Músicos más pequeños de la Sinfónica Juvenil del Valle, sensación en Italia

Músicos más pequeños de la Sinfónica Juvenil del Valle, sensación en Italia

Agosto 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Liliana Velásquez | Especial para El País

La Orquesta de la Vía dei Concerti adelanta una gira por catorce ciudades italianas, Madrid y Metz, Francia, demostrando con sus pequeños y grandes músicos que un modelo de sociedad que vive en paz es posible.

Cuando Juan Andrés Martínez (10 años) toca en la Sinfónica de La Vía dei Concerti, al público le parece ver desde lejos un atril vacío. Sólo cuando se mueve para tocar el bombo se hace visible.Algo parecido sucede con Andrés Felipe Melo (12) y con Zeus Cedeño (13), que al igual que sus amigos queda oculto entre las percusiones. Y junto con Ana Pinedo (11), Juan Pinedo (13) y Gabriela Bernal (9) sorprenden a los asistentes, pues no esperan ver a unos niños colombianos que a tan corta edad tocan al lado de avezados instrumentistas y de estudiantes de conservatorios europeos.Durante los conciertos, el director Julián Lombana pone a los pequeños percusionistas en lugares más altos, pues para él es difícil verlos y cada vez que suenan los platillos o el xilófono se puede ver la cara de asombro del público.“Nunca había tocado con niños tan pequeños, dice Michelle Valcanover, estudiante de flauta y arpista del Conservatorio de Trento. En Italia por lo general los muchachos empiezan el proceso sinfónico cuando están terminando secundaria. Veo en estos colombianos una gran desenvoltura y un nivel muy bueno”.Los grandes los protegen y los respetan como músicos: “Es emocionante ver a Andrés Felipe Melo, percusionista, compartir los ritmos latinos con su compañera húngara de 19 años”, cuenta Marycel Arenas de la Fundación Batuta. “Se veía su cara de satisfacción al sentirse importante. Estos detalles aumentan la autoestima de los niños y demuestran el alto nivel de la Sinfónica del Valle”.Gabriela Bernal es la más pequeña y es hija del colombiano Sergio Bernal, director de la Sinfónica de la Universidad de Utah. Ella tenía 4 años cuando ganó el concurso ‘American String Teachers Association’ entre 200 participantes: “Practico todos los días en casa con la dirección de mi padre”, dice la niña.Ana y Juan Pinedo empezaron a estudiar música cuando tenían 4 y 6 años, respectivamente: “Se entusiasmaron con el violín cuando eran muy pequeños”, cuenta la madre, Rosalba Hernández. “Un día Juan me dijo que cuando tocaba en la orquesta se sentía tan emocionado que sentía ganas de llorar”.Zeus Cedeño empezó a los 6 años a tocar violín: “Me obligaron a tocarlo; después pasé a la viola, pero hace dos años empecé a tocar lo que realmente me gusta: la percusión. El hecho de tocar al lado de músicos más grandes me impulsa a superarme y a mejorar mi nivel”, dice.Las expectativas son grandes. La Orquesta de la Vía dei Concerti adelanta una gira por catorce ciudades italianas, Madrid y Metz, Francia, demostrando con sus pequeños y grandes músicos que un modelo de sociedad que vive en paz es posible, aún entre diferentes escuelas de pensamiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad