Los temores frente a posibles anomalías en las elecciones de Gobernador del Valle

Julio 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los temores frente a posibles anomalías en las elecciones de Gobernador del Valle

Nunca antes las opiniones sobre el voto en blanco para unas votaciones regionales habían estado tan divididas como para estas atípicas.

Con la cantidad de denuncias que se han hecho en los procesos anteriores, el Valle permanece en alerta constante.

Los antecedentes que han dejado las últimas jornadas electorales en el Valle del Cauca son el principal argumento para que los organismos de vigilancia electoral hayan encendido las alertas ante la probabilidad de que en estos comicios de Gobernación se puedan registrar incidentes o delitos contra el sufragio.Alfonso Portela, registrador nacional delegado para Procesos Electorales, aseguró que los riesgos siempre son recurrentes cada vez que se presenta un proceso electoral y que las medidas a adoptar son muy similares.“Con relación a esta elección del Valle del Cauca tenemos la ventaja de que no hay votaciones en ningún otro lugar del país, lo que permite despliegues importantes hacia el departamento y que la Fuerza Pública, el Gobierno, los órganos de control y la organización electoral tenga los ojos puestos en el proceso y haya masiva presencia para garantizar la normalidad este domingo”, aseguró Portela.No obstante, El País conoció que ante la Misión de Observación Electoral en el Valle, MOE, ya se han realizado tres quejas ciudadanas sobre participación en política de funcionarios públicos.Alejandro Sánchez, coordinador de la MOE Valle, aclaró, sin embargo, que son sólo quejas que se están verificando y que basados en los hechos denunciados en las pasadas elecciones regionales de octubre, hay otras situaciones que es necesario advertir “para que la ciudadanía reaccione y denuncie este tipo de prácticas fraudulentas”.“Queremos alertar sobre la presencia de funcionarios públicos en los sitios de escrutinio, la participación en política de funcionarios el día de elecciones ayudando a movilizar gente o repartiendo información. La otra modalidad es el fraude que se configura con la utilización de niños como acompañantes de los adultos mayores hasta el puesto de votación, así como la trashumancia y la compra y venta de votos”, advirtió Sánchez. En referencia a delitos como la suplantación de electores, la MOE también se pronunció sobre algunos lugares en los que se han denunciado hechos fraudulentos en procesos anteriores. A razón de ello, la Registraduría Nacional del Estado Civil ha hecho un esfuerzo por implementar el sistema de identificación biométrica en 16 municipios.Así lo señaló el registrador departamental delegado Yussef Sefair Silva, quien explicó que la biometría “nos va a permitir evitar justamente que se presente una suplantación de jurados de votación y de sufragantes”.Pese a que muchas de las quejas que fueron presentadas en octubre pasado no generaron ningún trámite o resultado, el Coordinador de la MOE en el Valle aseguró que frente a las quejas que se tramiten ante ellos: “Garantizamos que nos pondremos al frente y que estaremos prestos a informarles sobre todo el proceso de denuncia, siempre y cuando se tenga evidencia de que esas prácticas irregulares se hayan presentado”. Conservación del orden públicoSobre la probabilidad de que se presenten hechos que puedan alterar el orden público, por cuenta de acciones de grupos armados ilegales, las autoridades han reubicado varios puestos de votación en zonas rurales de los municipios de Dagua y de Buenaventura.Esta medida preventiva ha generado también operativos especiales para que las personas puedan votar, aunque el último parte del Comité Departamental de Seguimiento Electoral es de relativa tranquilidad en estas zonas.Igualmente, se ha dispuesto de operativos especiales en varios municipios para evitar que se presenten hechos de violencia frente a los sitios señalados para el escrutinio o el conteo de votos, como ocurrió hace ocho meses en las localidades de Yumbo y Jamundí.Dos procesos que terminaron frustradosGran parte de la apatía que sienten hoy los vallecaucanos para salir a votar y escoger un nuevo gobernador se debe, según analistas, a los escándalos que se han generado alrededor de los dos últimos mandatarios escogidos por voto popular, quienes no pudieron concluir sus períodos. El Valle del Cauca que venía de ser gobernado por experimentados dirigentes como Germán Villegas y el hoy vicepresidente Angelino Garzón, abrió las puertas del Palacio de San Francisco a un ambicioso joven: Juan Carlos Abadía Campo, quien se inscribió por firmas y contó con el respaldo del entonces senador Juan Carlos Martínez, y fue elegido en octubre del 2007 con 660.174 votos.Abadía, cuya polémica gestión se inició el 1 de enero del 2008, sólo estaría un año y medio al frente de la Gobernación, debido a que fue destituido por la Procuraduría General de la Nación por participación en política, al comprobarse que organizó y asistió a una reunión en la que estuvo el entonces precandidato presidencial Andrés Felipe Arias.El mandato de Abadía fue concluido por el dirigente Francisco Lourido, en calidad de gobernador encargado.En octubre del 2009, los vallecaucanos eligen en una reñida votación al candidato del MIO, Héctor Fabio Useche ( con cerca de 450.000 votos), quien fue secretario de Salud de Abadía y también tuvo el respaldo de Martínez.Useche solo estuvo tres meses en el cargo, dado que fue suspendido del cargo por la Contraloría General de la República que lo encontró responsable de un detrimento patriomonial en la Licorera del Valle por $40.000 millones. Tres meses más tarde, el hoy exmandatario sería destituido e inhabilitado para ejercer cargos públicos por 12 años por la Procuraduría debido a irregularidades en la contratación de cirugías bariátricas cuando era secretario de Salud.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad