Madre de hombre desmembrado en Tuluá no ha podido sepultar a su hijo

Septiembre 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Madre de hombre desmembrado en Tuluá no ha podido sepultar a su hijo

Alexánder Peña Cárdenas, el cerrajero de 35 años que fue brutalmente asesinado y luego desmembrado en Tuluá.

La madre de Alexánder Peña Cárdenas, no ha podido sepultar a su hijo quien fue asesinado y posteriormente dividido en partes, hasta que no se cumpla con el protocolo establecido por Medicina Legal.

Después de 48 días de haberse encontrado el cuerpo desmembrado de un hombre en diferentes sitios del río Tuluá, una madre llora desconsolada porque aún no lo ha podido sepultar. Se trata del cadáver de Alexánder Peña Cárdenas, el cerrajero de 35 años, cuya muerte estremeció a la sociedad tulueña, toda vez que su cuerpo, dividido en seis partes fue arrojado por desconocidos a ese afluente el pasado 7 de agosto. Primero apareció la cabeza del infortunado en una bolsa plástica en una calle del barrio Tomás Uribe Uribe, luego el brazo izquierdo a la altura del barrio La inmaculada y varias horas después, el tronco en inmediaciones de la urbanización San Francisco. En el transcurso de esa misma semana y en lugares diferentes del río Tuluá, aparecieron el brazo derecho y las piernas de la víctima. Gracias a cotejos genéticos que se realizaron en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses y a las huellas dactilares, se logró la identificación de los primeros miembros hallados. A través de los diferentes medios de comunicación de la ciudad se dio a conocer la identidad del “descuartizado”. Fue entonces cuando doña Luz Dary Cárdenas se enteró de la triste realidad. El cuerpo desmembrado que reposaba desde hacía varios días en una nevera de la Morgue, pertenecían al mayor de sus cuatro hijos. Sin embargo, el drama para esta familia tulueña no termina aún, porque según el médico legista, Guillermo Anacona Ortiz, primero se debe cumplir con un protocolo establecido por la ley. “Entendemos el dolor de esta familia, pero hay que cumplir con unos requisito legales porque aquí tenemos que identificar plenamente seis cadáveres, que es el número en que fue dividido ese cuerpo”, indicó el forense. Por esa razón, doña Luz Dary tendrá que someterse a una prueba de ADN, debidamente autorizada por la Fiscalía y esperar por lo menos 15 días más hasta tanto se haga el cotejo genético con cada uno de las partes en que fue dividido el cuerpo de su hijo, en un hecho que llamó la atención de los medios de comunicación de todo el país y que obligó a las autoridades a hacer una intervención en esta ciudad con más de 600 policías. Lo curioso para esta familia del barrio Bolívar de Tuluá, es que Alexánder Peña, nunca les dijo que fuera objeto de amenazas de muerte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad