No voy a negociar el patrimonio público: gobernador del Valle

Agosto 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
No voy a negociar el patrimonio público: gobernador del Valle

El gobernador Francisco Lourido Muñoz dice que no ha podido conocer la realidad financiera del Valle y según él, aparentemente los recaudos están bajos y los gastos están por encima de lo esperado. “Me iré cuando el Presidente lo decida”, afirmó.

Usted completó ya ocho días en el cargo, ¿cuál es el primer diagnóstico de lo que encontró en el Departamento?El tema es complejo, no hemos podido tener cifras definitivas. Es increíble que exista una administración pública con estados financieros que no están al día. No sé cómo pueden manejar una compañía sin saber qué plata tienen, pero aparentemente no hay claridad en las cifras. Estamos corriendo para saber cómo están las finanzas y poder tomar los correctivos y después trabajar en el tema de qué podemos hacer por el Departamento. Aparentemente los recaudos están bajos y los gastos están por encima de lo esperado.¿Eso quiere decir que hay caos financiero?Si no hablamos de caos, hablamos de que está muy retardada la información, que no está al día. ¿Cree que le están ocultando información o es que realmente obedece a desorden?No puedo decir que me la estén ocultando, pero no la hemos encontrado. Los estados financieros los pasan sin firma. No sería responsable de mi parte recibir unas finanzas sin que estén firmados o auditados los estados financieros, porque podemos incurrir en problemas más adelante y no me puedo someter a eso.¿Cómo ha fluido la información de otras dependencias?Difícil, lenta. Estoy esperando informes. Voy a tener Consejo de Gobierno el martes y vamos a mirar dependencia por dependencia.En el caso de la Secretaría de Gobierno se ha hecho una revisión de los carros que entran acá y se encontró que hay más de 40 que no eran de funcionarios. Los perros no estaban bien entrenados. Había vendedores ambulantes dentro de las instalaciones, gente llegando en horas que no son de atención. Hay quejas sobre el servicio. A uno le pagan para trabajar y hay que hacerlo. Ya lo dije: funcionario que no trabaje en la Gobernación se tiene que ir, porque esto requiere responsabilidad y necesito el compromiso de todos en eso.¿Cómo ha sido el relevo del equipo del anterior gobierno, ya todos renunciaron?Algunos renunciaron, otros no. Me ha tocado, penosamente, decretarlos insubsistentes, porque no renuncian, a pesar de que ellos saben que estos cargos son de libre nombramiento y remoción. Para algunos sectores, la dinámica de nombramientos en su gabinete va muy lenta...He querido ser mesurado, equilibrado y reposado en cada nombramiento. Acá se han generado ruidos alrededor de mi nombramiento y otras cosas que afectan en un momento dado el desarrollo de una actividad y más una como esta. Lo que hemos querido es que las cosas evolucionen, porque no es conveniente que se piense que vamos a arrasar. El Consejo de Estado emitió un concepto, aunque eso no obliga, que dice hay que convocar a elecciones en el Valle. ¿Le preocupa eso?No, a mí no me preocupa ningún concepto ni lo jurídico. Mi única preocupación es el Departamento. Yo, sencillamente, quiero hacer lo mejor, dar lo mejor. Estoy cumpliendo con lo que me encomendó el presidente Uribe y que me ratificó el presidente Juan Manuel Santos, quien me dijo que siguiera gobernando y eso es lo que estoy haciendo y lo haré hasta el día en que el Gobierno lo considere conveniente.¿Con todo el ruido que hay alrededor de su nombramiento, en algún momento ha sentido el deseo de irse?Sí, pero también el deseo de seguir. Yo soy valiente y trato de dar todo de mí, que es mucho más de lo que pensaba que podía dar. Me cambió la vida, pero en sentido positivo. Estoy contento de estar en esto.Pero, usted estaba tranquilo, sin afanes y se montó en esta ‘vaca loca’, ¿no se arrepentirá de haber aceptado esto?No, nunca me arrepentiré de ayudarle al Valle del Cauca, para mí esto es una obligación. Invito a mis coterráneos a que pongamos un pedacito para que el departamento no vaya para atrás. Me arrepentiría si no soy consecuente con eso. Tal vez el segundo día dije para qué me metí en esta ‘vaca loca’, pero no más.¿Qué responde a quienes dicen que su nombramiento fue propiciado por el vicepresidente Angelino Garzón y que esto es el regreso del ‘Angelinismo’ a la Gobernación?Eso es como cuando se habló de que Juan Manuel Santos era un clon de Álvaro Uribe. Santos en un momento dado fue el reflejo de una buena gestión de Uribe, y el presidente Santos está haciendo una buena gestión con la gente adecuada. Yo puedo ser el reflejo de un Gobernador que hizo las cosas bien y que hoy se le está reconociendo, que es Angelino Garzón. Le tengo agradecimiento, pero en ningún momento Angelino me ha dicho nombre a éste o a aquel. Él es muy respetuoso. Pero la cuota de Angelino es alta...Es que este es un proceso de no sabemos qué tiempo, porque todo depende del presidente Santos. Para una persona como yo, que no es político, que no conoce el avatar de la política, el tema no es fácil cuando te toca nombrar gente y lo que conoces son personas del círculo de una Gobernación que pasó hace tres años. Obviamente que me he apoyado en gente que había estado en el gobierno de Angelino. Yo he hecho llamadas a personajes importantes de esta ciudad y todos están ocupados, entonces no es fácil encontrar gente que nos ayude. Parodiando al presidente Santos que dijo: ‘Uribe es Uribe y Santos es Santos’, ¿usted puede decir que Angelino es Angelino y Lourido es Lourido?Sin duda, cada quien tiene su forma de manejar las cosas. Cada quien es irrepetible. El ser humano no puede pensar que es de otro. Que me guste como actúa una persona es distinto a decir que soy de tal.De todos es conocido que muchos políticos aspiran a tener cuotas en un gobierno y en ocasiones presionan para, como se dice popularmente, ‘repartir la torta’. ¿Cómo le ha ido con este tema? Lo único que digo es que aquí no hay torta que repartir y no vamos a hacer negocios. Aquí llegamos para gobernar para la gente y lo único que me interesa es el bienestar de los vallecaucanos.Quiero ser claro en que no voy a hacer negocios, aquí se va a respetar el patrimonio público y no se negocia. Nadie aquí va a robar porque los dineros públicos son sagrados. Pero aún no he recibido presiones, muchas solicitudes, tal vez.El gobernador anterior fue cercano a los diputados y los manejó bien y se cuestionó la independencia de la Asamblea y la falta de control político. ¿Cuál será su actitud ante esa institución? De total respeto. Les ofrecí mi colaboración y ayuda. La Asamblea es como la Junta Directiva que uno tiene en la empresa privada, y como tal hay que respetarla y escucharla. Los diputados han sido respetuosos y me han visitado. Las fuerzas vivas suelen embarcar a la gente en empresas difíciles y luego ponen pies en polvorosa. ¿Siente que lo han dejado solo o lo han respaldado?Me siento con un gran respaldo, con mucha calidez humana. Me dicen que siga adelante. Lo que pasa es que esto es duro, complejo, hay muchos problemas.¿Cuál es su meta en la Gobernación, cómo quiere que lo recuerden en el Valle?Quiero que me recuerden como un gobernante de manos limpias. Quiero que me recuerden por el trabajo que pretendo hacer para reducir el desempleo. Quiero que la gente cambie de actitud, que invierta para dar empleo. Hay que generar confianza inversionista, lo que se da con un gobierno serio que trabaja con todos. Si tengo una cualidad es que soy capaz de poner a trabajar la gente en equipo. Tenemos que juntarnos con una agenda común para sacar al Valle adelante. No podemos polarizar esto. Las vigencias futuras han generado mucha polémica y mucha gente cree que es demasiada plata para obras pequeñas y que deben desmontarlas. ¿Cuál es su posición frente a este tema? No tengo posición defintiiva en este instante. Voy a conformar un grupo de profesionales que evaluarán el tema y me darán un concepto. Un grupo de concesionarios ya se me acercó y me pidió hablar, pero hay que tener un concepto más claro para mirar qué hacer. ¿Qué ha sido lo más difícil en estos ocho días?Tal vez los rumores. Yo soy malo para eso. Es difícil no tener claridad y este limbo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad