La Bahía de Buenaventura vive su momento crítico

La Bahía de Buenaventura vive su momento crítico

Junio 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Por Adonay Cárdenas, corresponsal El País

Basuras, sedimentos de minería y aguas residuales afectan la entrada del puerto.

La bahía de Buenaventura o de la Cruz, como le llamaron los españoles hace 470 años, está sometida a la más dura de las pruebas de resistencia ambiental de toda su historia.En sus 20 kilómetros de largo y dos de ancho convergen desde las aguas residuales de sus más de 400 mil habitantes, los sedimentos de la minería de Zaragoza, con su carga de mercurio y otros metales pesados, hasta basuras y el deslave natural de ríos y quebradas que terminan su vida fluvial en la bahía.Ni entidades ambientales, autoridades ni gremios se atreven a brindar un diagnóstico preciso sobre la real situación de estas aguas marinas que rodean la isla y el continente de Buenaventura, pero todos coinciden en señalar que su situación no es la mejor.“La bahía tiene muchas dificultades, se requiere de manera urgente un sistema de tratamiento de aguas residuales que evite la alta contaminación de bacterias coliformes por excretas”, señaló el biólogo de la CVC Ferney Hinestroza.El experto dice que no se atreve a ratificar las versiones de que las aguas de la bahía no son aptas para el baño o la pesca, por la inexistencia de estudios geomorfológicos, pero agrega que estas afirmaciones no están muy lejos de la realidad sino se toman los correctivos.A las aguas de la bahía desembocan más de 40 bocas de alcantarilla, sin tratamiento alguno. A ello se le suman cifras históricas de sedimentos como los producidos el 21 de julio de 2001, más de 500 mil metros cúbicos de lodos generados por el mantenimiento de la planta de Anchicayá, en el río del mismo nombre. Asimismo se han vertido más de 250 mil metros cúbicos de sedimentos producidos por la avalancha de Bendiciones (el 12 de abril de 2006) y 200 mil metros cúbicos de sedimentos debido a la actividad minera en Zaragoza.“El daño en la bahía está causado, está muy intervenida desde hace muchos años y no se tomaron los correctivos y planes ambientales necesarios”, indicó José Pablo Castillo, líder de la Fundación Bahía Málaga que busca defender la biodiversidad de esta reserva y que no ocurra lo que pasó en la de Buenaventura.“Hay mercurio en lodos, es preocupante, aunque no hay una normatividad de metales pesados en Colombia que nos permita dimensionar la real contaminación y afectación a la misma”, manifestó. Otros factores de contaminación son las basuras que por la dinámica de las mareas terminan en las playas de La Bocana lo que perjudica el turismo, creando un mal ambiente para los visitantes, especialmente en las temporadas llamadas de puja o altas mareas.“Los residuos sólidos afectan los mangles que son parte vital de la cadena natural. Los plásticos se enredan en ellos tapándoles los poros por donde respiran y agotando su proceso de existencia y reproducción”, agregó Castillo. Aliados de la bahíaLa contaminación podría ser peor sino fuera porque a diario, cada seis horas, las mareas sacan toda la sedimentación.“Esto ha ayudado mucho a que no se presente una gran sedimentación igual a lo que sucede con las aguas del río Dagua, que desembocan allí, tienen una caída de más de 10 grados lo que acelera el movimiento de agua de la bahía”, dijo el biólogo Polanco. Sostuvo que esa gran masa de agua de 3.50 a 4 metros de altura de las mareas logran lavar la bahía todos los días y que la afectación se reduce a un 20% que se debe controlar porque lo ideal es que no haya ningún tipo de contaminación. “Como ingeniero puedo asegurar que no hay sedimentación ni contaminación de mercurio”, acotó el alcalde de Buenaventura, José Félix Ocoró, quien considera que históricamente los ríos que desembocan al Pacífico vallecaucano han producido sedimentos, pero que esa dinámica de las mareas minimiza su efecto.“En las playas implementaremos un plan piloto en Juanchaco que esperamos reproducir en las demás, bajo un sistema de reciclaje productivo para las comunidades playeras y unas tareas culturales en la zona urbana para concientizar la comunidad de no arrojar basuras a la bahía, aunque esta situación ha ido mejorando en los últimos cinco años", precisó Hinestroza, funcionario de la CVC.Entre tanto la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura y el Terminal de Contenedores de Buenaventura están a la espera de los resultados de unos estudios para determinar el grado de responsabilidad en la disminución del calado del canal de acceso y zonas de aproches o maniobra de barcos si es producida por la minería en Zaragoza o por la actividad realizada en la profundización del canal de acceso a este último puerto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad