Las empresas del Valle del Cauca que no le han tenido miedo al crecimiento

Julio 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fernando Pereira, coordinador Nacional GEM Colombia 2011 | Especial para El País
Las empresas del Valle del Cauca que no le han tenido miedo al crecimiento

"El crear el efecto de arrastre por empresas innovadoras de alto crecimiento, trae la urgencia de que los emprendedores ofrezcan servicios de clase mundial. Por tanto, ya no se venderán productos ‘simples’ sino ideas innovadoras”, dijo Fernando Pereira.

Diferentes empresas que han demostrado un desarrollo importante en relativo corto tiempo, que se reflejan en su crecimiento y en sus balances. Estas empresas representan bases significativas para el desarrollo económico de la región.

El paso de la globalización a la economía centrada en el saber, nos abrió las puertas al crecimiento de nuevos emprendedores colombianos, ejemplificados en este reporte. El nuevo desarrollo está basado, esencialmente, “en las capacidades de crear y de utilizar los conocimientos” para cambiar los productos y los procesos, y así obtener y sostener la ventaja competitiva en el mercado, tal como nos los recordaba Pierre Andre Julien en su libro “Emprendimiento Regional y Economía del Conocimiento”. Cada vez entramos más en una economía más inmaterial, en la cual las inversiones tradicionales como los recursos naturales, los equipos y las infraestructuras, pasan a un segundo plano. El nuevo centro estratégico está en las inversiones inmateriales, particularmente la formación, la investigación y el desarrollo. El reto para nuestra región es agregar cada vez mayor valor a nuestros productos, creando productos y/o servicios cada vez más complejos, que necesitarán una mano de obra capacitada, aumentando así los salarios y la competencia. Y esta es la ventana de oportunidad, formar el capital humano colombiano centrado en que sean emprendedores innovadores basados en conocimiento con visión global. Ya lo decía Orlando Rincón de Parquesoft, la inteligencia no es exclusividad de ninguna clase social, por tanto nuestro reto como región es formar nuestras futuras generaciones en este propósito. El aporte de capital humano, particularmente el dotado con una formación avanzada, se ha vuelto crucial para el desarrollo económico. De esta forma, se ha pasado de una economía de oferta, centrada en el control de los recursos y las economías de escala, a una economía basada en la innovación, la producción de valor agregado y, como consecuencia, un control del saber cada vez más grande. En esta nueva economía, los nuevos recursos son, ante todo, empleados altamente calificados y especializados que las empresas se disputan, y que no pueden atraer y retener sino ofreciéndoles mucho más que un buen salario. Por tanto, el éxito de estos emprendedores está ligado al desarrollo de un entorno que facilite los diferentes vínculos sociales, relaciones de confianza a largo plazo, posibilitando que un espíritu emprendedor colectivo se abra y aproveche los recursos básicos, la información y los medios para transformarla en conocimiento, con el fin de enfrentar los desafíos de la nueva economía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad