Le mostramos cuales son las obras interminables en el Norte del Valle

Le mostramos cuales son las obras interminables en el Norte del Valle

Junio 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Por Mónica A. Arias C. | Redactora de CartagoHoy
Le mostramos cuales son las obras interminables en el Norte del Valle

Así luce la vía La Unión-La Victoria. Se requieren $8.000 millones para arreglarla.

Proyectos viales, deportivos y habitacionales hacen parte de la lista de pendientes en los municipios de la región. Los habitantes de La Unión, Roldanillo y La Victoria confían en que la espera termine.

Al menos 3.600 millones de pesos se encuentran ‘enterrados’ en proyectos que se iniciaron hace varios años en algunos municipios del Norte y que siguen sin concluirse.Tales son los casos del Coliseo Angelino Garzón, en La Unión; los planes habitacionales Ómar Tirado, Villa Hermosa y Bello Horizonte, en Roldanillo, y la vía que comunica a La Victoria con La Unión.Se trata de obras de gran impacto social en esas localidades, por lo que las actuales administraciones municipales esperan ponerle punto final a lo que algunos veedores ciudadanos llaman ‘elefantes blancos’.Vía ‘de la muerte’Hace menos de un mes dos jóvenes motociclistas provenientes de Quindío perdieron la vida cuando transitaban frente a la sede del distrito de riego Asorut, en la entrada a La Unión.Según algunos vecinos, el accidente se produjo cuando el conductor pretendió esquivar uno de los muchos huecos que hay en la carretera a la que hace menos de ocho años se le invirtieron $2.800 millones como parte del Plan Vial 2.500.Jesús Antonio Correa Millán, veedor ciudadano de ese municipio, recordó que la obra se hizo sin las especificaciones técnicas necesarias, bermas, andenes ni estudios geológicos, por lo que el pavimento quedó mal compactado, como se evidenció dos años después.El alcalde de La Unión, Eugenio Rivera, reconoció que, al parecer, no se hicieron efectivas las pólizas de cumplimiento en su momento, por lo que ahora solo queda esperar que los $8.000 millones apropiados en el Plan de Desarrollo Departamental 2012-2015 se inviertan en su recuperación total, como lo anunció el secretario de Infraestructura Departamental, Gustavo Rivera Marmolejo.De hecho, el incumplimiento y los múltiples problemas de la carretera desencadenaron en una acción popular que en el 2010 interpuso el abogado Joel Coronado para solicitar que el Departamento la arreglara en un plazo mínimo. El fallo favoreció al demandante, pero dos años después la vía sigue en mal estado.Sin coliseoAdemás del deteriorado acceso, la ausencia de un verdadero escenario deportivo también les quita al sueño a los hateños, pues desde la gobernación de Angelino Garzón (2003- 2007) esperan que se termine el coliseo que lleva su nombre.Ubicada en el barrio Las Lajas, a esta estructura aún le falta la loza de la cancha, las cubiertas, varias paredes y obras adicionales, como el patinódromo, luego de habérsele invertido $740 millones. Según Correa Millán, los problemas de esta obra radican en que Indervalle incumplió el aporte por $500 millones que debía hacer cuando se inició la construcción.A lo que se suma que la estructura aún no ha sido entregada al Municipio por parte de la Gobernación, por lo que el primero no puede hacer ninguna inversión en ella.Para jóvenes como Juan Carlos Rojas, el coliseo es una necesidad para los deportistas y adolescentes del municipio, ya que no hay muchas canchas en buenas condiciones, por lo que reclama que, sea quién sea el responsable, es necesario que se terminen los trabajos.Por ahora, la esperanza está centrada en el compromiso asumido por la Gobernación del Valle en el sentido de cederle el coliseo al Municipio y cogestionar los $400 millones que hacen falta para su culminación.Casa en el aireDentro de los pendientes en el Norte, también se cuentan varios planes de vivienda que se debían ejecutar en Roldanillo. El inventario de la Administración Municipal da cuenta de 33 proyectos que datan de hace más de una década y que siguen sin definirse.Sin embargo, son tres que beneficiarían a 283 familias los que ahora llaman la atención de la Alcaldía, dado que la meta en estos cuatro años es darles luz verde para que los beneficiarios construyan sus casas.Se trata de las urbanizaciones Villa Hermosa, Bello Horizonte y Ómar Tirado Espinosa, en cuyos terrenos más de 200 hogares roldanillenses de escasos recursos económicos invirtieron más de $500 millones.Nancy Lorena Cifuentes, representante de las 72 familias del último proyecto mencionado, señaló que desde el 2005 compraron el lote con el compromiso de que el Municipio lo urbanizaba.Sin embargo, ese pacto no se cumplió y siete años después continúan luchando para que en el Plan Básico de Ordenamiento Territorial se incluya esta zona dentro del área urbana de Roldanillo.Lo grave es que, según Diana Isabel Tamayo, coordinadora de Vivienda en el Municipio, en la localidad el déficit habitacional alcanza las siete mil casas –casi igual a Cartago-, dado que la comunidad no ha contado con apoyo ni orientación por parte de la Administración local.Por ahora, la comunidad nortevallecaucana espera que se cumplan los compromisos asumidos por los nuevos alcaldes para terminar estas obras ‘eternas’ se cumplan.No obstante, los mandatarios han advertido que muchos seguirán pendientes, dada la interinidad que ha afectado los últimos años al Gobierno Departamental.Otros pendientesEn otros municipios del norte del Valle del Cauca también hay proyectos que se quedaron en el papel.El alcalde de Argelia, Wilman Harry Marín, recordó que aún no se concreta la construcción del Coliseo de Ferias, que se había planteado con recursos de Acción Social de la Presidencia de la República, pero que sigue sin definirse.En el Dovio, la comunidad espera desde hace una década que se convierta en realidad la fundación de la comercializadora agrícola que impulsa Sisleny Urdinola y que beneficiaría a cientos de campesinos de la zona.Si bien es una iniciativa netamente privada, requiere de apoyo estatal. No obstante, el alcalde Miguel Guzmán García centrará su trabajo en el fortalecimiento de las agremiaciones y las cadenas productivas para mejorar la comercialización.Entre tanto, los cartagüeños continúan pendientes de la construcción de la terminal de transportes, la Avenida del Café y la vía férrea, en los que se han invertido cuantiosos recursos públicos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad