Paisaje cafetero del Valle cumple cuatro años como Patrimonio de la Humanidad, ¿qué ha cambiado?

Junio 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País l CartagoHoy
Paisaje cafetero del Valle cumple cuatro años como Patrimonio de la Humanidad, ¿qué ha cambiado?

Según lo contemplado en el Comité Directivo Nacional y el Comité Técnico Regional del PCC, una de las grandes apuestas seguirá siendo el arreglo de las vías terciarias.

En varios de los municipios del norte del Valle trabajan para aprovechar las bondades de la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero, como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Este 25 de junio se cumplen cuatro años de la declaratoria de la Unesco al Paisaje Cultural Cafetero, PPC, como Patrimonio de la Humanidad. Ocho municipios del norte del Valle hacen parte de este bello paisaje, pero ¿qué han hecho para aprovechar esta declaratoria?

Pues bien, hace pocos días en Sevilla, Valle se llevó a cabo el Comité Directivo Nacional PCC y el Comité Técnico Regional PCC, donde se presentaron los cuatro grandes proyectos que se han realizado por parte de la administración departamental.

Uno de ellos es la recuperación y mantenimiento de vías terciarias en los 10 municipios del Valle, ocho de ellos del Norte, que hacen parte de la declaratoria, cuya cifra es de $2.300 millones. Quizás es en este sentido en el que más se han preocupado desde las administraciones municipales por trabajar y mejorar las vías de los municipios, unos más que otros.

Por ejemplo en Alcalá, zona importante por donde transitan turistas desde y hacia el Quindío y Risaralda han ejecutado varias obras para mejorar las vías terciarias. “Se ha realizado la reparación de la vía hacia la vereda Maravelez, son cerca de 800 metros de vía que antes estaban en muy mal estado, se logró la aprobación de este proyecto por 900 millones de pesos, que también incluye el arreglo de la Avenida Sur, que permite el acceso hacia el Quindío”, le dijo a CartagoHoy Alberto Restrepo, secretario de Planeación de Alcalá.

Allí además con los aportes de regalías, recursos propios y aportes del Comité Departamental de Cafeteros, contrataron a seis personas para que realicen labores de mantenimiento de las vías rurales.

En Ulloa también han realizado cerca de dos kilómetros de placa huellas en la parte del Piñal, Venecia, Moctezuma, para mejorar la movilidad del municipio. También se construyó un terminal de transporte en la parte del parque, tienen un sitio donde la gente puede llegar y encuentra diferentes productos, escuchan música y pueden tomarse un delicioso café.

Por su parte, en Argelia han mejorado la vía para la vereda Raizal hacia un sector que se llama Los Pitos, “que hace parte de ese PCC y donde existía un problema con el desplazamiento que ya solucionamos”, explicó Vladimir Tonuzco Alzate, de Planeación de Argelia.

Con menos optimismo el alcalde de El Cairo, José Daniel Vélez dijo que con el apoyo del departamento y el Gobierno Nacional “solo hemos hecho unas placa huellas en la vereda La Guardia, fueron alrededor de 300 metros por valor de 203 millones de pesos”.

Similar situación ocurre en Ansermanuevo, donde según el alcalde José Luis Herrera, “se han ejecutado 336 metros de placa huella en La Hondura”, aunque comenzarán a hacer mejoramientos en otros sectores para que se logre potencializar el turismo ecológico.

Para ser más visibles y reconocidos dentro del PCC varios municipios vienen realizando también otras gestiones para que sus edificaciones más importantes se conviertan en puntos tradicionales que hagan alusión al paisaje del cual hacen parte.

Uno de los municipios más avanzados en ese sentido es El Cairo, que es el único de los 8 del norte del Valle cuyo casco urbano también hace parte del PCC, gracias a un proyecto ejecutado por la Universidad del Valle en alianza con la administración municipal por valor de 97 millones 600 mil pesos. “El Cairo hoy en día es otro municipio, lleno de colores con las fachadas de las casas; sin embargo, no hemos podido avanzar en más proyectos porque se habla de un Conpes que es muy importante, muy dado a los recursos nacionales pero no llegan a estos municipios”, indicó el alcalde José Daniel Gómez.

En Argelia quieren igualar lo que ha hecho El Cairo y por que no superarlo. “Somos débiles en el tema de la arquitectura pero queremos volvernos atractivos turísticamente, por lo menos en cuanto a la arquitectura, para igualar a municipios como El Cairo en el norte del Valle o Quimbaya y Salento en el Quindío”, explicó Vladimir Tonuzco Alzate.

De hecho en este municipio cambiaron las fiestas tradicionales que se hacían, don el objetivo de encarrillar sus festividades al tema del PCC. Antes se realizaban las fiestas de la Virgen, que ahora quedaron como una conmemoración religiosa sin nada de fiestas, mientras que el próximo 18 de julio será la tercera versión de las Fiestas del Arrriero, “que tienen la intención de generarle sentido de pertenencia a la comunidad y que sea un atractivo para el turista, que quieran venir a las fiestas que son propias del ancestro histórico que colonizó el municipio: el arriero”, agregó Tonuzco.

Por su parte, en Alcalá a la par del arreglo de vías, han trabajado en un plan de desarrollo turístico, que es la carta de navegación para los municipios que hacen parte del PCC. “Este plan 2015-2019 nos va a permitir presentar proyectos ante la nación, el Conpes del PCC y ante el Ministerio de Cultura y Transporte, entre otros”, dijo Rafael Salazar Nieto, técnico administrativo en Turismo y Paisaje Cultural Cafetero de Alcalá.

También hay quienes trabajan  para generar turismo que impacte. En Ulloa Yon Drey Londoño Serna, promotor turístico que hace parte de la ONG Asaru, 'Sendas Andinas', que además de realizar persas actividades le está apostando a un turismo en el que se viva una real experiencia del paisaje cultural cafetero.

“Vemos que al país con esta declaratoria lo renonocen a nivel mundial por la zona cafetera, es de suma importancia y nos hemos dado cuenta de que debemos conservar nuestros patrones culturales, por eso le trabajamos a lo que son los saberes en cocina tradicional, lo que nos identifica ancestralmente”.

En ese sentido, Yon dice que han identificado siete sendas dentro un turismo de vivencia rural, “donde las personas tienen la experiencia de vivir con el campesino real, que experimenten y realicen actividades de aprendizaje”.

Son siete sendas andinas: café,  miel, agua, leche, recorrido montañero, trochas y caminos. “Estamos haciendo pilotos con la misma gente del municipio, haciendo  turismo interno para ir capacitando a los prestadores de servicios turísticos que más adelante van a ser los guías. Lo que queremos es aprovechar el paisaje pero de forma responsable”.

Así que proyectos, arreglos de vías y desarrollo turístico se está generando en los municipios, sin embargo, expertos consideran que este es un proceso que requiere de mayor tiempo para que se puedan apreciar no solo los cultivos de café sino todo lo que  rodea cultural, humana y arquitectónicamente a la declaratoria de la Unesco.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad