La nueva Señorita Valle revela cómo conquistó al jurado y se llevó la corona

La nueva Señorita Valle revela cómo conquistó al jurado y se llevó la corona

Junio 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya, reportera de El País.
La nueva Señorita Valle revela cómo conquistó al jurado y se llevó la corona

Carmen Lucía Aldana, nueva Señorita Valle 2012 - 2012.

Carmen Lucía Aldana Roldán nos contó todos los detalles del día en que hizo honor a las palabras que siempre le dijo su padre: “Eres una reina”.

Solo 24 horas después de haber convencido al jurado calificador, y mientras tomaba su primer desayuno como Señorita Valle, Carmen Lucía Aldana Roldán nos contó todos los detalles del día en que hizo honor a las palabras que siempre le dijo Héctor Aldana, su padre: “Eres una reina”.Ahora, además de ser la reina de la casa Aldana-Roldán, Carmen Lucía es la soberana de los vallecaucanos. Aquí, el diario de una reina de signo piscis, una historia en primera persona que empezó a escribirse el jueves 14 de junio de 2012. Reinaba la ansiedad“Estaba muy nerviosa, ansiosa. Era muy temprano pero veía próxima la velada de coronación. El jueves, a eso de las 10:00 a.m, tuve la entrevista. Entré al salón al encuentro con el jurado y sentí una tranquilidad enorme. Me sonrieron y eso me llenó de amor, ahí me dí cuenta que no tenía de qué preocuparme. Los saludé de mano a todos. Creo que eso me acercó a ellos y me dio un punto extra para la corona, porque les pregunté luego a mis compañeras cómo habían saludado y la mayoría levantaron la mano, dijeron “Hola” y se sentaron. Consuelo Guzmán me transmitió paz y nunca dejó de sonreirme, eso me motivó. Dejé de pensar en las piernas, en la cola y decidí ser yo. Me preguntaron mis razones para querer la corona y solo dije que una corona es el sueño de toda niña, un sueño que yo olvidé al entrar a la universidad, pero cuando tuve la oportunidad volví a soñar. Y que hoy mi sueño era ser exitosa, tener una profesión, una familia... y también la corona. Carlos Cabal, el gerente del Hotel Intercontinental, se puso de pie y me dijo: “Me encantas”. Otro de los jurados, el cineasta Mario Mitriotti, se notó interesado porque conté que escribía historias de ficción y que me gustaría hacer un corto. Eso no lo hice libreteado. Me preguntaron sobre mi libro favorito, ‘Ami, el niño de las estrellas’, y solo tuve para decir que Ami era yo, ese es mi mundo, lo que yo vivo, porque quiero perfeccionar cosas de mi vida y del mundo aunque sea una utopía. En el libro, Ami es un niño del otro mundo que viene a enseñarles a otros niños cómo lograr un mundo perfecto. Igual que Ami, soy una persona soñadora. Me preguntaron también, si fuera reina, qué haría por la población afrodescendiente. Respondí que en mis manos solo estaba convocar a la gente para convertir a los afrodescendientes en actores culturales y no en actores sociales pasivos. Porque la cultura es cuestión de inclusión. Eso le gusto muchísimo a la jurado Vanessa Mendoza”.El ‘shock’ “Nunca dudé de mis capacidades pero la presión de las barras sí me hizo pensar que estaría en peligro. Desde mi primer desfile me creí el cuento. Nunca me sentí perdedora y en traje de baño nunca dudé de mi cuerpo; en traje de gala, aposté por recogerme el cabello y me sentí imponente. Me asustaba Palmira, y pensé que la final estaba entre nosotras dos. Quedé en ‘shock’, cuando dijeron que la nueva reina era yo, Candelaria. Solo creí todo lo que estaba pasando a mi alrededor cuando tuve contacto con mi familia. Reaccioné cuando vi de nuevo al jurado y a la gente del comité y me dijeron ‘Creemos en tí’. Entonces dije: esto es realmente mío”. Solo corona el jurado “Escuchar comentarios sobre una candidata u otra, hace que uno se opaque. Pero la noche de elección me di cuenta que a uno no lo corona un medio de comunicación, la familia o los amigos. Todos ellos creen en ti, eso es importante para tu actitud, pero el único que corona es el jurado.Después de esto que me ha pasado, sigo confiando en mí y en que, definitivamente, a palabras necias oídos sordos. Ahora debo seguir preparándome porque la gente está pendiente de cada cosa que digo, de cómo me muevo, de qué pienso, en fin. Pero aquí estoy y aquí me voy a quedar”. El romance“No quisiera hablar mucho de esto, pero ha sido un poquito complicado porque esto de ser reina no ha sido fácil. Apenas lo estoy viviendo y desde que empecé la preparación, que fue corta pero muy enriquecedora, el tiempo libre es escaso y llamadas casi no hay... Creo que (mi novio) se sintió amenazado, por eso estaba nervioso y había llorado. Hablamos y reafirmamos el respeto y la confianza mutua, y dejamos claro que si queríamos podíamos seguir adelante, cada uno haciendo lo suyo, poniendo de parte y parte a la relación”. De vuelta a la realidad“Después de bajarme del escenario y de atender las primeras entrevistas con la corona en mi cabeza, tuve la oportunidad de hablar con algunas de mis compañeras, que me decían ‘Eres la reina’. Empecé a asimilarlo más y a meterme más en el tema. Además, recibir el calor y el afecto de la gente me motivó. Hablé con la candidata de Pradera, se sentía un poco mal, nunca supe por qué pero solo la abracé y eso nos animó a las dos. Hablé también con Yilian Hinestroza, de Tuluá, quien me regaló su actitud y confianza. Me fui a la cama como a las 2:00 a.m. Recibí llamadas del exterior de mis hermanas, quienes llorando y gritando me decían estar orgullosas. A quien más quería ver era a mi papá, está de viaje pero quería verlo y abrazarlo porque él desde siempre me ha dicho que soy la reina de la casa. Pasé la noche en su cama, al lado de mi mamá. Dormí hasta las 5:00 a.m. Desde esa hora atendí a los medios de comunicación. Así empezó mi primera mañana como reina, ha sido maravillosa. Definitivamente soy la reina”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad