“La política no se hace con ángeles y querubines”: Gobernador del Valle del Cauca

“La política no se hace con ángeles y querubines”: Gobernador del Valle del Cauca

Febrero 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley, editora de Poder.

Ubéimar Delgado asegura que no está improvisando ni tampoco está haciendo politiquería. “A pesar de ser político de carrera, que es lo que asusta a la gente, en el gobierno estoy demostrando que soy más técnico que político”.

El gobernador del Valle del Cauca, Ubéimar Delgado Blandón, quien en las últimas semanas ha sido blanco de críticas por algunas actuaciones, no le teme a las mismas, pues considera que está haciendo las cosas bien y que siempre habrá quien cuestione.El Mandatario, quien no niega ser un político, asegura que su interés no va más allá de prestar un servicio, mejorar las finanzas y sacar adelante al Departamento, al justificar las polémicas decisiones que ha tomado.Sus primeros pasos como Gobernador fueron ponderados por sectores de opinión por decisiones que tomó, como por ejemplo, el manejo de la crisis del HUV. Sin embargo, en estos meses debido también a actuaciones suyas, caso del recaudo del impuesto automotor, ya hay la sensación de que se improvisa y se dan bandazos y se escuchan muchas críticas a su gestión. ¿A qué se debe esa situación?No estamos improvisando ni dando bandazos. Y en lo del impuesto automotor no se improvisó ni en el ajuste al gabinete. No fue capricho nuestro haber asumido el cobro, es que se terminó el contrato en agosto y la ley nos obligaba a retomar ese recaudo. Lo que nos faltó fue apoyo del Municipio de Cali, del Tránsito, del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle, Cdav, que dijo públicamente que colaboraba, pero fue otra cosa en la práctica. Y si no se improvisa, ¿por qué tantos traumatismos en el recaudo de ese impuesto? Recibimos muy tarde la información del Cdav sobre los vehículos registrados, habiéndola solicitado con seis meses de anticipación. La entregaron el 24 de diciembre y aún así tenemos el comparativo de enero de los últimos tres años y vemos que en 2011 ingresaron al Departamento $4.651 millones; en el 2012, $4.810 millones y en 2013, $4.887 millones y apenas llevamos un mes y ellos llevaban 12 años. Eso quiere decir que estamos prácticamente a la par con lo que hizo el Cdav. Ese resultado muestra que la decisión fue bien tomada, pero aún falta implementar el cobro en algunos municipios y las liquidaciones por Internet. Cuando esto esté operando como debe ser, vamos a superar ese indicador de 2011 y 2012. Si se venció el contrato en agosto y se iba a cancelar, ¿por qué se posterga hasta diciembre? ¿No es eso una contradicción?En ese momento no había ninguna estructura que pudiera hacer el cobro. Nos tocó montarla en esos seis meses. Yo visité el Cdav y les dije que íbamos a asumir el recaudo, que la ley nos obligaba, y les pedimos que en ese tiempo nos dieran la información. No lo hicieron. Siempre pensaron que se podía hacer un nuevo contrato, cuando fui claro en que el Departamento necesitaba recuperarse financieramente y controlar sus rentas. Hay un detrimento patrimonial, que así no lo quieran reconocer, y no es culpa del doctor Urdinola, porque no se hizo cobro coactivo en 12 años, debido a que los particulares no tienen facultades de ley para hacerlo. El Departamento perdió mucho dinero por cuentas vencidas.¿Cinco meses sí eran suficientes para montar la plataforma para el cobro?, porque lo que queda claro es que cuando empezó a funcionar, colapsó…No ha colapsado. Parece que fuera así porque en enero todos salen a pagar, pero no colapsó. Hubo colas, pero lo normal. Hay 13 casillas, se está avanzando, pero teníamos que hacerlo, era un deber con las rentas, con el Valle y una obligación mía como Gobernador.Entonces, ¿por qué a diario se escuchan quejas de los contribuyentes?Pienso que hay manos oscuras y mala intención y hay personas que están incrementando y moviendo una información que no es cierta. Esta semana torpedearon el sistema. Lo hackearon.Hizo un ajuste a su gabinete hace un mes. Se le ha criticado porque sacó a la directora de la Biblioteca, Juliana Garcés, y a la secretaria de Cultura, Fabiola Perdomo, que hacían una buena labor. ¿Qué dice frente a eso?Cada gobierno tiene la facultad para conformar su equipo de trabajo. Cuando llegué nombré unas personas. En el caso de la Directora de la Biblioteca, ella venía de anteriores gobiernos. No tenía a la persona para el cargo, por eso se quedó seis meses más, eso fue todo. El Gobierno ha ido renovando su equipo, como debe ser, pero, debemos darle un compás de espera a los nuevos, como Beatriz Otero, que es muy preparada. ¿Por qué salió Fabiola Perdomo, que para algunos sectores era de las personas de mostrar en su gobierno?Salieron varios. No es justo dar explicaciones en público porque tendría que dar las de todos los que se fueron. ¿No es absurdo que saliera la persona que lideraba una estrategia de unidad como el Pacto Vallecaucano? Es que hay una equivocación en eso. Fue la Gobernación la que impuso el programa. Fue el Gobernador el que le dio todo el respaldo y se lo seguimos dando. Los seres humanos somos apenas una brizna de hierba en las manos de Dios. Todos vamos pasando, pero los programas quedan. El Pacto Vallecaucano está en el Plan de Desarrollo, lo que pasa es que coloqué a la Secretaría de Cultura para que lo liderara.¿Acaso fueron celos profesionales los que llevaron a la salida de la Secretaria de Cultura?Para nada. Todos los secretarios tienen un espacio en Telepacífico, que era del Gobernador, para mostrarse. Les pedí que mostraran lo que hacían. A ella se le dio la oportunidad de mostrarse. Pero hay personas que les gusta distorsionar. Por ejemplo, hay un columnista, Julio César Londoño , que dice cosas que no son ciertas, una de ellas que se hizo una crisis de gabinete por enésima vez, cuando solo va una vez. Le pedí rectificación y no ha querido. Lo voy a entutelar y no solo eso, las calumnias que ha dicho, las estudian abogados para una denuncia penal y también lo demandaré por la vía civil.¿Hacer un ajuste de gabinete en seis meses no era demasiado pronto?Se necesitaba porque al renunciar Javier Roldán en Hacienda, que se fue porque la Gobernación estaba en quiebra y no se le midió, había que hacer ajustes y Juan Manuel Obregón estaba subutilizado y lo trasladamos allí. Al crear la Unidad de Rentas necesitábamos un experto en legislación tributaria como Alfonso Cruz para que la pusiera a funcionar. Son ajustes normales. Sin embargo, se dice que esos movimientos obedecieron más a acomodar fichas de su sector político que a una necesidad. ¿Qué dice sobre eso?No es cierto. Eso ha sido un invento de la gente. Los movimientos fueron técnicos y para mejorar el servicio. Cuando hizo los ajustes dijo que su gabinete hoy es más técnico que político, pero al hacer una lectura al mismo vemos que la mayoría responde a cuotas políticas, ¿o no es así?Es más técnico porque, por ejemplo, el doctor Cruz, de Rentas, no pertenece a un grupo político. Juan Manuel Obregón es un profesor universitario y venía de la Aerocivil. Swann, que acaba de llegar a Acuavalle, es del sector privado. Eso no lo reconocen. Y para ‘Valle sin hambre’ nombré un sacerdote y no es político. Pero no puede negar que hay secretarios que son de grupos políticos...No, nunca lo he negado, como no lo niega el presidente Santos, que los partidos tienen participación. En política ni el Papa es imparcial. Todo ser humano pertenece a un partido y otros son independientes. Pero en Acuavalle pude escoger al de la U o al conservador, que es de mi sector político, pero me decidí por Swann, que se inscribió sin apoyo y por ventanilla. Él aspiró a la CVC y no lo eligieron por no tener respaldo y acá se le dio la oportunidad. Sin embargo, hay la percepción de que fue muy hábil al escogerlo, pues no tiene respaldo político, pero igual le va a responder a usted…Así es como malpiensa la gente. Debí ser más justo y nombrar a uno de los dos técnicos, pero si lo hacía, igual me criticaban por ser yo político. Por eso me decidí por el independiente, que conocí en la entrevista. Pero siempre que se hace algo bueno, alguien piensa con doble sentido. El maquiavelismo político aquí es algo que tiene que ver con el canibalismo vallecaucano.¿Mantendrá al Secretario de Educación, que quedó sin respaldo político?Lo vamos a mantener. No puedo al vaivén de la política quitar y poner secretarios, qué pena. El Secretario de Educación lo ha hecho bien. El senador Germán Villegas siempre me recomendó al doctor Nelson Vargas como un experto en educación y lo es. No puedo sacarlo ahora, cuando más lo necesito.A pesar de ser yo un político de carrera, no lo escondo, que es lo que le asusta a la gente, estoy demostrando que en el gobierno soy más técnico que político, este es mi último ejercicio porque ya estoy de salida y en el primer vuelo que pase me voy al exterior con el deber cumplido. Lo que quiero es hacer las cosas bien, con mucha transparencia, honestidad y eficiencia.¿Qué tan cierto es que algunos de sus asesores lo han llevado a cometer errores y que ellos gobiernan en la sombra? Para nada. Lo que pasa es que acá había asesores que no utilizaban y se nombraban como cuotas políticas. Tengo académicos, ambientalistas y constitucionalistas. Hay un político, José Luis Arcila, que tiene disciplina y juicio para aportar. Uno no puede ser egoísta y no reconocer los valores de las personas. Ellos ejercen y no son figuras decorativas. Ahora , no todo lo que ellos me aconsejen o digan, yo lo hago.La reforma administrativa sigue siendo criticada porque se descuadernó la unidad financiera del Departamento…Eso no es cierto. Esa era la crítica que se hacía. Cuando la DAF y Javier Roldán nos hicieron esa observación, la acatamos y dijimos: tienen razón. Qué hicimos: coger la Unidad Administrativa de Rentas y adscribirla a Hacienda, no se dividió y se fortaleció la Tesorería.¿Pero le tocó echar para atrás la decisión de que Rentas quedará aparte?No. Eso que dice un columnista no es cierto. Se está implementando poco a poco. La Unidad es de mucha utilidad para la lucha contra el contrabando y la evasión. La discusión era la separación. Es un exabrupto decir que cuesta $6.000 millones. Va bien y no nos ha costado recursos adicionales porque se han ubicado funcionarios de acá. Reconozco que era un error separarlas.¿Como están las finanzas hoy?El Presupuesto se aterrizó y se ajustó tanto, que vamos a pasar afugias. Estamos haciendo las cosas bien, pese a las afugias financieras. Recibimos el Departamento con un indicador del 56 % y adportas de caer en segunda categoría, ahora estamos en 52,6 %. Vamos a llegar a la categoría especial por buen desempeño. Ojalá lo reconozcan. He dado instrucciones de bajar la contratación a la mitad, pero tenemos que hacer crecer las rentas. Vamos a armar el equipo élite contra el contrabando. Usted ha dicho “que se mueve atendiendo el principio de la oportunidad política para conformar un gobierno de coalición reflejado en la contienda electoral”. Eso ha generado dudas sobre la forma de gobernar, pues para algunos estaría obsesionado por la milimetría política... Esa es una norma constitucional que dice que los partidos pueden hacer coalición para gobernar. De pronto no me supe explicar cuando dije eso, pero los profesionales que están en el gobierno son técnicos, que representen un partido, bien. Solo hay dos políticos reconocidos, Jorge Homero Giraldo y Griselda Yaneth Restrepo, que están haciendo una muy buena labor. ¿Qué tanta presión recibe de los grupos políticos que lo apoyaron?Recibo sugerencias respetuosas, pero hago lo que yo creo, como en Acuavalle, que escogí al que creí que era el mejor. La política no se hace con monjas, ángeles, arcángeles y querubines, no podemos pensar que el Valle es ajeno a esas situaciones. Tanto los diputados como los congresistas me han ayudado con desprendimiento. Estos últimos son muchas veces calumniados.Si bien es cierto que el Valle ya no genera escándalos como antes, también es cierto que se palpa que falta más liderazgo. ¿No cree que debe tomar esa bandera a escala nacional?Siempre se dice que falta mayor liderazgo, pero veo muchas fuentes de liderazgo en la Unidad de Acción Vallecaucana, la Cámara de Comercio, la Andi, el Bloque Parlamentario, que trabajan por el desarrollo del departamento. He propuesto una alianza pública-privada, pero despegar no es fácil cuando han pasado tantas cosas. ¿Se ha sentido respaldado?Sí, permanentemente por los gremios y personas como Alfredo Carvajal. He logrado una paz política a pesar de las dificultades que tiene el Departamento. Todo el mundo está esperanzado en que se hagan las cosas bien y esa es mi tarea. No quiero defraudarlos, en especial a esa gente que ha creído en mí durante 40 años.Su grupo político tendrá candidaturas al Congreso. Se dice que lo está fortaleciendo y que va a arrasar a sus opositores. ¿Qué responde a eso?En el grupo político que yo coordinaba están bravísimos conmigo porque no escogí a Duque para Acuavalle. Les respondí que yo llegué a donde llegué sin tener Acuavalle, sin CVC. Construí todo ladrillo a ladrillo, con trabajo. Lo hice con las uñas, de la mano del doctor Rodrigo Lloreda, a quien le debo lo que soy. Él me llevó al Concejo y a la Cámara. Hoy soy Gobernador por mi trabajo. La política es el arte de lo posible. Yo combiné mi vida y dije, es posible que sea Gobernador, pero antes es posible que sea senador y es posible que llegue a la Cámara y siendo de una Junta Comunal dije, es posible que sea concejal. Por eso también recuerdo la frase que dice que la política es el arte de esperar y no aprendí mucho de Maquiavelo que decía que se justificaban los medios para llegar al fin. Nunca justifiqué esos medios, siempre los consideré oprobiosos. Pero a quienes hablan mal de Ubéimar Delgado yo les digo que si hablan mal con razón, los respeto y trato de corregir, pero cuando veo que lo hacen con malidicencia, les recuerdo el pasaje bíblico que dice: ‘No envidio la suerte del caracol que se arrastra y se abre paso con la lengua’.Algunos creen que pasará sin pena ni gloria en la Gobernación. ¿Teme eso?Sin pena ni gloria cuando hagamos el parque lineal de Calima-El Darién, sin pena ni gloria cuando hagamos el malecón, sin pena ni gloria cuando se haga el paisaje cultural cafetero, sin pena ni gloria cuando cada niño tenga un computador en la mano, cuando reverdezca la agricultura. Sin pena ni gloria cuando se diga que fue un gobierno honesto, transparente, responsable con el Valle, de manos limpias, haciendo las cosas bien. En seis meses, cuando estoy ordenando la casa y mostrando resultados, no lo quieren reconocer. ¿Se siente atacado?Yo diría que calumniado y mal interpretado, pero lo importante es trabajar. Hay gente que critica por la radio porque no les doy una secretaría. ¿Considera que les está cumpliendo a los que lo eligieron?Sí, quiero hacer las cosas bien, tengo que nombrar gente que sepa, yo soy un empírico que lee mucho, lo que no sé lo pregunto y no me da pena. Creo que el Valle siente que le estamos cumpliendo. Cuando hay gente que no valora y ciegos que no quieren ver y personas que no reconocen, obviamente siempre habrá críticas, pero si estas son buenas, no me molestan, enriquecen mi espíritu porque de pronto no he acertado.¿Cuál es la estrategia para mejorar la seguridad?, pues parece que la delincuencia gana la partida.Como Gobernador tengo claro que debemos aplicar el imperio del orden y la legalidad, pero también de la mano del desarrollo social y por eso creamos Valle Sin Hambre para llevarlo a los sectores más necesitados. La sensación de inseguridad la crean los grupos armados de narcotraficantes y ese es un poder que está enfrentando el Estado. A Buenaventura, por ejemplo, llegaron más de 250 policías bien equipados. Hay que crear un grupo élite de búsqueda contra los criminales. Hay que mejorar la inteligencia y comunicaciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad