La imagen de la región a nivel nacional está cambiando: Gobernador del Valle del Cauca

Octubre 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La imagen de la región a nivel nacional está cambiando: Gobernador del Valle del Cauca

Gobernador del Valle, Ubeimar Delgado.

Ubéimar Delgado dice que su preocupación es que el Departamento sea viable y lograr recuperar su categoría.

El gobernador del Valle del Cauca, Ubéimar Delgado Blandón, quien este domingo completa sus primeros cien días de gestión, se mostró optimista frente al futuro del departamento. Pese a que la última semana ha sido difícil por las críticas que hizo su secretario de Hacienda, Javier Roldán-- quien además renunció el viernes--, a la reforma administrativa que se pondrá en marcha a partir de enero próximo, Delgado defiende ese proceso y asegura que antes que generar burocracia y gastos, lo que va a producir es ahorro y acabar las nóminas paralelas.Sobre ese y otros temas, el Gobernador habló con El País. Usted ha dicho que encontró una Gobernación donde había caos y anarquía, ¿hoy cómo ha cambiado eso?Se ha logrado hacer una buena gestión en el Departamento y en sus empresas. En la Licorera, empresa que recibimos descuadernada, ya tenemos un nuevo distribuidor y en estos tres meses se venderán más de siete millones de botellas, lo que no se cumplió en nueve meses, cuando vendieron 3.300.000. Otro logro es la Lotería del Valle, que estaba prácticamente quebrada, se han recuperado recursos, entre ellos $700 millones en cheques se que habían hurtado antes de posesionarme. Ahora se nota que hay Lotería.Estoy satisfecho con la decisión de entregar el HUV a la Universidad del Valle. Ya se han ahorrado siete mil millones de pesos. En la CVC se logró el cambio en la Dirección, pues la persona que estaba tenía una auditoría con muchos hallazgos fiscales, había quejas y me pareció que el manejo de la ola invernal no fue el más adecuado. También encontramos caos en la defensa judicial del Departamento. En la Secretaría de Educación eran más de 4.046 procesos, de los que se ha evacuado más del 50%. En la reestructuración administrativa se da la posibilidad que cada dependencia tenga un asesor jurídico para la defensa del Departamento.Y para recuperar confianza, ¿qué se ha hecho?Creo que se ha generado confianza en la comunidad con lo que estamos haciendo. En campaña ofrecimos que daríamos ejemplo en el manejo de los recursos públicos y propusimos un zar anticorrupción, no como invento, sino que lo contempla el Estatuto Anticorrupción. El asesor de despacho Héctor Fabio Lenis está cumpliendo esa misión. Le estamos haciendo seguimiento a todos los procesos administrativos de la Gobernación y tenemos avances importantes en corrupción. En la Gobernación hay muchos problemas estructurales y uno de ellos es la excesiva burocracia. ¿Qué se ha hecho para disminuirla y también para mejorar el tema de las rentas?Vamos a reducir las nóminas paralelas a su justas proporciones. En la Unidad de Saneamiento Básico, UES, de $14.000 millones de presupuesto, $7.000 millones se van en nómina paralela en contratos. Encontramos 936 personas y las vamos a reducir a lo mínimo. En contratos de funcionamiento en la Gobernación hay más de 300, que se vencen el 31 de diciembre y que no se renovarán. Prefiero que algunos contratistas que llevan 8 ó 10 años pasen a la planta de personal y bajar la nómina paralela. Un ejemplo es el caso de Rentas, donde hay 80 personas por contratos y con la reforma quedarán 20 ó 30 bien pagos, con experiencia y preparación para hacer los operativos. ¿Se va a revisar el organigrama de la Gobernación?, porque hay muchas entidades y secretarías con nombre pomposos, pero la gestión es poca y no tendría sentido su existencia...Lo más importante es volverlas más efectivas, más productivas, que tengan más gestión. Intentamos, por ejemplo, cambiar las secretarías de Género y de Etnias por gerencias para que pudieran gestionar recursos nacionales e internacionales y no se pudo, se nos vinieron encima organizaciones femeninas, de etnias. Se van a dejar como están. Usted va a hacer una reestructuración y proyecta algunos cambios, pero frente a la magnitud del problema de una gobernación ineficiente y costosa, los mismos no son de fondo, es como si se tratara un cáncer con una aspirina... Políticamente puedo decir que me doy la pela y acabo varias entidades, pero allí hay un trabajo social y, por ejemplo, en el caso de las secretarías de Género y Etnias, los afectados invocan la Constitución, sus derechos, y el gobernante debe tener oídos a ciertos sectores de la población que reclaman espacios. ¿Qué va a quedar en esa reforma frente a lo que existía?Básicamente nos preocupamos por la lucha contra la corrupción y tener una estructura para enfrentarla. ¿En términos prácticos que nómina hay hoy y cómo va a quedar?De los 1.000 contratistas que hay, quedarían 500 y si podemos recudir más, lo haremos. Mucha gente estaba contratada y no iba a trabajar, no se necesitaba. El gasto de funcionamiento se reducirá. No se trata de una masacre laboral, es suprimir lo que no funciona. ¿Y en cuánto a las secretarías?Lo que existe queda igual, lo que se cambia es la Subsecretaría de Rentas por jefatura de departamento y se le da a cada secretaría una dirección técnica jurídica para que el Departamento se defienda.¿Se justifica que todas las secretarías tengan varias subsecretarías?Algunas se necesitan. En Infraestructura, por ejemplo, hay una técnica para estudios de ingeniería, topografía, otra es administrativa, que se requieren.¿Es necesaria esa reforma?Es necesaria en cuanto a que Rentas no funcionaba como se requiere. No se controlaba la evasión de impuestos, el contrabando de licores, de cigarrillos, en fin, y lo que queremos es que sea más efectiva y que haya control a la evasión.Eso es Hacienda, ¿pero en la estructura general se requería la reforma?Sí, porque por ejemplo no hay doliente para el medio ambiente, por decir algo.¿Por qué la reforma le quita a la Secretaría de Hacienda su razón de ser y se crea un paralelismo con un departamento de Rentas? No, para nada se afecta la secretaría. Los ingresos van a seguir entrando por Hacienda. Lo que va a hacer el Departamento Administrativo de Rentas son los operativos, la persuasión del pago. Se le da importancia a ese departamento y autonomía operativa. Se afirma que la reforma va a generar burocracia, acomodo de sectores políticos e incluso se habla de que su grupo sale fortalecido…No es cierto, porque las personas que van a llegar son profesionales que no tienen que ver con grupos políticos y otras llevan años en la Gobernación. La idea es tener una administración más moderna y más eficiente. El Departamento se acogió la Ley 550 para reestructurar pasivos. ¿Con lo que se va hacer se recupera el equilibrio financiero y la capacidad de gestión?Creo que vamos a avanzar en el equilibrio financiero. Vamos a hacer lo más austeros posibles. La reforma se aplicará en la medida en que podamos hacerla. Tenerla no nos obliga a que tengamos que implementarla, la aplicaremos hasta donde sea necesario.¿Cuál es la real situación financiera del Departamento en estos momentos?Es muy difícil. Para el año entrante sólo vamos a tener $19.000 millones para inversión, o sea que nos dedicaremos a cumplir con obligaciones de la Ley 550. $87.000 millones anuales en deuda.El Departamento debe presentar un plan de recuperación y estará bajo la tutela de la DAF y un acuerdo de acreedores. ¿La reforma está alineada a esos parámetros?Sí, porque no vamos a crecer los gastos de funcionamiento, los vamos a bajar. Ya tenemos proyectado un plan de pagos, que es de $87.000 millones por año y quedan los $19.000 millones para inversión, lo que obligará a hacer gestión en Bogotá para buscar recursos.Ya gestionamos con el Bloque Parlamentario $20.000 millones para la red hospitalaria, $9.000 millones para el aeropuerto Santa Ana. En Bogotá hay muchos recursos. De $100 que tributa el Departamento, el Gobierno solo nos devuelve $24. Hay voluntad del Gobierno, que nos quiere ayudar. Y no es mejor aprovechar este ajuste para eliminar lo que no se necesite y adelgazar la planta de cargos…Se podría revisar, pero hay secretarías que son básicas y necesarias, como Educación, Salud, Vivienda, Infraestructura, entre otras. En algunos sectores políticos hay inconformidad por los cargos que les tocaron, incluso hablan de que no les ha cumplido y que usted ha sido el más beneficiado...No hice acuerdos políticos antes de la campaña, porque eso es de mal gusto. Eso no está bien. Creo que se le debe dar representación a los partidos. Todos los partidos, siete, que me apoyaron están representados en el Gobierno, pero darle gusto a todo el mundo es imposible. El Valle a raíz de los gobiernos que le antecedieron se creó una mala imagen nacional y se cerraron puertas. ¿Qué tan difícil ha sido esa situación para usted?La imagen ha cambiado, se han abierto puertas, el Gobierno Nacional ha sido supremamente abierto en diferentes estamentos. Los ministerios nos están ayudando para agricultura, obras de infraestructura. ¿Qué tanto apoyo ha recibido del sector privado?Total. Tengo apoyo del sector privado, de la Cámara de Comercio, de la Unidad de Acción Vallecaucana y otros gremios, que siempre han estados abiertos y dispuestos a ayudar al Gobierno. ¿Qué les dice usted a los que piensan que su gobierno es muy político?El Estado lo manejan los políticos, el presidente Santos siempre fue político, hay ministros políticos. Lo importante es hacer gestión y lo que quiero es mostrar al final resultados, que en tres meses no se van a dar, pero en un año vamos a estar más organizados y mostrando lo que se ha hecho, en medio de las afugias y angustias que tenemos. Se dice que en instancias medias y bajas de la Gobernación aún hay presencia de personal del grupo político que manejó el Departamento en los últimos años. ¿Lo ha sentido así? Dentro de las facultades que tengo para hacer cambios de personas de libre nombramiento y remoción, se hicieron todos. Salieron todos. Quedan los de contratación, que vencen en diciembre. Usted decía que muchos de esos contratistas sólo iban a cobrar salarios. ¿Qué porcentaje de ellos era?Cuando llegué eran muchos los que no iban, ahora todos trabajan. Haré un corte de cuentas en enero con cada secretaría para ver que es lo imprescindibleDe aquí en adelante, ¿cuál ser su principal tarea?Sacar adelante el proceso de la Ley 550 y ojalá sanear el Departamento o liberarlo de las deudas. Mi preocupación es que el Departamento sea viable, sin deudas y lograr recuperar su categoría y que haya más autonomía.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad