Los bares trasnochan a El Peñon

Septiembre 09, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Maria Teresa Arboleda | Cali Norte

Residentes de este tradicional barrio denuncian la apertura de seis negocios nocturnos en el lapso de dos años. “Saldremos a la calle a protestar si las autoridades municipales no solucionan los problemas que esta situación nos ha ocasionado”, anunciaron.

Los habitantes de El Peñón, uno de los barrios más tradicionales de Cali, quieren conservar el aire de nostalgia que se respira en sus calles y la armonía que siempre ha caracterizado su convivencia.Es por esta razón que denunciaron que el funcionamiento de los seis bares que se han abierto en la zona en el lapso de dos años está alterando su tranquilidad.Entre los establecimientos señalados por ellos figuran Absenta, Malecón, Penélope Martini, La Copa Rota, Blucafé, La Divina Comedia y Rapimarket, donde, aseguran, sacan sillas al andén y se ingieren bebidas alcohólicas. Según un líder cívico que pidió omitir su nombre, tales negocios no tienen usos del suelo para funcionar. “Cuando se abrieron, la comunidad se reunió con los dueños, quienes se mostraron dispuestos a colaborar para no impactar el barrio, pero se olvidaron de sus promesas y jamás mostraron los usos del suelo”, aseveró.Añadió que “algunos solicitan el permiso para restaurantes, pero es sólo una estrategia, pues su actividad es la venta y consumo de licor”.De acuerdo con la Oficina de Ordenamiento Urbanístico de la Alcaldía, el área de actividad de El Peñón es residencial neta y en ella está permitido “el expendio de bebidas alcohólicas para el consumo dentro del establecimiento”. No obstante, se conoció que de los bares mencionados sólo tres aparecen con uso de suelo: Penélope, La Divina Comedia y un tercero que no fue precisado, en tanto que otros están registrados en barrios distintos.“Estos negocios, que en ocasiones son frecuentados por menores de edad, nos han traído contaminación auditiva e inseguridad por cuenta de gente que viene de otros sectores”, aseguró uno de los vecinos. En su opinión, “El Peñón cambió su vocación gastronómica por la de los bares”.Por tal motivo, agregó, “fue necesario pedir una patrulla de la Policía en forma permanente para contrarrestar los atracos callejeros que se venían presentando”.De igual forma, los vecinos están alarmados por la presencia de dos travestis acompañados de prostitutas “que merodeaban una esquina la semana pasada”.Un comerciante del sector afirmó que “esto es el resultado de la actividad en los bares, pues cuando la gente bebe licor pierde el pudor y sale en busca de este tipo de personas”.Se denunció, además, que algunos dueños de bares han construido en el antejardín, lo cual está prohibido, de acuerdo con Efraín Sierra, subsecretario de Gobierno Municipal, quien señaló que se están llevando algunos procesos por esa causa.A su vez, Juan Diego Moreno y Mauricio Hernández, gerentes de los bares Absenta y Penélope Martini, respectivamente, aseguraron que ellos sí tienen uso de suelo y se mostraron “dispuestos a escuchar las inquietudes de los vecinos y a hacer los ajustes que sean necesarios”.De otro lado, el deterioro del parque es otro de los males que aquejan al barrio. “Quienes residen junto a la zona verde se quejan porque en la madrugada, cuando se cierran los bares, los clientes se van a rematar allí, generando desórdenes como riñas, botellas de licor regadas, vidrios y daños en el amoblamiento, por lo que hay que llamar a la Policía”, aseveró otro preocupado morador.A su turno, Luis Mario Soto, presidente de la JAC de El Peñón, manifestó que la comunidad no está en contra del progreso del barrio, pues es consciente de su vocación gastronómica y turística. “Lo que buscamos es mantener la sana convivencia, sobre todo por los adultos mayores, que son mayoría en la zona”.En relación con la seguridad, pese a que el Subsecretario de Gobierno Municipal sostuvo que “si bien se han recibido quejas, los delitos no son comparables con los de otros barrios”, la percepción de los moradores es distinta.Uno de los agentes de la patrulla móvil señaló que hace tres meses que realizan rondas en las que se produjo una captura por porte de armas y nueve por hurto, de las cuales tres fueron en flagrancia y dos por orden judicial. Agregó que en los operativos se han recuperado cinco carros y doce motocicletas.De otro lado, la ocupación inadecuada de los andenes por falta de parqueaderos está siendo estudiada por Planeación, según la directora de la dependencia, María Grace Figueroa.Ella anunció que, en orden de prioridades El Peñón es segundo, después de Granada. “Sí hay posibilidad de parqueaderos en El Peñón”, aseguró.A su vez, los residentes del barrio se mostraron decididos a salir a protestar a las calles “si las autoridades correspondientes siguen ignorando los problemas que nos aquejan”.Todo porque no quieren que sus inmensas y tradicionales casas se vuelvan tan invivibles como muchas de Granada.Acosados por el tráfico Al inusitado tráfico vehicular en El Peñón se suma la circulación de carros que van a la vía al mar. La ruta principal de éstos, entre los que se encuentran los camperos con destino a Terrón Colorado, es la Carrera 2 Oeste. Situación que hace más caótico el tránsito por esta calle principal, la cual permanece invadida de autos a ambos lados de la vía.Luis Mario Soto, presidente de la JAC, afirmó que están esperando a que la Secretaría de Tránsito Municipal dé a conocer el plan de movilidad para el hundimiento de la Avenida Colombia, pues temen que los carros se desvíen por El Peñón, colapsando aún más el tráfico del barrio.Barrio glamurosoEl Peñón, cuyos inicios datan de 1920, se extiende desde la Calle 5 Oeste hasta la Calle 5 y de la Carrera 4 Oeste hasta la Carrera 1 o Avenida Colombia. Fue, unto con Granada, el primer barrio donde se apreciaron las casas quintas, con grandes antejardines y calles arborizadas. Por sus 18 manzanas se pueden observar elegantes tiendas, boutiques, restaurantes y casas que hoy son consideradas patrimonio arquitectónico de la ciudad.En él están asentados importantes hoteles, entre ellos el Dan Carlton, Intercontinental, Austral, El Peñón y Obelisco. El barrio se precia de tener una edificación donde Jorge Isaacs escribió parte de su novela ‘Efraín y María’. Actualmente, los líderes de la JAC tienen un proyecto para restaurar la casa.La enorme construcción donde funcionó el Colegio La Sagrada Familia, de la comunidad de las madres de la Divina Providencia, es otro atractivo de El Peñón.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad