Líos del Ferrocarril del Pacífico afectan obras en plantas de agua de Buenaventura

Líos del Ferrocarril del Pacífico afectan obras en plantas de agua de Buenaventura

Mayo 16, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Hay dificultades para mover los materiales para las plantas de tratamiento de agua de Venecia y Escalerete. Este es el panorama.

Las  obras de optimización de las plantas de tratamiento de agua de Escalerete y Venecia en Buenaventura han afrontado varios problemas por situaciones contractuales, pero ahora,  a esta situación, se suma los traumatismo que les genera el cierre de operaciones de la empresa   Ferrocarril del Pacífico (FDP).

Según Ana María Palau, gerente de Findeter para el Pacífico, entidad que le hace seguimiento a las obras,  normalmente el transporte de materiales de construcción para la ejecución de las obras se realizaba en los vagones del tren, pero debido a que ya no hay operación, se han tenido que mover a través de las llamadas “brujitas”. 

“Es una dificultad muy grande, porque es diferente el transporte por vagones que por las brujitas, y esto va a tener un impacto en el cronograma de la obra”, dijo la funcionaria que expuso su preocupación durante la presentación de un informe de seguimiento al proyecto que busca garantizar el suministro de agua para Buenaventura.

Palau dijo que además de los tiempos, también se generaría un aumento en los costos de la obra, sin embargo, no han sido determinados por la entidad, que tan solo en los trabajos de las plantas y el tanque de Venecia invierte  $30.000 millones.

Estos recursos hacen parte  de la fase uno del plan de choque para mejorar la prestación del servicio de agua potable en el puerto.

El asesor para temas de agua de Findeter, Jorge Enrique Ángel, explicó que “las obras se retrasarán un par de meses, sin embargo no se van a paralizar.

Lea aquí: Las razones por las que el Ferrocarril del Pacífico se 'descarriló'

Las obras de la planta de Escalerete si no se presentan nuevos contratiempos podrían estar listas en marzo de 2017. Para ejecutar los trabajos es necesario transportar cerca de 36 toneladas de hierro, 18 toneladas de materiales, además de la maquinaria.

La tubería que se debe transportar tiene un peso de cuatro toneladas por tubo, lo que implica que cada uno debe utilizar hasta dos brujitas para ser transportados en un solo viaje, que de Córdoba a San Cipriano recorre siete kilómetros de distancia.  Esto se venía haciendo en el tren del Pacífico, pero este no opera desde hace un mes. 

Se pronostica que serán necesarios unos 10.000 viajes para transportar la totalidad del material.

Desde el mes de enero, Findeter solicitó varias reuniones con la empresa Ferrocarril del Pacífico para coordinar el transporte del material, sin embargo no obtuvieron respuesta.

“Ya es público que cancelaron operaciones, es decir que continuaremos utilizando el único medio de transporte que hay por la vía férrea que son las brujitas, la obra no se paraliza”, explicó Jorge Enrique Ángel, asesor de Findeter para temas de agua.

La compañía Ferrocarril del Pacífico envió una carta a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) informando que no seguirían operando el tren debido a tres problemáticas: las invasiones, los problemas de la minería ilegal y la movilización de las ‘brujitas’ por la red férrea, las mismas que ahora sirven para transportar los materiales de construcción.

Esta situación generó preocupación entre empresarios y gremios de la región porque se tendría que buscar otro inversionista interesado en  operar el tren que venía movilizando hasta 20.000 toneladas mensuales.

El Gobierno Nacional estaba a la espera de reunirse con los directivos de Ferrocarriles del Pacífico para determinar el camino a seguir. Hasta ahora no hay soluciones claras de cómo se podría reactivar el tren en el Valle del Cauca.

Otras afectaciones

El presidente de la Agencia  Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade informó recientemente que debido al cese de operaciones del Ferrocarril del Pacífico, también se  suspendieron las conversaciones tendientes a la construcción de la variante férrea Yumbo – El Cerrito.

 Para la construcción de esta  variante, se había planteado una triangulación con la Alcaldía de Cali, que aportaría los recursos para la compra de los terrenos de la variante y la ANI entregaría al municipio a cambio los predios del corredor férreo que atraviesa la ciudad, para la construcción del “Corredor Verde”. Ya están los diseños  y el costo de construcción sería de $70.000 millones, más $20.000 millones de predios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad