La campaña electoral en Yumbo se torna cada día más caliente

Septiembre 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La campaña electoral en Yumbo se torna cada día más caliente

Un total de 4.000 piezas publicitarias, entre pasacalles y pendones, para uso de los políticos en sus campañas, aprobó la Administración Municipal para el 2011.

Las elecciones en este municipio industrial están bajo amenaza, según la Misión de Observación Electoral y el alto Gobierno.

Yumbo, Valle, martes 6 de septiembre de 2011, temperatura 34 grados al filo del mediodía. El fuerte calor del verano que golpea las calles de esta población parece un guiño de la naturaleza, un retorcido reflejo de lo que viene sucediendo con la campaña electoral que cada día se calienta más y más en este municipio donde, según datos del Dane, viven 104.000 personas.De acuerdo con el informe de riesgo de la Misión de Observación Electoral, MOE, y las advertencias lanzadas por Germán Vargas Lleras, ministro del Interior, quien dijo que “hay una mafia que quiere entorpecer el proceso electoral”, la contienda política está en la mira de las autoridades por la violencia y el fraude.La violencia contra miembros de la clase política lleva enquistada en el municipio casi una década, como lo refiere un ex candidato a la Alcaldía que prefirió la reserva de su nombre: “Cada vez que se aproximan unas elecciones ponemos de tres a cuatro muertos”.El fraude también es un viejo conocido. De hecho dos comisiones del Consejo Nacional Electoral, CNE, han visitado Yumbo para verificar la legalidad de los 14.079 nuevos votantes que se inscribieron en esta ocasión y que no se trate de trashumancia electoral.De acuerdo con Jairo Martínez, el registrador municipal, del total de 104.000 habitantes de Yumbo, 86.000 personas están habilitadas para votar, lo que quiere decir que sólo 18.000 yumbeños no pueden sufragar.Sin embargo, El País conoció que la matrícula pública de la ciudad, o sea, la cantidad de estudiantes censados por la Secretaría de Educación, asciende a 23.000 muchachos, que por ser menores de edad no pueden votar. Los 5.000 de diferencia entre los que no pueden votar (18.000) y los estudiantes (23.000), prueban que algo no esta bien. Se espera para esta semana la decisión del CNE.Es tan grave la situación que, en una medida sin precedente, el alcalde Felipe Restrepo aplazó la Feria de Yumbo. Gastos e invasionesLas primeras dos denuncias que investiga el Comité de Seguimiento Electoral Departamental son por los supuestos gastos desmedidos de algunas campañas y por la aparición de una invasión ilegal de un lote cerca al Predegal, que varios candidatos habrían promocionado.Entre los señalados por gastos que superarían el tope permitido por el CNE para las campañas está Moisés Orozco de Afrovides, a quien se le cuestiona de dónde saca los recursos para las obras civiles como arreglo de vías y dotación de bancas en algunos parques, así como el alquiler de juegos infantiles.Orozco, quien es abogado penalista, ha dicho que “con lo que sobra de mis honorarios y la ayuda de empresarios que me apoyan, a quienes les explico qué beneficios van a traer a las comunidades las obras, consigo cemento y materiales, pero la mano de obra la pone la gente”.También se conoció otra denuncia que interpuso un candidato al Concejo del Partido Conservador al cual le arrebataron un líder comunitario con el ofrecimiento de una gran cantidad de dinero. La queja está documentada y llegó a oídos del ministro Vargas Lleras.Confundidos y preocupadosAnte los señalamientos emitidos por el alto Gobierno, en las calles de Yumbo y entre los funcionarios de la Administración, hay molestia y confusión, por eso personas como Jesús Antonio Copete, secretario de Paz y Convivencia, piden explicaciones. “Quiero que aclaren de dónde sale la información de los riesgos, porque en la última reunión que tuvimos con el ministro Vargas en la Cámara de Comercio de Cali, le preguntó al general Bojacá si Yumbo debía ser incluido en el Plan Democracia, y el comandante de la Policía Metropolitana le respondió que no se necesitaba”, contó Copete.El Plan Democracia es un programa de seguridad integral de la Policía Nacional que incluye mayor pie de fuerza para evitar brotes de violencia y el acompañamiento de grupos de inteligencia enfocados en prevenir delitos electorales. Nadie entiende por qué no se incluyó a Yumbo en este programa especial sobre todo después del asesinato de Fernando Vargas, el precandidato a la Alcaldía por Cambio Radical, el 9 de julio pasado.A la muerte de Vargas hay que sumarle las amenazas que, según la personera Diana Franco, han denunciado al menos otros ocho políticos, entre candidatos a la Alcaldía y al Concejo, donde hay 6 y 166, respectivamente.A la incertidumbre que genera la violencia se agrega el escaso pie de fuerza que tiene Yumbo, 128 agentes de Policía, o sea que cada agente debe cuidar a unos 813 yumbeños, algo insólito para un municipio en alerta roja.Piden más pie de fuerzaUna vehemente solicitud al general Miguel Ángel Bojacá, jefe de la Policía Metropolitana, para que ordene mayor presencia de uniformados en Yumbo, hizo el secretario de Paz y Convivencia Jesús Antonio Copete. La solicitud responde al llamado de urgencia de los 12 docentes del colegio Juan XXIII del barrio Panorama, quienes tras reportar la agresión de una profesora, fueron amenazados. Ante la imposibilidad de brindar seguridad, se suspendieron las clases a 350 niños.Pese a que Yumbo cuenta con un pie de fuerza de 128 uniformados, “descuente 15 que atienden los 3 turnos de los 5 CAI que hay en la ciudad; los 21 agentes que en los mismos turnos cuidan Ecopetrol; 10 que están en vacaciones, 4 incapacitados y 10 administrativos”, explicó el teniente Jorge Rey, quien agregó que “nos quedan 48 agentes que cubren los 3 turnos de vigilancia diarios, o sea que, policías cuidando la ciudad hay 16 por turno y van de 2 por cada uno de los 8 cuadrantes”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad