Lluvias dejan 791 familias damnificadas en el Valle del Cauca

Lluvias dejan 791 familias damnificadas en el Valle del Cauca

Noviembre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Vendavales y granizadas han causado estragos en por lo menos siete municipios en el Valle, lo que ha ocasionado afectaciones a 791 familias del departamento, según reportó la Oficina de Gestión del Riesgo del Valle.

Las lluvias del último mes han provocado emergencias en por lo menos siete municipios del Valle del Cauca dejando hasta el momento 791 familias damnificadas, según informó la Oficina Departamental de Gestión del Riesgo del departamento. Solo durante el pasado fin de semana, vendavales y granizadas provocaron afectaciones en los municipios de Argelia, Versalles, La Unión y Toro (donde se cuentan por lo menos 200 familias afectadas) que se suman a incidentes registrados en Jamundí, Guacarí y Ginebra.Casas destechadas, escuelas y vías afectadas hace parte del inventario de daños registrados hasta el momento por los fenómenos naturales.“Hoy tenemos, entre otras, una emergencia en el corregimiento El Castillo, en límites entre Ginebra y El Cerrito. Allí, un derrumbe de más de mil metros cúbicos taponó el 95 % de un río por lo que hay riesgo de avalancha para comunidades aledañas”, explicó Wilson Galviz, del área operativa de Gestión del Riesgo del Valle.En los municipios de Ginebra (donde hay 92 familias damnificadas por lluvias) y Toro (con 74 grupos familiares afectados) se declaró la calamidad pública, pues las emergencias desbordaron la capacidad de respuesta oficial.Hoy habrá reunión extraordinaria del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo (compuesto por la Gobernación y organismos de socorro) para definir la atención a los damnificados.Cuestionan manejos de emergenciasEl balance de afectaciones por las lluvias se da en medio del descontento por parte de los organismos de socorro quienes cuestionan la poca gestión del Departamento para atender emergencias.“No hay un director en propiedad en la Oficina de Gestión del Riesgo. Aunque como organismos de socorro podemos atender las emergencias, se necesita más apoyo, por ejemplo, en recursos. Hace cinco años no recibimos nada y hoy nuestros voluntarios trabajan con las uñas”, explicó Alfonso Vargas, director de la Cruz Roja, Seccional Valle.Cambiar la dotación de un solo voluntario puede costar, según Vargas, $1.500.000. “Para una emergencia grave, como mínimo necesitamos 300 voluntarios que hoy tienen uniformes y elementos de trabajo en mal estado”.Por su parte, el coronel Rafael Piragauta, director de la Seccional de la Defensa Civil, explicó que “hace meses no se reúne el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, esa oficina solo se dedica a tramitar ayudas. La gestión del riesgo requiere capacitación a las comunidades y no se hace, tampoco hay planes serios de atención de emergencias”.En respuesta, Alberto Ramos, director (e) de la Oficina de Gestión del Riesgo, respondió que “la oficina sí ha hecho su trabajo. Muestra de ello es que todos los municipios tienen sus planes de acción para atender emergencias, siguiendo los lineamientos que nosotros les damos. En recursos, tenemos el inconveniente de que las ayudas del Estado llegan a través de Corporiesgos, cuando debería ser la Gobernación la que reciba y entregue esos dineros”.Comunidad, clave para atender desastresLas inquietudes frente al manejo de desastres en el Valle, surgieron en el marco del Foro Global sobre Resiliencia Comunitaria que se adelanta en Cali, organizado por la Cruz Roja y la Media Luna Roja, en el que se compartieron experiencias sobre la creación de brigadas comunitarias para atender emergencias. “En Tabasco (México) hay inundaciones todos los años por el desbordamiento del río Usumacinta. Capacitamos a 11 comunidades asentadas en sus alrededores para que manejen la emergencia antes de que lleguen las autoridades y han dado resultados”, dijo Luis Pérez, del Programas de Reducción de Riesgos de México. En Filipinas, el tercer país del mundo más vulnerable por desastres “tenemos 44.000 comunidades que no podemos atender en su totalidad si hay emergencia. Por eso, les hemos dado equipos, capacitación en primeros auxilios y así hemos creado resiliencia. Ellos son capaces de levantarse después de un desastre sin ayuda del Gobierno, al menos que la tragedia desborde sus capacidades”, dijo Resty Lou Talamayan, de la Cruz Roja de ese país. En Colombia, según Fernando Cárdenas, presidente nacional de la Cruz Roja “estamos capacitando a comunidades de todo el país en alertas tempranas y atención de emergencias. Esto nos permite estar mejor preparados ante eventos como las inundacionesy evitar el asistencialismo, la gente también puede ayudar a prevenir”.En Cali, con apoyo de la Alcaldía, ya hay brigadas de emergencia ante posibles desbordamientos del río Cauca en los sectores de Brisas del Cauca, Puerto Nuevo y Morgan, poblaciones asentadas sobre el dique del río.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad