La angustia de los vallecaucanos por la suerte de sus familias en Ecuador

Abril 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
La angustia de los vallecaucanos por la suerte de sus familias en Ecuador

Freddy León Díaz, ya fue localizado con vida. Su esposa Maricela Reyes y sus hijos Mario Javier y Darcy Johana, siguen desaparecidos.

Sin saber qué hacer, así se encuentran los miembros de varios hogares vallecaucanos que viven en carne propia la tragedia del terremoto en Ecuador. Claman por ayuda y por noticias de sus seres queridos.

¿Cómo hago para hacerles llegar algo? ¿Será que si me voy me dejan pasar? Estas preguntas las repiten una y otra vez los familiares de los vallecaucanos que permanecen en la zona de desastre y también de los que aún no tienen noticias tras el terremoto de magnitud 7,8 que destruyó varias ciudades costeras de Ecuador el sábado.

Es el caso de la familia Díaz, que solo hasta este miércoles pudo comunicarse con Freddy León Díaz, el hijo y hermano mayor que se encuentra mal herido en Portoviejo. Gracias a un voluntario de la Cruz Roja Colombiana que le regaló un minuto en el hospital, le pudo avisar a los suyos que se encontraba con vida.

La alegría de saber que él está bien, dice su mamá Edilma Díaz Flórez, contrasta con la incertidumbre por no conocer el paradero de la esposa de su hijo, Maricela Reyes ni la de sus nietos, Darcy Johana, de once años, y Mario Javier, de seis años.

“El no estaba con ellos el sábado. Incluso yo pensé que se habían ido para Quito porque él me dijo que iban a viajar, pero al ver que no se comunicaba tras la tragedia, llamé a la Cruz Roja para que me ayudaran a localizarlo”.

Lea también: Incertidumbre por tres tulueñas desaparecidas en terremoto de Ecuador

Los días para doña Edilma y los suyos en Cali son eternos, debido a que su hijo, quien está radicado hace 5 años en el país hermano, le dijo que las ayudas no están llegando porque hay “una multitud” en el sitio y solo los que están en las entradas de la ciudad reciben los alimentos. También le manifestó que tiene hambre, que nadie le da noticia de sus niños y ni de su esposa.

Por esto doña Edilma pregunta desesperada: “¿cómo hago para que le den comida, para que le llegue algo, para que le ayuden?, se me salvó pero se me va a morir de hambre y de la angustia”.

El hermano de Freddy, Óscar Javier, dice que esta situación es espantosa porque su familiar está solo, sin nadie que lo pueda ayudar. "Es muy triste escucharlo así, espantado". 

Lea también: Sobrevivientes que llegaron a Cali buscan sanar las heridas de tragedia en Ecuador

El llamado desesperado también lo hace Blanca Ligia Ospina. Su hija Mónica Yulieth Duarte Ospina y su nieto de diez años, Daniel Leonardo, están 'atrapados' en una población cercana a Portoviejo, donde según le dijo Mónica a su mamá “todas las casitas están destruidas y no para de temblar”.

Otra es la situación de la familia Piedrahíta, que no ha podido comunicarse con ninguno de los 30 familiares que tienen en las localidades de Guayaquil, Esmeraldas y Santo Domingo. Allá, dice Édison, viven sus tíos y primos. Ellos están radicados en Ecuador hace más de 40 años. 

"Estamos muy angustiados porque de los 30 familiares que tenemos, no hemos podido hablar con ninguno. Nada más hace tres meses estuvimos todos juntos paseando acá en Colombia. La única esperanza que albergamos es que no les haya pasado nada", dice Édison.

De otro lado está la zozobra de Oveira Arvos. Su hermano Robert Arcos Oregón, quien lleva más de diez años radicado en Ecuador y trabaja en ebanistería y criando pollos, no se ha comunicado con ellos. Junto a él está su esposa y su hijo de diez años.

Su familia se aferra a la esperanza de que por los problemas que hay con las líneas telefónicas no se haya podido establecer contacto. Lo han llamado incansablemente a los números donde usualmente hablaban con él, pero no hay respuesta. 

Por esta razón, decidieron acudir a la Cruz Roja, seccional Valle del Cauca, para que les ayude a localizarlo. Hasta ahora, la entidad ha recibido 140 solicitudes de contacto con familiares en Ecuador.

Robert hace parte de los 94 vallecaucanos, de los que aún no se sabe nada, 46 ya fueron localizados.

Para quienes aún no tienen noticias de sus familiares en el Valle del Cauca, se pueden comunicar a los teléfonos 518 4201 y 5184270, o se pueden dirigir a la sede de la Cruz Roja, ubicada en la Carrera 38 Bis No.5-91, en el barrio San Fernando.

Este miércoles llegaron a Colombian repatriados desde Ecuador, 35 connacionales con la gestión de la Cancillería. De ellos, trece arribaron al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. 

Hasta el momento la entidad ha recibido 520 solicitudes de localización de colombianos en Ecuador. De ellos 362 han sido ubicados y 158 faltan por ser contactados.

La Cancillería también habilitó la línea 01 8000 93 8000 para ubicar colombianos en Ecuador. Para realizar la solicitud, es importante que tenga los siguientes datos: nombre de la persona a buscar, número de contacto, ubicación y número de identificación.

[[nid:529055;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/relatos-sobrevivientes.jpg;full;{Doce colombianos repatriados desde Ecuador llegaron a Cali para reencontrarse con sus familias y empezar de nuevo. ¿Cómo se salvaron del potente sismo?, conozca sus relatos.Videógrafo: Álvaro Pío Fernández | El País}]]

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad