Municipios del Valle en emergencia por la fuerte ola invernal

Abril 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Municipios del Valle en emergencia por la fuerte ola invernal

El aumento en el caudal del río Cauca debido a las fuertes lluvias de los últimos días, tiene en riesgo varias zonas del Valle del Cauca.

La CVC declaró emergencia ambiental, decisión que se tomó para evitar tragedias a los turistas que visitan ríos y cerros tutelares del departamento. Cinco municipios del departamento están en alerta roja.

Ante la aguda crisis invernal que golpea al Valle, la CVC declaró este miércoles el estado de Emergencia Ambiental en todo el departamento. De acuerdo con la directora de la Corporación, María Jazmín Osorio, los altos niveles de los ríos, así como su sedimentación (proveniente de afluentes del Cauca), hacen que la situación en la región se torne “muy preocupante”.La directora General de la Corporación, María Jazmín Osorio Sánchez, pidió a los organismos de socorro restringir el ingreso a los ríos que son frecuentados por bañistas y turistas, dado que las fuertes lluvias podrían provocar crecientes súbitas o avalanchas en territorio vallecaucano.“Ríos como Tuluá, Bolo, Frayle, Desbaratado, Pepitas, Pance, Cali, Meléndez, Aguacatal y Yumbo, entre muchos otros, son visitados por millares de personas que buscan refrescarse en sus aguas, sin embargo, su uso debe hacerse de manera responsable y conservando algunas medidas preventivas para no ser objeto de riesgos inesperados”, precisó.Con la declaratoria de Emergencia Ambiental, explicó la funcionaria, no sólo se hace un llamado a los organismos de socorro, sino que se da una herramienta para que los gobiernos locales y departamental puedan declarar la Urgencia Manifiesta, lo que les permitiría apropiar recursos más rápidamente para enfrentar la crisis. “Estamos en alerta sobretodo por corrientes súbitas y deslizamientos. Se prevén desbordamientos próximos en Juanchito, Mediacanoa y La Victoria, así como deslizamientos en El Águila”, precisó la funcionaria.La situación se tornó más crítica este miércoles en la tarde con el rompimiento del dique del río Frayle a la altura de La Dolores. Asimismo, en la vereda Piles se conoció que 50 familias estaban evacuando sus viviendas.Frank Alexánder Cruz Murillo, habitante del lugar, sostuvo que en la madrugada del jueves esperaban que llegaran las aguas a la vereda. “Ya nos llamaron de una hacienda y no hay nada que hacer. Nos vamos para el jarillón, igual que hicimos en diciembre del año pasado”, dijo Cruz.Por su parte, Fabio Márquez, director del CLE, en Palmira, afirmó que estaba en la zona con miembros de la Defensa Civil tratando de armar los cambuches para que las personas de Piles pasaran la noche allí.De otro lado, ante la alerta emitida por la CVC sobre nuevas inundaciones a la altura del sector de Juanchito, en Candelaria, debido a la creciente del río Palo, funcionarios del Clopad evacuaron catorce familias, las mismas que el martes de la semana pasada se vieron afectadas por las aguas del Cauca.En un albergue improvisado, ubicado en la parte alta de la vía, fueron ubicadas las familias, mientras la Secretaría de Infraestructura de la localidad construye un albergue provisional en un lote a cuadra y media del sector de las inundaciones.En el marco de esta alerta hubo preocupación por el abastecimiento de la Plata de Puerto Mallarino, que surte al 80% de Cali. Sin embargo, Fredy Mantilla, gerente (e) de Acueducto de Emcali, confirmó que no se presentó ninguna emergencia en este sentido. Otro de los municipios que entró a la lista de los que se encuentran en alerta roja y con urgencia manifiesta es Jamundí. Allí, en la noche del martes se desbordó el zanjón El Rosario, anegando por lo menos siete barrios, entre los que están La Lucha, Riberas del Rosario, Sachamate, La Esperanza y Ciro Velazco. El capitán Eduardo Sierra, comandante del Cuerpo de Bomberos, explicó que también se desbordó la Acequia número 4, lo que afectó a Villa Tatiana y Villa del Sol. Ciudadela Terranova también vivió la emergencia. En este municipio fueron afectadas al menos cien familias.Municipios del Valle, en alerta rojaAcogiéndose a la sugerencia del Comité Regional de Prevención de Desastres del Valle del Cauca, Crepad, varios municipios del norte del Valle decidieron decretar la alerta roja. Tal es el caso de La Victoria, donde las lluvias de los últimos días obligaron al alcalde, Gilberto Cataño, a decretarlo así luego de que el río Cauca amenazara el pasado domingo con desbordarse, lo que afectaría a las familias que viven en los sectores La Cruz y Occidental, que resultaron damnificadas en la pasada ola invernal. Este martes el gobernador del Valle, Francisco José Lourido, realizó una visita al municipio en horas de la tarde para percatarse de la situación por la que atraviesa esa población a causa del invierno, y se comprometió a enviar ayudas para las familias que resultaron damnificadas. Hasta este miércoles seis familias tuvieron que ser reubicadas en la Casa del Adulto Mayor de la localidad y en la escuela Luis Enrique Zamora. Otro de los municipios que declaró la alerta máxima fue Roldanillo. Este martes el alcalde, Jhon William Alba León, tomó esa determinación luego de examinar los niveles del Río Cauca que amenaza con desbordarse en los sectores de Puerto Quintero, Candelaria, Isugu, Pueblo Nuevo, El Remolino, El Mandarino, entre otros.En Versalles el mandatario Jorge Hernán Gómez dio prórroga a la alerta roja que decretó desde el pasado mes de noviembre, con el fin de buscar ayudas del gobierno departamental y nacional para dar pronta solución a la situación de Puerto Nuevo cuya población se encuentra aislada a causa de los constantes derrumbes en las vías de acceso y la creciente del Río Peñones que atraviesa el caserío. Según los datos entregados por el Alcalde este miércoles, hay 60 familias en ese sector rural durmiendo a la intemperie “porque no quieren ser reubicados y se niegan a dejar sus cultivos y sus pertenencias, incluso hay otras 150 familias que no han querido abandonar sus casas”. Por último en Sevilla, donde el pasado fin de semana se presentaron algunas inundaciones, se decretó también la alerta máxima con el fin de atender a las familias que resultaron damnificadas por la creciente de la quebrada San José. Hasta este miércoles 70 de esas familias se encontraban en autoalbergues ya que en esa localidad no se cuenta con lugares aptos para alojar a los damnificados.El Cauca inundó a San PedroMás de 500 hectáreas sembradas de caña y productos de pancoger se inundaron en el municipio de San Pedro, en el centro del Valle, por el desbordamiento del río Cauca.La emergencia, que se registró por el rompimiento de un dique de protección que protegía los cultivos, sobre la margen derecha del afluente, se presentó a la altura de la hacienda El Tibet, de propiedad de 190 familias de desmovilizados y reinsertados, agrupadas en la Empresa Comunitaria de Unidad, Paz y Trabajo, Ecoupalt.Los predios anegados hacen parte de las fincas Sandrana y Samaria, en donde estos campesinos perdieron 170 hectáreas en caña de azúcar y 20 hectáreas sembradas de plátano, yuca y maracuyá.“No nos habíamos recuperado del desastre que nos causó la ola invernal del año pasado y ahora nuevamente nos golpea la naturaleza”, manifestó James Londoño Jiménez, representante legal de Ecoupalt.El líder de los campesinos dijo que en la primera inundación se perdieron 600 hectáreas y hasta el momento se realizan trabajos para bombear el agua con una inversión que supera los 400 millones de pesos.Por su parte, Wilson Agudelo, delegado de estos campesinos, dijo que un segundo boquete de diez metros se abrió en el jarillón Burrigá, el cual está inundando los predios de la hacienda El Arenal, que está en proceso de extinción de dominio y amenaza con destruir plantaciones de caña del ingenio San Carlos.“Por eso le estamos haciendo un llamado urgente al Gobierno Nacional para que nos ayude en esta nueva emergencia”, indicó Agudelo, quien ve amenazado su proyecto productivo.Continúa búsqueda de bebé desaparecido en TuluáLas autoridades reiniciaron las labores de búsqueda del bebé que se encuentra desaparecido desde el pasado lunes en el corregimiento de Santa Lucía, tras una creciente de la quebrada El Beque.Así lo informó Jaime Arenas, coordinador de la Brigada de Emergencia Comunitaria de ese corregimiento, quien junto con varios socorristas y habitantes de la región buscan palmo a palmo el cuerpo de Luis Miguel Saénz, de dos meses y medio de nacido, quien fue arrastrado por la corriente del afluente al caer de los brazos de su madre cuando perdió el equilibrio el caballo que los transportaba.Este martes, durante todo el día los socorristas realizaron esta labor pero el esfuerzo fue infructuoso.“Las condiciones del terreno y del clima son adversas para seguir realizando este trabajo”, manifestó el señor Arenas, quien dijo que el río recorre ese sector en medio de unos peñascos por lo que las maniobras de búsqueda del cuerpo del niño son muy difíciles.Estos son los sectores que presentan restricciones por riesgo y vulnerabilidad, debido a la fuerte temporada invernal que se presenta en el territorio vallecaucano:Versalles, Toro, Obando, La Unión, La Victoria, Roldanillo, Zarzal, Bolivar Y El Dovio.Cerrado el paso al Embalse Sara Brut, por deslizamientos en las vías Bolívar – Primavera –La Tulia y Roldanillo. La vía La Tulia – Primavera, se encuentra en riesgo por deslizamientos en las carreteras y taponamientos en varios tramos.Cerrado el paso entre los municipios de Roldanillo y La Unión por inundación en el sector de Santa Rita.Restringido el paso por deslizamientos en la vías Roldanillo – El Dovio.Tránsito lento por deslizamientos continuos en la vía Versalles – La Unión.Posible inundación por el aumento del caudal del río La Paila en el Corregimiento de La Paila.Restringido el acceso a los sitios turísticos Los Choros y Cumba en el corregimiento de La Paila de Zarzal, por crecientes en el cauce y posibles palizadas y avalanchas en el afluente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad