"Nueva política carcelaria cambiará las ratoneras": Mininterior

Julio 31, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Con una corta ceremonia el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, inauguró el Complejo Penitenciario y Carcelario de Jamundí, que albergará a 4.564 internos entre condenados y sindicados.

Con una corta ceremonia el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, inauguró el Complejo Penitenciario y Carcelario de Jamundí, que albergará a 4.564 internos entre condenados y sindicados.El presidente Uribe agradeció a cada uno de los que intervinieron en el proyecto penitenciario e indicó que el 50% de la inversión en la construcción de los penales en Colombia se realizó con dinero incautado al narcotráfico.El ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, realizó un recorrido por el sector de mediana seguridad de hombres en el cual se observan las celdas conyugales, las de discapacitados, la biblioteca y la cocina.“La nueva política carcelaria que deja el Gobierno de Álvaro Uribe cambiará las ratoneras que hay, que son inhumanas, indignas e infames” , expresó Valencia Cossio.La cárcel de Jamundí alberga en este momento a 1.000 reclusas que fueron trasladadas de la cárcel del Buen Pastor y a 574 hombres que se encuentran condenados.Por su parte, el director del Inpec, coronel Carlos Barragán Galindo, indicó que al Complejo Penitenciario de Jamundí llegarán internos de los departamentos de Valle, Cauca, Nariño, Putumayo y Huila, lo que ayudará al deshacinamiento en las cárceles del suroccidente de Colombia.El coronel también indicó que se debe resaltar el aspecto social que incluye los temas de resocialización, reinserción y de cumplimiento de pena y que el condenado pague el daño que le causó a la sociedad.“Aquí encontrará un tratamiento donde se empiece a pensar en el respeto absoluto” , dijo Barragán.Señaló que todo cambio genera una serie de inconvenientes. Según el coronel los internos vieron que los cambios eran buenos y productivos en determinado momento pero después se dieron cuenta que estaban en una verdadera cárcel.“Uno de los problemas que se ha presentado es el síndrome de abstinencia, porque a los internos les falta la droga que aquí no han podido entrar por los fuertes anillos y controles de seguridad” , sostuvo el coronel Barragán.Otras de las inconformidades que tienen los internos es que en el complejo penitenciario de Jamundí no hay toma corrientes, lo que impide que puedan tener televisores, radios y hasta DVD, como, dice Barragán, sí ocurría en Villahermosa.El Contralor General de la República, Julio Cesar Turbay, indicó que los diez proyectos carcelarios superaron el billón de pesos de inversión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad