La Villa tiene nuevos acróbatas

Octubre 05, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Cartago hoy

En Cartago ya se practica el parkour, un deporte europeo que propende por saltar obstáculos.

Hace algunos años el mundo se sorprendió al ver cómo unos jóvenes saltaban encima de puertas, se lanzaban de temerarias alturas y pasaban con gracia todo tipo de obstáculos. Se trataba del parkour o arte del desplazamiento, un deporte francés que ahora se practica en la Villa.El fin de esta disciplina, también considerada una filosofía de vida, es hacer giros, saltos o vueltas mortales con el cuerpo, mientras se abre paso entre las construcciones urbanas.Y aunque empezó en Europa, en los años 90, a Cartago llegó desde hace dos años por parte de grupos de gomosos inspirados en la película de su fundador, David Belle.“Como pertenecía a equipos de porrismo, tenía idea de gimnasia y, al ver la película de Belle, ‘Suburbio 13’, me motivé con un amigo para hacer lo que se veía en el filme. Se nos han unido seis personas más y con ellas practicamos martes y sábados”, señaló el trazador (abre caminos), Samir Suárez. Así, zonas como los parques La Isleta y Lineal o construcciones o lugares sin mucho tráfico son el escenario perfecto para hacer calentamiento y luego desplazarse, según lo permitan los obstáculos del sector.“Se necesita buen estado físico, pero a medida que uno practica coge más flexibilidad y fuerza y puede hacer desplazamientos más creativos. Este deporte es poco común y por eso me gustó, pues se trata de vencer los miedos y andar caminos distintos a los del resto de la gente”, añadió.Por su parte, Brayan Acevedo, quien lleva diez meses en el parkour, sostiene que éste puede ser practicado por cualquier persona que quiera sentirse viva con la adrenalina de las acrobacias aprendidas. El papá de David Belle era bombero y militar y le enseñó cómo superar obstáculos naturales usando sólo el cuerpo y él lo adaptó al espacio urbano, no para competir con movimientos espectaculares, sino para superar los miedos y hacer más fuerte el cuerpo y el espíritu.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad