Nathaly Rojas Correa, la nueva Señorita Valle, se confiesa con El País

Junio 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya | El País
Nathaly Rojas Correa, la nueva Señorita Valle, se confiesa con El País

Señorita Valle 2014 está Nathaly Rojas Correa.

Dice que sufre de pánico escénico, que actuó ante el jurado y que nunca había desfilado en traje de baño. Una reina en construcción.

Debajo de la corona de brillantes de Señorita Valle 2014 está Nathaly Rojas Correa, una caleña que creció jugando en las calles del barrio Andrés Sanín, que sufre de pánico escénico y que la primera vez que posó en traje de baño y ofreció una entrevista fue para que El País la conociera como la Señorita Ginebra, la mujer de 19 años y 1,76 mts. de estatura que aspiraba a ser reina departamental. Nathaly Rojas Correa, una joven que estudió su bachillerato en el Instituto Técnico Comercial General Santander, y que quiere ser actriz, sabe que en Cartagena se enfrentará a mujeres académicamente más preparadas que ella y apostará por ser una embajadora de lo social. “Para el trabajo social no se requiere un título profesional”.Sin los nervios de la primera vez, Nathaly de nuevo habló con El País:¿Qué le dijo el jurado tras su elección?Carolina Cruz me dijo que tenía muchas cosas por trabajar y Lucía Aldana me ofreció todo su apoyo y asesoría. El jurado en general me recalcó que mi reto era preparar mi cuerpo. En sus primeras entrevistas estuvo nerviosa. ¿A qué le tiene pánico?A caerme en una pasarela. Ese fue mi temor en el concurso y días antes del desfile en traje de baño me lesioné un tobillo. Ese día del desfile sentí pánico de salir y no podía caminar bien del dolor. La noche de la coronación me tropecé, lo resolví y me ayudaron aplicándome laca para que el zapato no se me resbalara. ¿Los nervios son su verdugo en entrevistas y en pasarela?Sí, no lo puedo negar, esto para mí es nuevo. Como modelo, la gente se fija en la ropa; y como reina, la gente se fija hasta en la peca más pequeña. En el transcurso del concurso gané seguridad. Dijo que le gustaría estudiar derecho o administración para tener su academia de modelaje, pero se vendió al jurado como actriz, ¿realmente qué quiere hacer con su vida?Nunca de dejado la actuación, he tomado talleres, es lo que quiero, es mi proyecto de vida. La actuación llamó la atención del jurado. En la conversación con ellos les comenté que mi sueño era manejar un segundo idioma y estudiar actuación, por eso me pusieron a hacer un monólogo, me inventé un diálogo telefónico en el que mi novio me terminaba. Llegué al punto de llorar y hacer reír a los jurados. Respecto a las otras carreras, son una segunda opción de estudio. En Cartagena encontrará candidatas con una carrera profesional avanzada o finalizada. ¿Cuál es su estrategia para que fijen en usted como mujer y no en sus estudios?Eso es verdad, a Cartagena van niñas muy preparadas, pero también han triunfado mujeres con un bachillerato. Creo que no tener una carrera profesional no será impedimento, además, como le dije a Carolina Cruz en la entrevista, el único trabajo que no necesita una carrera universitaria ni un título profesional es el trabajo social, y eso es lo que hace una reina, no es solo llevar una corona. Curiosamente, la gente siempre se fija en que sea linda, hable cinco idiomas y sea universitaria, pero se olvidan cuál es la misión del Concurso Nacional, que es el trabajo social. ¿Cuál será su bandera social?Me encantaría abanderar, de Ginebra, su escuela de música. Me encantaría ayudarlos hablando de sus labores y participando en actividades que generen fondos para la fundación. También apoyar la labor de Fundamor y aportar en la promoción de la campaña 'No al trabajo infantil'. ¿Accederá a operarse?Yo dije en un momento que tal vez la nariz, pero en la entrevista Carolina Cruz y Catalina Robayo me cuestionaron al respecto. Carolina me dijo 'Durante 35 años me han cuestionado por mi nariz, pero mírame, a todas nos critican porque no hay una reina perfecta'. La verdad, hoy, reconozco que me daría mucho miedo operarme porque uno no sabe el resultado y segundo, me gusta como me veo. Seguiré el voto de confianza del jurado. Solo tengo que saberla llevar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad