La miseria del oro

Junio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:

La fiebre del oro que se desató en Zaragoza, Valle, dejó un daño ambiental incalculable para la región, en medio de la pobreza de sus habitantes.

Zaragoza es uno de los pocos lugares donde 40 toneladas de oro se convirtieron en sinónimo de pobreza y miseria. Esto, a pesar de que un solo gramo del metal dorado hoy cueste $76.000. Es que Zaragoza, y especialmente el río Dagua, vivieron una pandemia de la que muy pocas zonas en el mundo han logrado recuperarse: la fiebre dorada.Esta enfermedad, que acabó con zonas como California en EE.UU. o un amplio margen del estado de Amazona en Brasil, llegó a mediados de marzo del año pasado a este caserío, un corregimiento perteneciente a Buenaventura y que esta compuesto por humildes casas ubicadas a un costado de la carretera que comunica a Cali con el puerto más importante de Colombia.El lugar se encuentra atravesado por el río Dagua, afluente que tiene la distancia entre Cali y Palmira de largo y desemboca en la bahía de Buenaventura. Según cuentan sus pocos habitantes, en la zona se vivía de los cultivos de chontaduro, platano y papa sembrados a orillas del río, algunos se dedicaban a la pesca y otros ganaban dinero con pequeños negocios que tenían como sus principales clientes a las miles de personas que transitan la carretera y los turistas que van a las reservas naturales aledañas a la zona.Pero cuando la fiebre aumentó y la enfermedad se convirtió en Pandemia, contagió a personas de Chocó, Antioquia, Nariño, Huila y de cualquier lugar de Colombia donde hubiera alguien que viera en el oro una oportunidad de negocio. Ni el Dagua ni Zaragoza volvieron a ser los mismos.Más de 8.000 personas llegaron deslumbrados por las leyendas que hablaban de que en las tierras del río Dagua salían libras de oro, que una persona de la zona en sólo una semana había conseguido el oro suficiente para comprar una casa, una camioneta y una moto y se decía que en muchas de las poblaciones aledañas el Whisky se había vuelto común en muchas fiestas.El oro empezó a correr, pero de su mano y muy sigilosamente también empezaba a caminar la miseria. El rió Dagua empezó a parecerse a un trozo de queso agujereado por todas partes. Los 8.000 contagiados, ayudados de picos, palas y bateas, perforaban las entrañas del río en busca del preciado metal. El oro seguía saliendo y los fajos de dinero de los compradores del metal se veían por todas partes, pero se seguían viendo las mismas humildes casas, pero ahora acompañadas de cambuches hechos con madera y plástico verde a un costado del río.Para algunos el oro es sinónimo de muerte. En la zona, oficialmente se habla de que se han cometido 25 asesinatos por disputas de tierras, riñas o robos, sin embargo en Zaragoza dicen que los muertos son más de 35. Y como todo ser viviente, el río quizás quiso defenderse con avalanchas de agua y derrumbes, métodos de defensa que le quitaron la vida a 60 personas.A los pocos meses las entrañas del río ya no eran suficientes y la cantidad de metal empezó a disminuir. La consigna ahora era ir al corazón del río, escarbar entre 15 y 18 metros y perforar en sus orillas a toda costa. No importaba las plataneras ni el chontaduro, porque el oro podía comprar todo.Así fue como a la zona llegaron aproximadamente 236 retroexcavadoras que hicieron metástasis a lo largo y ancho del río y poco a poco se fueron devorando el corazón y por ende la vida del río Dagua. El oro volvió a correr, pero con el paso de los meses la miseria ambiental también.Los contagiados y sus máquinas, argumentando hambre y desempleo, se carcomieron casi la totalidad del Dagua. Pero como cualquier pandemia, su rápida propagación es una de sus características. Así fue como algunas personas y máquinas empezaron a trasladarse a las reservas naturales de San Cipriano, Anchicaya y el río Sabaletas. Entonces, sólo 11 meses después de la enfermedad, el Gobierno Nacional intervino y ordeno el desalojo de la maquinaria.Hoy, muchas personas siguen buscando oro en la zona y aún quedan algunas retroexcavadoras escondidas a lo largo del río. Y aunque se calcula que en un solo año de explotación se sacó el equivalente a $2,1 billones de pesos, nadie en la zona sabe dónde está este dinero.Buenaventura, dicen sus gobernantes, no ha recibido ni el 5% de las regalías que le corresponderían y con lo cual se hubiera podido pagar el total de su deuda externa. Lo único claro es que hoy el Dagua parece que hubiera sufrido un bombardeo, los cultivos y los peces ya no se ven en la zona, se mantienen las mismas casas humildes y las 40 toneladas de oro que se han sacado de la zona no alcanzaron para que la gran mayoría de los enfermos con la fiebre dorada superar el desempleo y el hambre.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad