Las pandillas en Tuluá son el 'dolor de cabeza' de las autoridades

Marzo 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción Tuluá

Un grupo de adolescentes en Tuluá, se ha convertido en un problema social, por las constantes riñas en zonas residenciales. Para el mayor de la policía del municipio, Jaime Humberto Gutiérrez, los jóvenes se citan a través de internet para pelear.

Un grupo de adolescentes en Tuluá, se ha convertido en un problema social, por las constantes riñas en zonas residenciales. Para Jaime Humberto Gutiérrez, comandante de Estación,los jóvenes se citan para pelear a través de la Internet. “Ellos van llegando armados de palos, varillas, navajas y piedras y de un momento a otro se presentan esos desórdenes”, manifestó el mayor Gutiérrez. Según los vecinos de los barrios, La Esperanza, Rubén Cruz Vélez, Alameda y la Santa Cruz, las permanentes confrontaciones que se registran entre estos adolescentes, se generan por la falta de educación al interior del hogar.En varias oportunidades los vecinos de este sector han pagado las consecuencias, pues sus viviendas han sido objeto de los desmanes.“Lo que pasa es que muchos padres de familia no tienen el control sobre sus hijos, ni saben qué amigos tienen, ni qué sitios frecuentan los muchachos”, manifestó una habitante del sector.En el mismo sentido se pronunció el secretario de Gobierno de Tuluá, Jon Jairo Gómez Aguirre, quien dijo que esta semana fueron aprehendidos varios jóvenes que estaban protagonizando desórdenes en la vía pública pero sus padres nunca llegaron a la Casa de la Justicia a responder por ellos.Ante estos hechos, que se han vuelto recurrentes en las calles de Tuluá, el alcalde, Rafael Eduardo Palao, se vio obligado a decretar hace varios días un “toque de queda” para los menores de 18 años después de las 10:00 de la noche. Con esta medida busca reducir estas confrontaciones.La medida igualmente pretende controlar las “caravanas” de motociclistas que se forman en las noches, lideradas por grupos hasta de 100 adolescentes que recorren diferentes sectores de la ciudad, ante las cuales muy poco o nada puede hacer la Policía por evitarlas.La situación es tan preocupante, que las autoridades del municipio están estudiando conjuntamente con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Procuraduría, la aplicación de medidas drásticas en el sentido de retirarles la patria potestad a los padres irresponsables. Entre tanto, en Cali también se vive una situación simililar de pandillaje. Si quiere ver más de la realidad de los parches,haga zoom a nuestro especial multimedia Los parches de Cali en tropel.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad