María Teresa Peñaranda, una mujer que cambió la pasarela por la actividad exportadora

default: María Teresa Peñaranda, una mujer que cambió la pasarela por la actividad exportadora

María Teresa Peñaranda ha dedicado 40 años de su vida al comercio exterior del Valle del Cauca. Historia de una dama de exportación.

María Teresa Peñaranda, una mujer que cambió la pasarela por la actividad exportadora

Marzo 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
María Teresa Peñaranda, una mujer que cambió la pasarela por la actividad exportadora

María Teresa Peñaranda, presidenta de Adicomex.

María Teresa Peñaranda ha dedicado 40 años de su vida al comercio exterior del Valle del Cauca. Historia de una dama de exportación.

La única razón que tiene María Teresa Peñaranda para abandonar su silla de presidenta de la Junta Directiva de la Asociación de Comercio Exterior, Adicomex, es darse un merecido descanso. Este año completará 40 años desde que, sin tener la más mínima idea de trabajar, aceptó la vacante que le propuso una compañera del colegio El Carmen (en Palmira), cuando apenas tenía 16 años. La oferta: secretaria del laboratorio farmacéutico Whitehall Robins.Para ella fue un cambio gigante, pues en esa época, aún sin graduarse de El Carmen, modelaba para la agencia Sport Catalina. Abandonó la pasarela por los negocios. Era la primera vez que laboraba, pero reconoce que fue atracción inmediata. Allí, en su escritorio de asistente, se enamoró completamente del comercio internacional.Comenzó a entender de ventas locales y exportaciones, y sólo había pasado un año cuando fue nombrada representante de esa multinacional en Adicomex. Tres años después, pasó a ocupar el cargo de Gerente de Materiales.No bastaba con empaparse del tema y conocer las normas comerciales; necesitaba bases más sólidas. Fue entonces cuando empezó a estudiar en las noches administración de empresas en la Universidad del Valle.Luego, inició (a distancia) la carrera de comercio internacional en la Universidad Jorge Tadeo Lozano (de Bogotá), institución que cada semana enviaba docentes a Cali los días jueves, viernes y sábado para que dictaran las clases de manera presencial. Un vínculo de 38 añosCon la experiencia en el laboratorio, además de la de representante, y sus estudios puestos en marcha, María Teresa decidió afiliarse a Adicomex como profesional.Desde su vinculación al grupo, en 1974, ha sido en dos oportunidades presidenta de la Junta Directiva: la primera fue entre 1994 y 1996, y la segunda desde el 2010 a la fecha.Son muchas las satisfacciones que tiene en su memoria durante estas cuatro décadas. Una de ellas fue haber presenciado el arranque del Valle del Cauca en el comercio internacional. Fue en 1993, cuando se realizó en Cali el Primer Congreso de Comercio Exterior, organizado por Adicomex y otros organismos de la región. Participaron expertos en el área y ministros nacionales e internacionales.Fue tal la acogida del certamen, que contó con dos versiones más en 1994 y 1995. Después de estos encuentros la región alzó vuelo en comercio exterior y poco a poco ha ido ganando presencia en los mercados internacionales.Las cifras así lo muestran. Hace más de diez años las exportaciones del departamento no pasaban de US$1.200 millones. Hoy, superan los US$2.200 millones. Parte de esos logros obedecen a las gestiones de los gremios por poner al Valle en un punto alto, entre ellos se cuenta Adicomex. Otra de las satisfacciones de la señora Peñaranda es haber sido testigo de la firma de tratados comerciales tan importantes como el de los Estados Unidos y de otros cinco acuerdos.A lo largo de 40 años de labores ininterrumpidas la dama de las exportaciones ha llevado de la mano a más de un centenar de empresas sobre normas técnicas que les ha permitido aterrizar en los mercados externos con éxito. Sin embargo, no todo ha sido color rosa. En muchas ocasiones ‘peleó’ con altos funcionarios del Gobierno para sacar adelante decretos que beneficiaran al empresariado regional. Hora de descansarEn abril Adicomex cumplirá 40 años de servicio, pero la celebración tendrá un sabor agridulce. Este mismo año María Teresa tiene pensado retirarse de la labor que la ha convertido, ante los ojos de expertos y sus más cercanos amigos, en la ‘Decana’ del comercio exterior.El motivo no podría ser otro: ya es hora de descansar. Peñaranda está segura que alguien más ocupará su rol con la misma eficacia y entrega.No sabe exactamente la fecha de su retiro, pero lo que sí está claro es que si la asociación la requiere por seis meses o un año más, ella está dispuesta.Por ahora, a su agenda comercial se suman proyectos que piensa desarrollar una vez deje su cargo. Entre ellos, decicarse más a Funmúsica y Formemos Niñas para el Futuro, fundaciones en las que participa desde hace siete y diez años respectivamente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad