Los estragos que dejan las lluvias en el norte del Valle

Mayo 23, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Cartago
Los estragos que dejan las lluvias en el norte del Valle

En Cartago las lluvias también han tenido su impacto, incluso hace dos semanas un árbol de un importante parque fue impactado por un rayo.

Aunque hubo algunos días soleados, las lluvias ya comienzan a hacer de las suyas en varios municipios del norte del Valle. Pese a ello hay varios en donde aún escasea el agua.

Casas destechadas, desprendimiento de banca, daño en cultivos y taponamiento de vías rurales importantes es el panorama de algunos municipios del norte del Valle que ya comienzan a tener afectaciones por las lluvias.

A pesar de que hubo varios días soleados, municipios como Toro, Obando, Caicedonia y Bolívar son algunos de los que han presentado problemas desencadenados por las precipitaciones y, en contraste, en otros como La Victoria y Zarzal, aunque ha llovido, continúan con desabastecimiento del vital líquido, sobre todo por el bajo nivel del embalse Guacas del sistema SARA-BRUT que es del 21%.

Uno de los municipios más afectados hasta el momento es Obando, en donde los 115 kilómetros de vías rurales que tiene han sufrido más de 50 taponamientos por desprendimiento de tierra, por lo cual fue declarada la calamidad pública.

Estos derrumbes, en su mayoría ubicados en la vereda que de Obando conduce a Villa Rodas, Obando-Frías, Obando-San José, Obando-Salem, Obando-El Chuzo, de San Isidro a Puerto Samaria, dejaron incomunicadas a más de 500 familias.

A esto se le suma el reporte que entregó el alcalde Óscar Marino Badillo sobre el río Cauca. “Empezó a crecer y tuvo un nivel aproximado de 6 metros, entendiendo como inundable después de 8,20 metros, esto indica que hubo alerta amarilla por el nivel del río y recordemos que en 2010 y 2011 se presentaron inundaciones, dejando pérdidas por más de $400 mil millones”.

[[nid:538588;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/05/carmay21centralesphoto02.jpg;left;{En Toro reportaron el destechamiento de 10 casas en la vereda La Quiebra. El alcalde Julián Bedoya dice que si continúan las lluvias declarará la calamidad pública.Foto: Especial para CartagoHoy}]]

En Toro, la parte más afectada ha sido la rural, sobre todo con las vías, donde según el alcalde Julián Bedoya, se han venido efectuando trabajos mitigando el daño con el que venían las vías, pero con las lluvias se ha dañado lo que han hecho.

“El pasado lunes en la noche en la vereda La Quiebra se presentó una tormenta y destechó diez viviendas. A través de Gestión del Riesgo se está recopilando información sobre los daños producidos y con maquinaria estamos trabajando para evitar derrumbes, pero si continúan las lluvias sería declarada la calamidad pública”, manifestó el mandatario.

[[nid:538587;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/05/carmay21centralesphoto05.jpg;left;{En La Victoria la quebrada Los Micos ha tenido crecientes súbitas.}]]

Y en La Victoria, aparte del constante monitoreo al río Cauca, el alcalde Marco Aurelio Cardona cuenta que se han presentado derrumbes en la zona rural, sobre todo en el corregimiento de Miravalles y en Holguín. 

“Allí fue afectado un puente que comunica a Miravalles con Corozal, es un puente que nos permite la salida de los productos agrícolas para el comercio con La Tebaida y Montenegro en el Quindío”, sostuvo el alcalde. Este puente queda ubicado a una hora y media del casco urbano de La Victoria.

Gestión del Riesgo del Valle está pendiente de la situación en el norte del Valle y además del acompañamiento a Obando en días pasados, su director Jesús Antonio Copete manifiesta preocupación por la situación del río Cañaveral en El Águila, afluente que ha afectado en años anteriores a la comunidad que habita en cercanías.

“Estamos en constante monitoreo de este río y hay un dictamen de la CVC que pide evacuación de la población; sin embargo, el alcalde no ha declarado la calamidad pública, porque infortunadamente actuamos al revés, no se toman medidas preventivas y la calamidad pública solo se da con el hecho ya ocurrido”, dijo Copete.

La empresa Acuavalle informó que la reserva de agua cruda que alberga el sistema SARA – BRUT continúa siendo baja, a pesar del fuerte invierno que se registra en varios  municipios que dependen del reservorio; por lo tanto continúa aplicándose la medida de racionamiento de agua potable ante la imposibilidad de suministrar el líquido durante las 24 horas en municipios como La Victoria y Zarzal, y en menor medida en otros como Bolívar.

[[nid:538591;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/05/carmay21centralesphoto01.jpg;left;{Esta es la vía que comunica al corregimiento de Miravalles con Corozal en La Victoria. En este sector hay un puente que está afectado por las lluvias y es importante porque por allí salen productos...}]]

Normalmente las quebradas Calamar y Platanares,  principales fuentes de abastecimiento del sistema, aportan 1.500 litros por segundo, pero esa cantidad hasta la semana pasada no superaba los 200, por lo cual es insuficiente la capacidad del reservorio.

“Es preocupante porque a pesar de las lluvias que se presentan en la región, estas han sido escasas. El nivel ha subido mínimamente y a pesar de que en algunas poblaciones se presentan inundaciones, también es cierto que no ha llovido lo necesario en la zona de influencia del Embalse" explicó Alexánder Sánchez, primer suplente del gerente de Acuavalle.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad