“Nuestra función social es nuestro sello distintivo”

Mayo 28, 2017 - 10:50 a.m. Por:
por meryt montiel lugo, editora equipo de domingo
“Nuestra función social es nuestro sello distintivo”

“En estos cuatro años hemos acompañado permanentemente a 25.000 víctimas del desplazamiento forzado”.

Foto: Especial para El País

Educar profesionales con una vasta formación en los saberes específicos de cada programa, pero sobre todo, ciudadanos comprometidos con la sociedad, es la impronta de la Universidad Cooperativa de Colombia.

En Cali la universidad ofrece
los programas de Derecho, Psicología, Administración de Empresas, Contaduría Pública, Ingeniería Industrial e Ingeniería de sistemas.

Por eso, “hacemos tanto acercamiento con las comunidades de las 18 regiones del país en donde estamos; por eso también apoyamos a los estudiantes de bajos ingresos que en nuestro centro educativo son en un 90 % de los estratos 1, 2 y 3”.

4738 profesores tiene la Universidad Cooperativa de Colombia. 1345 son magister y 133 tienen doctorado.

Así se expresa Hernán Darío Arenas Córdoba, vicerrector financiero de la Universidad Cooperativa de Colombia, quien en días recientes estuvo en la sede sur del centro educativo en Cali, presentando la Rendición de Cuentas de la Gestión 2016, espacio en el que comparte los resultados más importantes de la institución, que “conllevan a la ruta de la excelencia académica”.
Sobre este y otros temas, el antioqueño habló con El País:

¿Con cuántos alumnos cuentan?
50.000 hemos tenido en los últimos años y por ahora esperamos no crecer porque debemos hacerlo de manera responsable, brindándoles condiciones de calidad.
¿En qué consiste ese modelo educativo de formación por competencias que vienen implementado?
En el modelo por competencias se desarrollan dos competencias básicas: las genéricas, que debe tener cualquier profesional en cualquiera de los campos del saber, y las específicas, que tienen que ver con el saber y el saber hacer. Esto quiere decir que nuestros estudiantes podrán validar sus conocimientos en cualquier parte del mundo en vista de que aprenden también a hacer.
Por eso los Ambientes Prácticos de Aprendizaje, estamos combinando los conocimientos con actitudes y habilidades. Son saberes que se pueden validar a nivel mundial, porque nosotros debemos tener estudiantes globales, del mundo.
Con este modelo la Universidad tiene 86 registros calificados a nivel nacional y desde el segundo semestre de 2016 tenemos 10.700 estudiantes bajo esa modalidad. Para este semestre se involucra un número mayor. Y vamos, poco a poco, cubriendo la totalidad de nuestros estudiantes y de nuestros programas desarrollados con enfoque por competencias.

6121 millones de pesos invirtió la universidad en investigaciones. Y cuenta con 71 grupos en este campo.


¿Qué son exactamente los Ambientes Prácticos de Aprendizaje?
Son centros de experimentación, laboratorios, talleres, granjas, centros de conciliación, salas de audiencia. O sea, todos aquellos espacios donde los estudiantes pueden desarrollar algunas prácticas.
Son los laboratorios de física y de suelos; las cámaras de Gesell, que se usan en psicología fundamentalmente, las granjas, las fincas. E invertimos, por ejemplo, en los simuladores de la Facultad de Medicina. En una tabla de disección que es como una tablet gigante donde se puede trabajar todo el cuerpo humano, para evitar cadáveres reales, todo eso tiene altísima tecnología.
¿Cómo funciona la Escuela para la Excelencia Educativa?
Es una dependencia de la universidad que busca capacitar permanentemente a nuestros profesores en distintos saberes, tanto pedagógicos como en el área profesional. Invertimos para esta cualificación docente en 2016 $594 millones. Además, abrimos convocatorias para que nuestros profesores presenten solicitudes para formarse como magíster y doctores en distintas universidades de Colombia o del mundo. La universidad les da el 66 %, el tiempo, los recursos y el profesor coloca la otra parte. Tenemos aproximadamente cien profesores en proceso de formación. E, igualmente, tenemos con la Universidad de Antioquia un convenio a través del cual se están formando aproximadamente 35 profesores en una maestría en todo lo que tiene que ver con evaluación por competencias y el propósito es que ellos se cualifiquen y posteriormente, multipliquen esa información al resto de nuestros profesores.
En 2016 fueron acreditados 9 programas en sedes de distintas ciudades. Pero no en las de Cali. ¿Qué ha pasado en esta capital?
Cada una de las sedes debe entrar a lo que llamamos La Ruta de la Acreditación, quiere decir que cada sede debe tener unos requisitos de calidad para poder presentar programas a la acreditación y esos ya los tiene la sede de Cali. Por eso entró en La Ruta de la Acreditación y ya tiene dos programas que van en este proceso: el de Psicología y el de Administración.

1342 millones de pesos, aproximadamente, invirtió el centro educativo en nueva tecnología, en 2016.


¿Cómo está el nivel de investigación en la universidad?
En la universidad contamos con 119 investigadores junior, senior y asociados, reconocidos por Colciencias. Contamos con proyectos muy interesantes a nivel nacional como uno que está desarrollando la sede de Santa Marta, al que se han vinculado otras sedes. Es una investigación sobre enfermedades tropicales, es un grupo al más alto nivel de clasificación en Colciencias: es A1. Estamos trabajando junto a Scimago Research y otros profesionales internacionales, para aumentar la visibilidad de la universidad en las revistas internacionales. Tenemos 8 revistas indexadas pero aquí, propias de la Universidad Cooperativa y estamos buscando incrementar las publicaciones científicas, que solo salen a partir de investigación aplicada. Ya contamos también con dos patentes. La primera fue registrada por la sede Pasto. Se trata de un aparato para elevar simultáneamente tres tamaños de café especial trillado sin mezclarlo. La obtuvimos hace tres años y se está explotando satisfactoriamente en municipios de Nariño.
¿Por qué ese empeño por darle visibilidad internacional a las investigaciones de la universidad?
La investigación de nada sirve si se va a quedar en los anaqueles de las bibliotecas. La investigación tiene importancia en la medida en que es conocida no solo en el país sino en el ámbito internacional. ¿Entonces, cómo sabemos que la investigación de nuestra universidad está siendo visibilizada a nivel internacional? Por el número de referencias, de consulta y citaciones que hacen de los investigadores, de los proyectos de investigación o de las investigaciones realizadas por ella. Nos consultan y nos han referenciado en América Latina y el Caribe, en Europa, en muchas partes. Es decir, que la investigación de la Universidad Cooperativa está siendo vista, está siendo valorada a nivel internacional. Eso le sirve a la universidad porque eso es nombre, imagen, reputación institucional.
¿Cómo es el aporte social de la Universidad Cooperativa? ¿Hacia dónde se enfoca?
En 2016 tuvimos 504.000 intervenciones de acción social. Eso es cuando hacemos charlas, seminarios, brigadas. Atendimos a 33.000 personas a través de nuestros consultorios jurídicos y centros de conciliación a nivel nacional. Son nuestros estudiantes de derecho en cada una de nuestras sedes dando asesoría a las poblaciones más vulnerables, eso es lo que a nosotros nos distingue, que estamos con la gente, con el entorno, con las poblaciones más vulnerables. Cuando hablamos que atendimos el año pasado a más de 3000 personas en condición de desplazamiento forzado. ¿Qué quiere decir? Asesoría jurídica a esas personas a través de la universidad gracias a un convenio con Opción Legal, una organización del Gobierno, que implementa todo lo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur.
Solo el año pasado fueron más de 3000 y en estos 4 años hemos acompañado permanentemente a 25.00 personas víctimas del desplazamiento forzado. Eso es compromiso con la sociedad.
¿Y a los propios estudiantes qué les brinda la universidad , cómo los acompaña?
A los estudiantes le hemos hecho acompañamiento académico, económico y psicosocial.
Académico se da porque los estudiantes vienen de instituciones educativas que tienen algunas falencias y al llegar a la universidad pueden tener dificultades con el aprendizaje, entonces les brindamos tutorías para evitar la deserción académica.
En lo psicosocial acompañamos a estudiantes que no logran acoplarse cuando llegan a la ciudad o a la universidad, porque tienen conflictos familiares o internamente.
Y desde el punto de vista económico ofrecemos financiamiento a través de ‘Comuna’, por ejemplo, una de las cooperativas. Pero también dimos $5800 millones en auxilios, descuentos, becas a los alumnos. Y fueron más de 15.000 estudiantes beneficiados en todo el año. Eso hace que nuestra función social sea uno de nuestros sellos distintivos, una impronta de la Universidad Cooperativa de Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad