“La politiquería está acabando con el Valle”: Juan Manuel Santos

“La politiquería está acabando con el Valle”: Juan Manuel Santos

Mayo 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Vidal
“La politiquería está acabando con el Valle”: Juan Manuel Santos

El mandatario colombiano Juan Manuel Santos recibió a la periodista Margarita Vidal en la Casa de Nariño.

Uno de los próximos escándalos de corrupción que estallará en Colombia tendrá como epicentro al Valle. Así lo advirtió el presidente Juan Manuel Santos, quien en entrevista con Margarita Vidal censuró severamente la “politiquería” que se ha apoderado del Departamento.

Su agenda no le da un minuto de respiro. Se levanta a las 5:00 de la mañana, sea cual fuere la hora en que haya logrado irse a la cama. Cuando me recibe ya lleva once horas y media de trabajo continuo, pero su aspecto es fresco y su atuendo impecable. Mientras hablamos en su despacho, esperan en la sala de estar, los ministros del Interior Germán Vargas Lleras y de Transporte, Germán Cardona, y una fila de personajes que harían la delicia en los confidenciales de una conocida revista.El Presidente aparece sosegado y sonriente, pero sus ojos delatan un brío tenso y alerta. Se parecen a los avisados ojos de un caballo árabe. Sólo que los de éste son oscuros y los de Juan Manuel Santos, verdosos. Al ritmo de la entrevista van reflejando matices. Producto, tal vez, de la lámpara que amarillea en una esquina, o quizá de mis preguntas, que contesta sin vacilar, con un dejo rotundo y un envidiable poder de síntesis. La bandera tricolor con su escudo anticuado, al fondo, deja caer como con desmayo, una orla. Aunque es un despacho enorme y austero, hay cuadros y unos pocos adornos. Un búcaro con flores resalta contra el revestimiento de madera oscura de las paredes. Sobre la mesa esquinera espejea otro pequeño búcaro de cristal con su tentador puñado de almendras blancas. ‘Tutina’ cuida de que estos dos detalles nunca le falten. Una manera alegre y dulce de estar presente, en medio del acelerado discurrir de una tarea vasta y compleja y del tráfago de las noticias casi siempre tremendas que en Colombia no dan tregua.El desastre invernal no le hizo perder su famosa calma, pero sí lo obligó a rediseñar su Plan de Desarrollo, a buscar recursos adicionales y a movilizar decenas de entidades y centenares de voluntarios, para entregar ayudas en los cuatro puntos cardinales de la catástrofe. Tengo docenas de preguntas entre el tintero, pero mi tiempo con él es medido, de modo que arranco sin más preámbulos.La inseguridad en Cali adquirió ya ribetes dramáticos. ¿Cuál es su plan?Ese es uno de los temas prioritarios de la agenda para mi visita a Cali, el próximo 27 de mayo. Estamos diseñando un plan específico sobre ese problema que siempre nos ha preocupado y que se agrava porque la pelea entre las bandas criminales ha venido arreciando.Y que está sucediendo en el país; ¿es cierto que ya pasan de siete mil hombres, los integrantes de las bacrim?No se sabe realmente cuántos hay, pero en lo que va de mi gobierno hemos capturado cerca de dos mil cuatrocientos. Estamos persiguiendo estas bandas y dándoles duro. Tuvimos muy buen resultado con el Plan Troya Caribe (Atlántico y Córdoba) y lanzamos desde Tumaco hace una semana el Plan Troya Pacífico para el Valle del Cauca, Nariño y el Cauca. Esperamos duplicar los buenos resultados allí.El Cauca, donde la guerrilla ha campeado a su antojo, está siendo literalmente molido por el terrorismo: minas, secuestros, atentados, a pesar de la Seguridad Democrática.Resulta paradójico, pero parte del problema es que como nos metimos a sus madrigueras, arriba en la montaña, están desesperados y eso hace parte de su reacción. Pasa como cuando usted alborota un avispero. Puedo decirle sin embargo, que en toda esa región, incluido el Valle, estamos haciendo operaciones con muy buen resultado.Pues, en reuniones de gente bien informada, se dice que no sería raro que pronto se produjera una gran noticia.Risa. Estamos en una acción muy planeada y sistemática para golpear milicianos, estructuras y objetivos de alto valor. Ahora, usted sabe que cuando uno echa una red al mar a veces caen peces gordos. Risa.Y tiburones y ballenas. Quedamos a la espera. ¿Sigue presentándose deserción en la guerrilla?Así es. Y eso nos suministra información muy valiosa. Hay que recalcar que esas desmovilizaciones se están dando en gente que lleva muchos años en la guerrilla, lo cual nos indica que están cansados. A la pregunta de por qué se desmovilizan la respuesta invariable es la falta de futuro y la certeza de que eso no va para ningún lado. Hace una semana tuvimos un evento con familias de desmovilizados que se reintegraron a la vida civil y dicen haber vuelto a vivir. El desafío es transmitirles ese mensaje a los que quedan, al tiempo que los presionamos militarmente. Así se van desmoronando.¿En qué va su propósito de fortalecer la ‘inteligencia’?Eso involucra todo un paquete en el que están técnicos, analistas, informantes, investigadores, tecnología. Vamos a traer aparatos nuevos, contrataremos más gente y reclutaremos más informantes y entrenaremos más gente idónea para las labores de infiltración.¿Vendrá Baltazar Garzón?, ¿cuál será su aporte?Sí, vendrá pero contratado por la OEA. El juez Garzón es un experto en la lucha contra el crimen organizado y su financiación. Él, además, nos ayudó muchísimo en validar la Ley de Justicia y Paz y en cuanto a lo que va a pasar de aquí en adelante con esa ley, nos puede dar muchas luces. Pasando a otro tema, ¿cómo afectó el invierno sus planes?Muchísimo, porque ha habido un cambio en las prioridades y porque el tiempo que le dedico con cada ministro al invierno es enorme, porque hay cientos de miles de colombianos sufriendo. Pero también sé que situaciones como ésta pueden convertirse en oportunidades y por eso estamos preparando el relanzamiento de los planes, especialmente en todo lo que concierne a la infraestructura, tan pronto termine el fenómeno de La Niña.Esta situación significa varios billones adicionales, que no estaban contemplados en el plan inicial. ¿De dónde está saliendo la plata?Todo tiene su fuente de financiación, nada se está haciendo en forma irresponsable. Hacemos un gran esfuerzo para conseguir mayores recaudos porque la actividad económica va muy bien. Ya se han superado los dos billones de pesos, sobre lo que estaba previsto, que era muy ambicioso. Desde luego, hemos sido especialmente cuidadosos en el tema fiscal. Hay optimismo por el aumento de las exportaciones. ¿Me puede dar cifras?En los últimos doce meses exportamos 43.000 millones, lo cual es un récord. En marzo la cifra fue de 4.899 millones, es decir un aumento de casi el 50% sobre el mismo mes del año anterior. Las exportaciones están disparadas.¿Qué las impulsa?Varios factores. El aumento de los precios de productos básicos en el mundo y el empuje de nuestros exportadores, que las exportaciones tradicionales aumentaron muchísimo, pero también las no tradicionales tuvieron un incremento entre el 13 y el 14%. Hay gran optimismo por las perspectivas petroleras del país. Se espera que para finales del año el país esté produciendo más de un millón de barriles al año. Sé que el Gobierno se cuida de dar partes muy optimistas para no fomentar la especulación pero, ¿estamos sentados en un mar de petróleo?Estamos descubriendo cada vez más y los expertos creen que las reservas son grandes. Sin embargo, no queremos depender de eso y por eso, aparte del petróleo y de la minería, lo que queremos es estimular la inversión en otros sectores. El turismo, por ejemplo, ha aumentado el 15%; eso representa empleos directos. También las nuevas inversiones en el sector manufacturero y en el industrial. Con la perspectiva del TLC con Estados Unidos el interés se ha volcado sobre Colombia para producir aquí y exportar allá. También están las negociaciones con Europa y los proyectos con el Asia. Por supuesto que yo quisiera más inversión extranjera en el campo de la explotación y producción de petróleo y minerales, pero hay que estimular más otros sectores para no caer en la enfermedad holandesa.Con esa pregunta usted puso en la cuerda floja a Noemí Sanín, en un debate de la campaña. El ex ministro de Hacienda José Antonio Ocampo escribió recientemente una columna dura, en la que expresa su preocupación por el tema del control al capital extranjero y la gravedad que para él tiene el tema de la tasa de cambio.Lo que pasa es que José Antonio es bastante fundamentalista. A él le gustaría que tuviéramos control total de capitales. Él es una persona inteligente y un buen analista, pero hay cosas que se pueden hacer y otras que no, porque hay políticas que tienen más costos que beneficios, como resultaría, a la larga, lo que él propone. En cuanto a la enfermedad holandesa, la reforma de las regalías nos va a permitir mantener, como lo han hecho Chile y Noruega, un fondo en el exterior para no traer todo el dinero de las exportaciones al país. Pero la mejor terapia contra las revaluaciones es tener las finanzas públicas en orden y nosotros vamos por ese camino.¿Por qué dijo usted que no se sabe si este fenómeno invernal llegó para quedarse, en cuyo caso deberemos adoptar cambios drásticos en nuestra forma de vida?Tenemos que acostumbrarnos a una nueva realidad: el cambio climático es irreversible y lo que hemos visto en el último año se presentará con más frecuencia. Tenemos que devolverles a los ríos sus rondas, adelantar un plan no solamente masivo sino agresivo de reforestación, hay que cuidar el agua y la biodiversidad y planificar, porque lo que estamos sufriendo es en cierta forma nuestra propia culpa. Al Gore dijo en Bogotá que somos el tercer país más vulnerable del mundo frente al cambio climático, por lo que es imprescindible entender que tenemos que adaptarnos a esa nueva realidad.Déme unos ejemplos de esa adaptación.Por ejemplo el proyecto para evitar las inundaciones en La Mojana; dragar los ríos y reconstruir el Canal del Dique; resembrar profusamente en las cuencas de los ríos para que fluyan naturalmente y recuperen su caudal; construir viviendas en lugares estratégicos, evitando las cuencas de los ríos, reubicar los asentamientos que ya existen , en fin. Una labor titánica, pero imprescindible, será la reconstrucción de la red de carreteras que han sido tan vulnerables y que de seguir lloviendo podrían desaparecer. Por ejemplo, en Aguablanca, en Cali, se han venido construyendo, irresponsablemente, casas en la cuenca del río. No hemos tenido un desastre mayor porque Dios es muy grande. A esa gente hay que reubicarla. Hay que sacarla de esas zonas de alto riesgo no mitigable. Ahí hay un gran desafío porque las gentes se aferran a su terruño y la labor de los alcaldes y las juntas cívicas de las comunidades es hacer una gran pedagogía para explicarle a la gente que, o se van, o pueden morir.Una de las grandes tragedias para el Valle ha sido la politiquería que se adueñó de la CVC, otrora un verdadero modelo de eficacia y transparencia.Absolutamente cierto, la politiquería ha afectado la CVC pero ha sido más contundente tanto en el caso de Acuavalle como en general en todo el departamento. Uno de los próximos escándalos de gran corrupción se dará precisamente en el Valle del Cauca. Se han hecho profundas investigaciones con resultados realmente deprimentes y escandalosos sobre la forma en que se han venido robando la plata en el departamento.¿Me puede adelantar algo?No puedo interferir el curso de las investigaciones, pero mucha gente en la región sabe por dónde va el agua al molino. Lo importante es que los culpables paguen.El país no resiste un escándalo más. Las dimensiones del robo en el sector salud y las denuncias de corrupción, que llevaron a la intervención de Saludcoop me llevan a preguntarle, ¿cómo se pudieron montar, por años, esas redes de corrupción sin que los adviertan los organismos de control?Lo que hicimos fue adoptar un sistema parecido al que utilizamos en las Fuerzas Militares contra los objetivos de alto valor y así hicimos esos descubrimientos. Se requiere una alta dosis de inteligencia para conseguir buena información y así fue como destapamos este escándalo. Quiero decirle que la gente se aterra y se indigna, pero lo que estamos haciendo es bueno porque indica que comenzamos a curar al paciente. Pero no nos vamos a quedar allí. Vamos a seguir. Todo el Estado está coordinado para golpear la corrupción y en eso no vamos a tener ninguna contemplación.¿Fuera de SaludCoop está el gobierno ad portas de intervenir otras EPS?La intervención de SaludCoop quiere decir que se la quitamos a quienes supuestamente se han venido lucrando en forma indebida con los dineros de la salud de todos los colombianos. Vamos a ponerla a funcionar para los fines para los que fue creada, es decir, la atención de sus pacientes. Sobre la segunda parte de su pregunta sólo puedo decirle que se están haciendo muchas investigaciones, como lo dijo el propio Procurador. Eso me permite -sin ánimo de crear pánico - responderle que sí.¿17 años de vigencia de la Ley 100 no son suficientes para evaluar sus resultados y tomar determinaciones drásticas?Los cambios en los sistemas de salud no son fáciles. Estamos haciendo un estudio para establecer si el problema está en la estructura o en la forma como está operando. Si es esto último, haremos los correctivos del caso; si se trata de la estructura haremos los cambios necesarios para lograr que funcione mejor.¿O sea que no se descarta una reforma?No, no se descarta en absoluto.¿Y qué me dice en cuanto a la reforma fiscal?Estamos analizando el comportamiento de las finanzas públicas, que van bien. No es un secreto que nuestro sistema tributario es bastante complejo (muchos dicen que es un queso gruyere). Nuestro compromiso es el de ir bajando el impuesto del 4x1000 hasta desaparecerlo. Lo pospusimos por la ola invernal, pero sigue en la mira. Lleva nueve meses de luna de miel con el país, pero algunos de los columnistas antitodo, que se habían vuelto santistas, empiezan a criticarlo.Hay algunos que es mejor tenerlos de enemigos que de amigos. Risa.Sí, por ahí dicen que con esos amigos para que enemigos… Sin embargo, a usted se le critica que delega demasiado; que le da mucho juego al vicepresidente Garzón, que sus ministros gozan de gran independencia.Margarita, no me ha ido mal en la vida delegando. Ese es mi estilo. Lo hice en los ministerios de Comercio, Hacienda y Defensa. Por eso incorporo al gobierno gente idónea. Basta ver lo que hemos logrado en sólo nueve meses de gobierno. Para comenzar no recuerdo una agenda legislativa tan audaz y tan importante como la que hemos venido presentando. En otros aspectos las cifras hablan: la construcción aumentó el 63%, las exportaciones casi el 50%, el desempleo está en el nivel más bajo de los últimos doce años, y tenemos la menor inflación de las últimas cuatro décadas. Esa suma de desempleo e inflación era lo que los economistas llamaban indicador de miseria. No habíamos tenido una cifra tan baja. Por otra parte, los recaudos tributarios van por encima de la meta propuesta que ya era muy ambiciosa. La Andi publicó el jueves el crecimiento de la industria, que llegó al 6.1% y, algo para destacar: hacía mucho tiempo que no se creaba empleo en la industria y éste aumentó en forma significativa. Nunca habíamos tenido una inversión extranjera tan copiosa, que ha crecido en un 45%.Pasemos al tema de la minería, la ilegal está causando estragos y envenenando los ríos. Los expertos responsabilizan a Ingeominas, que no le niega licencia de exploración a nadie.Vamos a rehacer Ingeominas. La verdad es que ha sido un desastre. Haremos una Agencia Nacional de Minería parecida a la que existe en Hidrocarburos, que tenga un mayor control y capacidad técnica. Es imprescindible preparar nuestra institucionalidad para manejar adecuadamente el boom minero que podemos tener gracias a la cantidad de inversión que está llegando. La minería ilegal es una de las prioridades de la fuerza pública. Le hemos dado muy duro, pero falta muchísimo porque esa es la fuente alternativa que encontraron los grupos criminales para financiarse.Hay voces que piden aumentar el monto de las regalías que pagan las concesiones de todo tipo, y que ascienden a unos seis billones pero que con los descuentos tributarios, quedan en sólo tres.Eso depende del prisma con que se mire, porque las empresas que están operando legalmente en el país están pagando lo que el gobierno pidió, y no se pueden ir cambiando las reglas de juego de un día para otro, porque entonces la inversión se va.Usted tiene fama de ser una persona audaz, pero dicen que sólo mueve sus fichas en el tablero cuando tiene los movimientos muy pensados y calibrados. ¿Por qué, de un momento a otro, decide ‘alborotar el avispero’ con su declaración de que en Colombia sí hay un conflicto interno?La realidad monda y lironda es que estábamos tratando de restringir el ámbito de la Ley para no tener que reparar a las víctimas de raponeros o del narcotráfico, sino a las víctimas del conflicto armado , y se propuso usar esta expresión como se utilizó en las dos leyes de Orden Público promovidas y sancionadas por el gobierno anterior. Yo realmente no entiendo la reacción que eso causó, porque no hay por donde atacar esa decisión. El solo hecho de operar bajo el paraguas del Derecho Internacional Humanitario como lo hemos venido haciendo, presupone la presencia de un conflicto armado interno. No puede existir la aplicación del DIH sin un conflicto interno. Si no hay conflicto armado en Colombia , entonces el presidente Uribe y yo nos tenemos que ir para la cárcel, como el resto de los comandantes que han ordenado el bombardeo de los campamentos de las Farc, porque eso está prohibido en el ámbito de los Derechos Humanos cuando no hay conflicto interno. Han dicho que la expresión equipara a la guerrilla con las Fuerzas Militares y eso es una falacia. Los terroristas siguen siendo terroristas; con el Caguán, Andrés Pastrana al final logró que los europeos y los americanos catalogaran de terroristas a las Farc. No tiene nada que ver lo uno con lo otro y mucho menos se puede decir que éste es un paso para dar estatus de beligerancia. A partir de su declaración sobre el conflicto armado, está haciendo carrera la tesis de que usted está preparando poco a poco el terreno para iniciar conversaciones con la guerrilla. Yo he dicho clarísimamente que no he cerrado esa puerta y que estoy dispuesto a conversar siempre y cuando se cumplan unas condiciones: que la guerrilla renuncie al terrorismo y que libere a los secuestrados. En esa circunstancia pensaría en sentarme a dialogar y eso no es un secreto porque lo dije públicamente en mi discurso de posesión. Mientras tanto, seguiremos con toda la presión militar para que los peces gordos sigan cayendo uno detrás del otro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad