La adopción, un proceso que puede tardar dos años

Febrero 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
La adopción, un proceso que puede tardar dos años

Al 31 de diciembre de 2014, 3.104 familias estaban en lista de espera para una adopción, de las cuales 289 residentes en Colombia y 2815 en el exterior.

Para el año anterior, Icbf entregó en adopción 1.148 menores o jóvenes en todo el país, de los cuales 100 fueron entregados en el Valle.

Llegó a nuestras vidas un 23 de diciembre, como si fuera un regalo del Niño Dios. Tenía cinco años y solo la habíamos podido ver por fotografías. Le teníamos el cuarto decorado con un gran letrero de bienvenida junto con un muñequito que tenía la oración del Padre Nuestro.Esas son las palabras de Ricardo, padre de familia adoptante desde hace tres años cuando recibió por parte del Icbf a una menor de edad oriunda de una familia cafetera en Sevilla, norte del Valle. El proceso para adoptarla fue largo. Cuenta que primero tuvo que asistir durante un año a charlas informativas con su esposa Catalina en la sede del Icbf en Cali, junto con otras parejas que estaban planeando adoptar. -Yo decía por molestar que quería una niña con ojos de color azul como yo, pero que va, era un chiste, la quería igualita a mí, de piel trigueña.En el primer encuentro, según dice, tuvo que explicarle al personal de esta entidad que quería adoptar porque no había podido tener hijos con su esposa durante diez años, nunca entendió por qué, tampoco los médicos. Después de varias reuniones con personal del Icbf, al igual que las demás parejas, Ricardo y Catalina tuvieron que presentar un álbum de fotografías con imágenes de los miembros de la familia para ser entregado a la niña en una eventual adopción. En este caso se lo entregaron quince días antes. -La cartilla que yo mismo hice tiene fotografías de la familia de mi esposa, que en ese entonces eran su abuela, tía, esposo de su tía y sobrino. Por mi parte, estaban mis padres y mis seis hermanos con sus hijos. Hasta la perra Lupe tenía su retrato.Sin embargo, uno de los datos curiosos de este registro fotográfico, es que esta pareja no se incluyó en la cartilla, hecho del que se percataron cuando llevaron el álbum al Icbf y les dijeron que tenían que incluir fotografías de ellos.-Después del álbum, nos aceptaron para adoptar la niña, sin embargo, el encuentro fue posible doce meses después, primero teníamos que hacer los trámites de ley con el Instituto. Mientras esperaban, él y su esposa construyeron una historia de diez páginas para contarle a la menor, una vez llegara a la casa, cómo fue el proceso de adopción. -En este escrito nos inventamos unos personajes para cada uno de nosotros y así poderle explicar a ella cómo había sido el proceso de adopción desde su llegada al Icbf. El relato lo leímos los tres cuando ella llegó a casa. Ahora lo guardo junto con el álbum. Actualmente, Ricardo, diseñador gráfico, y Catalina, contadora, viven en un municipio cercano a Cali. En total, esta pareja vivió un proceso de dos años hasta tener a la pequeña en su casa, la cual, según cuenta él, "llegó a nuestras vidas para llenar un vacío. Simplemente, nos tocó el corazón", puntualizó. Por procesos como el de Ricardo y Catalina tuvieron que pasar las familias de 922 niños, niñas o adolescentes que fueron entregados en adopción en el 2014 en Colombia en instalaciones del Icbf, 226 más fueron entregados en instituciones autorizadas por la entidad, según cifras del Sistema de Información Misional de esta entidad. Y es que todo comienza cuando los menores de edad o adolescentse llegan a las seccionales, centro zonales o instituciones autorizadas del Icbf por presuntas vulneraciones de sus derechos, que en su mayoría tienen que ver con cuadros de desnutrición o maltrato por parte de padres, abuelos, tíos o cualquier otro miembro de la familia. De acuerdo con Eduardo Franco, subdirector de Adopciones del Icbf, un defensor de familia y un equipo multidiscplinario es el encargado de adelantar "las indagaciones desde lo psicológico y social para ver el estado en el que se encuentra el niño, además también de verificar el entorno en el que vive para determinar cuál es la mejor medida de acuerdo a la ley para restablecer sus derechos. Este proceso puede tardar cuatro meses".Y es que durante este proceso, el defensor de familia puede tomar dos decisiones: reintegrar el niño a su familia, disponer su ingreso a una institución de sistema de protección colombiano o si ya se observa que la familia biológica no tiene las condiciones, procede a decretar la adoptabilidad del menor, es decir, que a partir de este momento puede una persona adoptarlo. "Declarando esa adoptabilidad cambia el estatus del niño y a partir de ese momento es susceptible de que el Estado haga un esfuerzo para encontrarle una familia", dijo Franco. Después de terminar esta etapa, una familia que considere un proceso de adopción, puede radicar una solicitud en un centro zonal y una seccional del Icbf y esperar cerca de 125 días hasta que la familia pueda llegar a obtener la idoneidad (apto para adoptar) e ingresa a la lista de espera."A partir de ahí todo dependerá que contemos con niños, niñas y adolescentes con declaratoria de adoptabilidad que coincidan con las condiciones de las familias que pueden ser asignadas", dijo Franco. Durante este periodo de tiempo, las familias pasan por unos talleres de preparación donde se aproximan a ser la figura de la adopción y las responsabilidades jurídicas que implica.Los funcionarios del Icbf realizan entrevistas psicológicas, tanto individuales como grupales, y se programan visitas domiciliaras a las viviendas donde podrían llegar los menores o jóvenes. Una vez se cumple eso, ese equipo recomienda o no conceder la adopción al solicitante. Cuando un menor se le asigna a una familia, el Comité de Adopciones les comparte información particular del niño y ellos son los que deciden si aceptan la asignación, que en muchas ocasiones es una información básica de la familia biológica del menor o joven. "Aceptada la solicitud, se programa el encuentro entre el niño y la familia. Luego viene un proceso de integración que puede darse mínimo por cinco días, tiempo en el que conviven el niño y sus adoptantes. Esta etapa está bajo la vigilancia del Estado, si se observa condiciones de acoplamiento por parte del menor en la familia, se certifica que el niño está adaptado", dijo el Subdirector de Adopciones del Icbf. Una vez resuelto el encuentro y la certificación de adopción, tal como le sucedió a Ricardo y Catalina, la familia debe comparecer con el menor ante un juez de familia que es quien decreta la adopción, el cual tiene 10 días hábiles para dictar una sentencia desde que admite la demanda de adopción hasta que ese proceso es fallado por una sentencia que decreta la adopción.El juez, dentro de los requerimientos de ley, determina que para adoptar, una persona o pareja debe tener idoneidad física, mental, moral y social, pues debe tener diversas capacidades para asumir el rol de padres adoptantes. En total, para el año anterior, el Icbf entregó en adopción 1.148 menores o adolescentes en el país, los cuales fueron recibidos en 584 familias colombianas y 564 extranjeras.Tan solo en el Valle, el año anterior, 100 menores o adolescentes en total fueron entregados con la autorización del Icbf. El departamento, después de Bogotá, fue el segundo en mayor número de adopciones durante el 2014. Sin embargo, aún en el país esperan por ser adoptados 10379 menores de edad y jóvenes con características y necesidades especiales, lo que los convierten en casos de difícil adopción. Tan solo el Valle cuenta con 1004 de estos casos. "Lo primero es decir que ningún niño es de difícil adoptabilidad y que el Instituto hace todos los esfuerzos para que puedan estar en una familia, pero cuando eventualmente no encuentren un hogar, lo que hace el Estado es mantener el cuidado de ellos y trabajarles un concepto denominado Proyecto de Vida", dijo el funcionario. Y es que en muchas ocasiones, dentro de los componentes del proyecto de vida, los menores o jóvenes pueden acceder a estudios escolares durante su formación para ser adultos. Los menores de edad y jóvenes con características y necesidades especiales son niños mayores de 8 años o que forman parte de un grupo de hermanos o que tienen una condición de salud avanzada, como podría ser el caso de alguna discapacidad sea cognitiva o física. Vale destacar que en la ciudad existe un solo lugar de carácter privado para la adopción de menores de edad entre los 0 y 8 años,se trata de la Fundación Hogar Bambi-Chiquitines, que en la actualidad tiene capacidad en su sede de Pance para 102 niños en restablecimiento de derechos que son remitidos por el Icbf.De acuerdo con el Icbf, actualmente no es posible determinar cuántos menores o adolescentes que no tienen características especiales están a la espera de una familia adoptiva en el departamento y el resto del país, pues "la cifra es cambiante debido a los tiempos en los procesos que adelantan las defensorías de Familia y los jueces, quienes determinan la viabilidad de la adopción".Procesos de adopción en Colombia por parte de extranjerosPara que un extranjero pueda adoptar en Colombia, es necesario que inicie trámites en sus países de origen, los cuales deben formar parte del convenio de La Haya de Adopción internacional de 1993.Estas personas deben adelantar los mismos trámites que el Estado colombiano para dar vía libre para adoptar en Colombia, buscando que le concedan la idoneidad en ese país, la cual cuando llega a Colombia es nuevamente revisada por el Estado, quien refrenda la idoneidad otorgada por ese país extranjero y define finalmente la adopción.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad