Las ballenas jorobadas, un canto de amor en las aguas del Pacífico colombiano

Agosto 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
Las ballenas jorobadas, un canto de amor en las aguas del Pacífico colombiano

Una yubarta adulta llega a medir 18 metros y pesar 40 toneladas. Las ballenas estuvieron al borde de la extinción. Por eso, desde 1986 está prohibida su caza comercial. También es sancionada la pesca ilegal.

Para reproducirse, cada año llegan a Bahía Málaga tres mil ballenas yubarta. Estos mamíferos recorren una ruta de ocho mil kilómetros llena de cantos y amor.

Las ballenas se enamoran cantando. En especial la especie de las yubarta. Es éste quizás el rasgo que más nos une con ellas: según las investigaciones, su canto se basa en principios y reglas similares a los de los humanos, tales como la rima, y tienen unidades básicas, algo así como notas. Su canto puede escucharse a cientos de kilómetros. Es considerado el más complejo en el reino animal: una canción puede durar de 15 a 20 minutos. Las yubarta, que son una de las quince especies de ballenas conocidas hasta ahora, utilizan su canto para atraer a su pareja. Los machos pueden cantar días enteros serenatas de amor a su pareja durante esta época. Los expertos como Lilian Florez, directora de la Fundación Yubarta, dicen que son los machos quienes enamoran a las hembras con música. Todo este cortejo sucede en aguas cálidas del Pacífico, como las de Bahía Málaga, en Colombia, para lo que las jorobadas viajan hasta ocho mil kilómetros desde el sur del planeta.Pentagramas de amor Por estos días, es frecuente ver a las ballenas pasearse bajo el agua en Bahía Málaga. Las yubarta llegan al Pacífico entre julio y octubre por una razón primordial: la reproducción. Su periplo comienza en la Antártida y la patagonia chilena, desde donde viajan por dos meses para pasar el verano acá, aprovechando las cálidas aguas, mientras en el sur hay invierno.Se pasean entre centroamérica, Colombia, Ecuador y Perú. Bahía Málaga es como una ‘sala cuna’ gigante a la que llegan cada año hasta 1.200 de estos animales, de los 3.000 que llegan a Colombia y de los 20.000 que hay en el mundo.La danza del amor, adornada de saltos y piruetas, comienza en esta época, en la que ballenas macho y hembra se unen. Una vez se aparean, las ballenas viajan de nuevo al sur, por otros dos meses. La gestación de la cría dura entre diez y doce meses. El año que sigue se repite el viaje, esta vez, para dar a luz. Bienvenido, bebéCuando un ballenato nace, mide en promedio cuatro metros de largo y pesa unos mil kilos. La directora de la Fundación Yubarta, que comenzó investigando sobre ballenas en Gorgona hace dos décadas, cuenta que por eso se necesita que nazca en aguas cálidas, como las de Bahía Málaga. “Nacen muy delgados”, comenta. Delgados, si se comparan con sus padres. Una ballena adulta puede medir hasta 18 metros de largo y pesar 40 toneladas.Las ballenas viven un promedio de 60 años y pueden tener unas doce crías a lo largo de su existencia. Pero, a diferencia de otros animales, tienen una sola cría en cada parto. Por eso, entre cada hijo, transcurren unos tres años. ¡Ballenas a la vista!Los meses ideales para el avistamiento de las ballenas son agosto y octubre. Esto es lo que explican expertos como Óscar Lizalda, guía de Juanchaco, argumentando que julio es el mes en el que nacen los ballenatos y por eso entrar en la zona en lanchas perturba su ‘tiempo en familia’. Para avistar las ballenas, las lanchas deben guardar una distancia de al menos 200 metros, por protección del animal. Cuando la cría nace, las ballenas amamantan a sus bebés para que estén fuertes en el viaje de regreso. Un año después los ‘destetan’. A Bahía Málaga llegan anualmente unos 75.000 turistas de todo el mundo para avistar ballenas. Desde hace dos años fue declarado como Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga, por lo que cuenta con la protección de Parques Nacionales Naturales, que trabaja con la comunidad para proteger el ecosistema y promover el turismo.Puede que pocos sepan que a las 5:00 a.m. en Juanchaco toda una feria de colas, aletas y lomos se puede apreciar desde la playa. A esa hora no se necesita de una lancha para buscar estos cetáceos y apreciar este espectáculo de la naturaleza, que es buscado por turistas de países como Inglaterra, Francia y España.O Argentina y Brasil. Como en el caso de Julián y Carolina. Ellos salieron de sus países de paseo y ya llevan más de dos años viajando por toda Latinoamérica. Lo hicieron independientemente y sus vidas se cruzaron en Colombia hace cinco meses. Como las ballenas, se enamoraron cantando y ahora se les oye en la playa o en algún restaurante coreando algún bossa nova. De eso viven.“Hay una especie de magia que te ayuda siempre a tener lo necesario. Algunos lo llaman Dios”, predica Julián, cuando explica que viven de la música y de los favores de la gente a dondequiera que llegan. Carolina, -que salió de Brasil sin hablar una pizca de español, pero hoy habla en perfecto argentino- complementa diciendo que “el mejor plan es no tener plan” y que Ladrilleros ha resultado un lugar mágico donde ronda el amor. Funciona para las ballenas, funciona para los humanos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad