Museo Rayo de Roldanillo se prepara para un cambio extremo

Museo Rayo de Roldanillo se prepara para un cambio extremo

Septiembre 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Museo Rayo de Roldanillo se prepara para un cambio extremo

Águeda Pizarro Rayo, directora del Museo Rayo de Roldanillo, Valle del Cauca.

Muy pronto, el museo tendrá Universidad de la Estética, biblioteca infantil y galería de escritores. Novedades.

En el Museo Rayo ha habido actividad inusitada a lo largo del año. Además de un ciclo de exposiciones, la planta física y los servicios de la institución se están ampliando para hacerlo más atractivo y versátil. Águeda Pizarro Rayo, la directora del Museo que asumió después de la muerte de Ómar Rayo, contó de lo que se está haciendo y de lo que ofrecerá la entidad:Este año ha sido de gran actividad. Fue como si el deceso del fundador le hubiera pasado al Museo toda la energía que él tuvo en vida...Así parece. Semanas después de su muerte, en junio de 2010, se inauguró un pequeño edificio destinado a ser café-libro. Para el 30º aniversario del Museo Rayo, el 20 de enero pasado, inauguramos la Sala del Intaglio, que era el sueño que el maestro Rayo tuvo cuando estaba en diálisis después de su segundo infarto. Por esos días, también comenzó la exposición de Fernando Botero, que Ómar había prometido antes de morir, y el Museo Nacional nos prestó las obras para poder cumplir con la promesa. Fue cuando se vinculó de nuevo el curador caleño y primer director del museo, Miguel González. El Museo del Intaglio ha sido uno de los sucesos de Roldanillo este año. Además, tuvo mucho trabajo previo.Sí, porque se necesitó de un registro cuidadoso de las obras sobre papel que tiene el Museo y reformular las técnicas de conservación y restauración. El hermano del maestro, Vicente Rayo, volvió de su retiro para ser el conservador de esa sección, que es muy delicada. O sea, ¿una sola persona quedó como responsable de toda esa sección?No, todo el personal del Museo recibió capacitación en técnicas de conservación de la obra sobre papel, que le fue impartida en el laboratorio de restauración y conservación de bienes muebles El Códice de Bogotá, por Ángela Jimena Pinilla y Federico Rodríguez.Algo así debería hacerse en todos los museos del Valle...En realidad, lo que se está haciendo en Roldanillo es parte del proyecto de preservación del patrimonio cultural del Valle que desarrolla la su Secretaría de Cultura del departamento, proyecto que comenzó con el Museo del Intaglio. El propósito es hacer inventario, catalogar, registrar, restaurar y conservar las obras del maestro Rayo, en nuestro caso. Además, debieron adecuar una sala.El Museo del Intaglio nos dejó sin taller. Entonces el futuro Café Rayo se convirtió en taller temporal, hasta cuando sea terminado el Gran Taller de Formación Artística, el cual será inaugurado en noviembre de este año. De este y del Museo del Intaglio dependen el desarrollo de estas nuevas labores, surgidas del cumplimiento de los sueños del Maestro Rayo.¿También entre sus planes está abrir biblioteca?Ya tenemos una biblioteca de arte y literatura en el Museo, pero debe ser puesta en funcionamiento. Tiene sala de lectura, con una gran mesa octogonal para mirar los libros y leer la prensa. También hay un video permanente sobre la vida y la obra de Rayo. ¿Es cierto que se hará allí una especie de galería de escritores ilustres de Roldanillo?En las paredes de la biblioteca, además de exposiciones ocasionales, hay colgadas fotografías e información sobre los dos escritores que son el orgullo de Roldanillo, Carlos Villafañe y Eustaquio Palacios. Por eso estamos haciendo un llamado a los ciudadanos del Valle, especialmente de aquí y de Cali, que tengan manuscritos, fotografías y ediciones de libros de estos dos autores, para que nos permitan preservarlos en medios magnéticos o, si es el caso, conservarlos en nuestra colección. Aunque el Museo hace cada año concurso de pintura infantil, ¿se ha pensado en algo más para vincular a los niños?Aquí creemos que la mejor utilidad para el espacio que nos dejará el nuevo taller, será abrir una sala de lectura para niños. Para ello necesitamos la dotación, especialmente de libros infantiles. Estamos haciendo llamados y contactos a ciudadanos para que los donen, y a las empresas para que nos faciliten computadoras. Además, la Biblioteca Departamental nos apoya generosamente con la consecución del mobiliario y la asesoría de sus bibliotecarios. Queremos ver, a lo más tardar en enero, esta sala dotada de libros. Por último, ¿se piensa en abrir una universidad?Con ayuda del Ministerio de Cultura, que nos apoyó con la mitad del dinero para la construcción, y la Gobernación del Valle, logramos comenzar la segunda etapa de la historia del Museo Rayo, la Universidad de la Estética, soñada por maestro. El nuevo edificio será lo suficientemente grande como para hacer talleres para más de cien personas y abarcar técnicas y modalidades artísticas como escultura y muralismo, y acercarse a otras artes, como danza y teatro. ¿Todo esto hará del Museo Rayo una institución muy diferente de la que conoció su fundador?Es cierto. El nuevo taller cambiará radicalmente el perfil del Museo, pero debemos estar listos para cumplir con todo lo que ello implica, pues es necesario adecuarnos a las exigencias de los nuevos tiempos, para que el Museo Rayo siga vigente. Debemos imaginar lo que él no alcanzó a imaginar para un museo dinámico, interactivo, descentralizado, educativo y plural hasta la médula. Debemos aportar todo lo que tenemos de imaginación, de poesía, de ética y de inteligencia. Cambiaremos de derrotero si es necesario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad