoridades de Salud del orden nacional y departamental.¿Cree que era necesario endeudar de nuevo al Municipio por un monto tan alto como $50.000 millones?Si la comunidad palmirana quiere obras de envergadura, tenemos que recurrir al crédito. Eso es inevitable. Si nos atenemos al presupuesto que entra anualmente al Municipio nos veríamos imposibilitados para hacer las obras que queremos. Hemos pagado unos recursos importantes en este año y medio de gobierno. De aquí a que terminemos nuestra Administración vamos a pagar $40.000 millones, de tal manera que este crédito que hemos aprobado no impactará mucho el índice de endeudamiento del Municipio.El gobierno pasado hizo un empréstito similar para hacer obras que aún están inconclusas. Al término de su mandato, ¿qué obras entregará realmente?A esas obras les faltó mucho planeamiento al momento de contratarse y se han tenido inconvenientes que hemos tenido que solucionar. Por esa razón, como decían los abuelos, ‘nos ha tocado bailar con la más fea’. En el caso de la Ciudadela Deportiva, le adicionamos siete mil millones de pesos y tuvimos que suspender temporalmente las obras porque no se estaba cumpliendo con la norma de sismorresistencia. Solucionados los problemas se continuó el proyecto y se espera entregarla a finales de septiembre. El Teatro Municipal ha tenido problemas técnicos porque mantener su estructura ha requerido una alta cirugía arquitectónica para que no se desplome y eso ha hecho que el procedimiento sea meticuloso y se postergue su entrega. Eso no se previó y cuando se entró a realizar los trabajos se vio que había que hacer otra clase de obras.¿Y en qué invertirán los $50.000 millones del nuevo crédito?Once corregimientos tendrán agua potable, incluyendo Rozo, La Torre y La Acequia. Esa sola obra vale quince mil millones de pesos. Vamos a invertir diez mil millones de pesos adicionales en acueducto y alcantarillado en otros corregimientos. Las demás obras son puestos de salud, arreglo de polideportivos y construcción de seis nuevos, además de siete canchas sintéticas que valen nueve mil millones de pesos. Se peatonalizarán siete cuadras del centro y eso cuesta unos recursos importantes, al igual que la reubicación de los vendedores estacionarios. En la sola compra de los predios se van más de $3600 millones, más la construcción del centro comercial donde serán ubicados. Tenemos que construir un hospital en la Comuna 1 y vamos a reconstruir totalmente cuatro parques de la ciudad, como son el del Obrero, El Prado, La Factoria y Los Bomberos.¿Cree que sí alcanzará a ejecutar todas esas obras que ha prometido?Lo hemos planeado de tal manera que nos alcanzará el tiempo. A un año y ocho meses ya tenemos completo el diseño de la peatonalización del Centro, comprados los predios para el centro comercial de los vendedores estacionarios y los diseños del nuevo hospital de la comuna 1. También tenemos los diseños y el presupuesto para la restauración de los cuatro parques y los diseños y los estudios para la licitación de todos los polideportivos. En tiempo récord hemos logrado sacar los estudios y los diseños que la ley exige para salir a licitar.¿Por qué ese temor de devolverle el manejo del acueducto y el alcantarillado al sector público?Si se recuerda, esa era inicialmente una de mis propuestas. Pero uno debe dejarse asesorar y no voy a cometer el error de no escuchar. Considero que el Alcalde debe tomar las decisiones después de escuchar a los expertos y eso es lo que hemos hecho. Los que conocen del tema nos han demostrado que es inviable una empresa pública en la ciudad. Primero, por la gran inversión que tiene que hacer esa nueva empresa que llegue y, segundo, si esa empresa fuera pública, el Municipio no tendría cómo salir a buscar la cantidad de recursos que se requieren para ponerla a funcionar. ¿Es decir que el Municipio no está listo para retomar ese manejo? Palmira aún no está madura para que tengamos una empresa pública eficiente, transparente e impermeabilizada contra la politiquería. Sin embargo, debo agradecer el respaldo de toda la clase política de la ciudad y lo ha hecho de una manera limpia, respaldando los programas de gobierno del Municipio, al Alcalde y a sus programas.¿No es paradójico que reconozca ese respaldo, pero exprese su temor porque los políticos puedan acabar con lo público? Nosotros no somos magos para saber quién llega y quién será el próximo alcalde o el de cuatro o cinco períodos adelante. Eso no lo sabemos. Lo que sí estoy seguro es de que no es conveniente para la ciudad tener hoy una empresa pública. No confío en que todavía estemos maduros para separar el manejo de las Empresas Municipales del avatar de los directorios políticos. Pero se ha cuestionado mucho el proceso licitatorio para escoger el nuevo operador...Muchos sectores tienen un gran desconocimiento sobre el proceso que estamos llevando a cabo para el reemplazo de Acuaviva. Hay un desconocimiento hasta de los mismos actores políticos de la ciudad. Como es un tema muy técnico, hay mucho desconocimiento y eso hace que mucha gente aproveche para desinformar.¿Y no le preocupan las advertencias hechas por la Contraloría y la Procuraduría?Estos cuestionamientos son normales y la Procuraduría y la Contraloría están para eso, para acompañarnos en los procesos licitatorios. Pero en ninguno de los cuestionamientos de estos entes de control se ha dicho que lo que estamos haciendo es ilegal. Han sido dudas que se han resuelto. Hubo cuestionamientos de criterio y de forma, pero el proceso ha sido totalmente ceñido a la ley. En este caso se presentaron dos consorcios con diez empresas, siete colombianas y tres extranjeras. ¿Pero hubo reclamaciones?Ninguna de las 25 empresas que participaron inicialmente de la visita a las instalaciones del acueducto dijo que el proceso era ilegal. EPM pataleó porque la ley los excluía. Además, como ahora se tendrá una tarifa contractual, que no subirá durante los próximo 20, ninguna empresa pública podía participar debido a esta condición, según lo dice la ley.Se ha denunciado que los términos de referencia estaban diseñados para favorecer una, ¿qué opina?Eso no es cierto y el desarrollo del proceso lo demostró. Si fuera para una sola empresa se habría presentado esa sola empresa y no se presentó una, sino diez. Fue una convocatoria amplia y logramos tener una cifra histórica de participantes en la licitación pública.Sin embargo ya se escuchan voces que anuncian demandas al proceso...Es normal que en estos procesos exista eso. Los asesores dicen que este ha sido uno de los procesos más tranquilos, transparentes y garantistas del país. Los sindicatos del Municipio y un asesor van a impetrar una acción popular que se responderá y creemos que no tendremos ningún problema.¿Era necesario hacer una nueva reforma administrativa en el Municipio?Sí se necesitaba, porque la anterior no tuvo éxito y hubo muchos problemas técnicos. Comenzando porque teníamos cinco plantas de cargos y mucha demandas qué solucionar. Lo segundo es que el Gobierno Nacional nos trasladó a los municipios una serie de responsabilidades y había que adecuar la planta a esas nuevas imposiciones. Tercero, el Municipio carecía, por ejemplo, de una oficina para la renovación urbana y otra para la atención de desastres. Y, cuarto, manejar la administración por procesos es lo que la gerencia pública hoy manda. Era necesario y tratamos de ceñirnos a la ley y lo cumplimos, pues no hubo masacres laborales o violación de derechos.Se dice que su administración le dio la estocada final a los guardas de Tránsito... La Ley permite que se supriman los cargos y ellos no entienden que los suyos ya no existen. Aquí, o tenemos guardas o tenemos policías de Tránsito.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad