La historia del hombre que lleva 64 años siendo carguero en la Semana Santa de El Cerrito

La historia del hombre que lleva 64 años siendo carguero en la Semana Santa de El Cerrito

Marzo 28, 2018 - 11:40 p.m. Por:
David Quintero, especial para El País
Semana Santa en El Cerrito, Valle.

Leonardo Rayo se encarga de limpiar las imágenes, y de organizar el lugar donde serán guardadas. Como miembro de la Junta Pro Semana Santa, se encarga de cuidar las imágenes. En esta foto está con la Dolorosa.

José Luis Guzmán / El País

Carga 300 kilos de peso entre hombro y espalda. Es Leonardo Rayo, el carguero con más procesiones a cuestas en El Cerrito, Valle. Así busca -dice- demostrar su fe en Dios.

Este hombre tiene 82 años de edad, de los cuales ha dedicado 64 a esta actividad cada año, cada Semana Santa. Y aunque hoy, por su edad, pasó de carguero a síndico (líder de la anda), hoy es reconocido en el Municipio como una de las figuras más visibles de esta tradición.

En sus años mozos, recuerda, le sumaba al anda (pabellón que soporta el santo) ladrillos y les vertía arena a los jarrones de flores para aumentar el peso. Podía aumentar en más 100 kilos la carga original. Con este lastre debía recorrer, en medio de oraciones e incienso, las 24 cuadras de la también conocida como 'Ciudad Cariño del Valle del Cauca'.

Lea también: Video: Semana Santa en El Cerrito, Valle, toda una tradición ancestral

“Desde el año 1960 cargar una imagen se hacía por penitencia, porque se le ponía peso. Así sentíamos el peso de nuestros ‘pecados’, y quedábamos en paz con Dios, era una especie de sacrificio que en ese entonces muchos cargueros estábamos dispuestos a resistir”, sostiene.
Entre los hechos que más lo marcaron, recuerda la procesión de un domingo de Resurrección.

“El reloj marcaba el mediodía, el sol picante quemaba y la multitud de personas en el parque principal esperaba la procesión. Pero sucedió algo que nadie esperaba, algo a lo que hoy aún no le encuentro explicación”, narra.

Hace una pausa y continua: “Llevábamos la imagen de María Magdalena y al hacerle una venía al Jesús Resucitado se quebró un pedazo de la figura, la cual cayó en brazos del sacerdote de ese entonces, Ismael Lopera. Él se alcanzó a golpear y hubo que llevarlo al hospital. No supimos qué pasó”, recuerda.

Hechos como estos llegan por estos días a la memoria de Leonardo, hombre de metro cincuenta de estatura, cabellera blanca y ojos azules, de ligero aspecto europeo. Sin embargo, su voceo y acento pausado dan cuenta de su origen vallecaucano.

Una tradición familiar

Su historia como carguero empezó desde muy niño, pues su padre también desarrolló esta actividad y Leonardo era su fiel acompañante en las largas procesiones.

“Mi papá cargó en el paso de La Piedad, yo estaba junto a él ayudándole a poner la alcayata -el palo con el que se sostienen las imágenes-. Luego empecé a cargar el paso de El Ángel cuando tenía 10 años y seguí con la tradición”, afirma.

Después tuvo la oportunidad de ingresar como alcayatero en el paso de María Magdalena, la anda que acompañará hasta donde la edad y el físico se lo permita. Recuerda que solo se alejó de esta actividad en una ocasión, cuando prestó su servicio militar.

“Para mí cargar una imagen es una devoción y una esperanza. Por cargar y tener esperanza me han pasado cosas buenas, hasta milagros. Nuestros padres nos enseñaron a tener penitencia al momento de cargar y a tener esa fe en Dios”, comenta emocionado.

Desde hace 28 años Leonardo entró a hacer parte de la Junta Pro Semana Santa de El Cerrito, buscando mejorar la organización de la Semana Mayor de este municipio. Y es que para algunos sectores del catolicismo de la comarca, la Semana Santa de este municipio del centro del Valle puede ser la segunda mejor organizada, después de la de Popayán.

“La preparación para la Semana Santa del próximo año empieza cuando termine esta (el próximo lunes). Pensamos qué vamos hacer, cómo vamos a armar el paso, nos reunimos con el grupo de cargueros para que todo salga bien, hacemos actividades para recolectar fondos para comprar las flores que se necesitan, para los vestidos de las imágenes y toda la reparación que se necesite”, explica.

Así se vive la Semana Santa en El Cerrito

Quizá uno de los aspectos más relevantes de la celebración de la Semana Santa en El Cerrito, es cuando cae el sol, cuando los cerriteños se preparan para las noches santas.

Esta población de 57.000 habitantes y ubicada a 45 minutos de Cali, se transforma. Las principales avenidas y el parque principal se llenan de espectadores, niños, adultos y mayores con asientos, todos en familia esperan en silencio las procesiones.

El aroma del sahumerio se combina con el olor a parafina de las velas de quienes caminan alumbrando los recorridos por las calles.

“El Viernes Santo es el día más importante de la procesión, porque es el día de recordar crucifixión y muerte de Jesucristo. Es un día de penitencia por todos nuestros pecados y donde le pedimos a Dios por ellos”, explica Andrés Henao, carguero del paso María Magdalena.

María Rosario Gorrón, habitante de El Cerrito argumenta que la Semana Santa “es la segunda mejor del país porque se viene organizando hace más de 50 años, todos los pasos que hay en las procesiones se han cuidado muy bien, muchos son traídos desdel exterior y hay una gran tradición”.

De carguero a síndico

Hoy, en su labor como síndico Don Lenordo o Don Rayo, como es cariñosamente conocido, sigue al frente del anda de María Magdalena.
Tuvo que alejarse de su investidura de carguero por complicaciones de salud, que le impidieron realizar cualquier tipo de fuerza. Dejó al lado los barrotes, las túnicas y las reparaciones para estar del otro lado, como organizador.

Actualmente es el responsable de que todo salga perfecto en las procesiones, que las imágenes estén limpias, que las flores no estén marchitas, que las lámparas funcionen, que los velones estén completos y sobre todo, que los cargueros estén atentos y dispuestos a llevar a en sus hombros las imágenes.

La casa de ‘Don Rayo’, por estos días santos es el centro de mantenimiento y reparación de las imágenes, jóvenes y niños lo acompañan en ultimar detalles para que cuando el reloj marque hoy las 6:00 p.m. del Jueves Danto, todo esté listo y María Magdalena pueda salir a la procesión impecable.

El Viernes Santo la Procesión
del Santo Sepulcro de El Cerrito, Valle, es transmitida cada año por el canal regional Telepacífico a las 7:00 p.m.

Semana Santa en El Cerrito, Valle.

La Semana Santa Infantil hace parte de esta tradición que se transmite a las nuevas generaciones. Vea cómo se vive.

Periodista: David Quintero - Cámara y Edición: Sebastián Castro

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad