Jornada única del gobierno no califica en Palmira

Abril 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Palmira

El municipio, según directivos de Sutev Palmira, se raja en infraestructura, restaurantes escolares, recurso humano docente y el componente pedagógico. Alcalde exige compromiso del gobierno Nacional para implementarla.

Durante su visita la semana pasada a esta ciudad para entregar incentivos económicos a las instituciones educativas que mejoraron el Índice Sintético de Calidad, la ministra de Educación Gina Parody, aseguró que “veo a Palmira con un deseo muy grande de entrar a la Jornada Única”.

Sin embargo, la jefe de la cartera de Educación no se refirió a los graves problemas que afrontan más del 80% de las 117 sedes educativas del municipio en materia de infraestructura,  comedores escolares y baterías sanitarias. 

Sin mencionar que en algunas de ellas, cuando ya han transcurrido cuatro meses del año académico, aún hay estudiantes sin docentes.

Así lo señaló Luis Fernando Jaramillo, presidente del Sutev Palmira, tras afirmar que el Municipio no cumple con los cuatro componentes establecidos en el Decreto 501 de marzo 30 de 2016, que reglamenta la jornada única en los establecimientos educativos oficiales.

“Si analizamos uno por uno los componentes: Infraestructura, Alimentación, Recurso Humano Docente y el Componente Pedagógico, podemos asegurar que ninguna institución local está preparada para asumir esta responsabilidad”, enfatizó.

En ese sentido, advirtió que en  la parte de alimentación, hasta la semana pasada cuando aún estaba vigente el contrato de restaurantes escolares que se venció el pasado 14 de abril,  los niños recibían un jugo con una empanada, arroz con galletas saltines y media papa aborrajada con  medio vaso  de chocolate, lo que no estaría acorde con los requerimientos de la minuta.

Respecto a infraestructura, de acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación, para trabajar Jornada Única se debe tener aulas equipadas con laboratorios de física y química, de bilingüismo, de innovación tecnológica y mulimedias, bibliotecas, comedores y cocinas con buenas capacidades físicas. En este punto  la Villa tampoco pasaría el examen.

Y en cuanto al recurso humano docente,  habría también un déficit importante  de profesores para asumir la nueva jornada. 

“En la Sagrada Familia de Potrerillo, por ejemplo,  los niños no han visto ni una sola hora de tecnología y además   por  falta de  aseadores y  vigilantes en las instituciones, los estudiantes deben asumir estas funciones”, precisó Jaramillo, quien agregó que  tampoco se cumple con  el Componente Pedagógico pues se tendrían que modificar  los Proyectos Educativos Institucionales, PEI, que son los mapas académicos de los colegios y consultar la Junta Municipal de Educación, Jume, algo que no se ha hecho.

En el municipio, las opiniones entre los directivos docentes están divididas. Sin embargo,  algunos rectores le han apostado a esta propuesta del gobierno Nacional tras considerar que los incentivos económicos y programas de becas para docentes serán entregados a las instituciones que implementen el programa.

Es el caso de la rectora del Cárdenas de Mirriñao, Nancy Rocío Bernal, quien implementó la Jornada Única desde el año pasado.

“Ese año implementé 10 y 11, porque quiero mejorar la institución y además me van a construir más salones. No es cierto que tenga los estudiantes hacinados”, aclaró.

Alonso García González, de la Monseñor José Manuel Salcedo, en el corregimiento El Bolo, es otro de los rectores que tenía jornada única pero la suspendió por órdenes del  alcalde.

“Hasta que la plata del complemento nutricional que debe entregar el Ministerio de Educación este año no esté lista, no podemos seguir, pero nosotros sí estamos preparados para hacerlo, además dejaríamos de recibir $1.300 millones para construcción de nuevas aulas”, repuso.

Entre tanto, Leo Borja,  de la Institución Educativa Juan Pablo II, es uno de los rectores que no se le apunta a la Jornada Única. 

“El gobierno Nacional debe garantizar la plata para alimentación e infraestructura física, pero vemos instituciones a punto de caerse. Los espacios para los restaurantes escolares son muy pequeños y ¿cómo vamos a atender 800 estudiantes en una sola hora?”, preguntó.

Gustavo William Arboleda, rector del Cárdenas Centro, aunque destacó aspectos importantes como la permanencia de los estudiantes en las aulas, dijo que hay muchas necesidades en el sector educativo por resolver.

“En este momento estamos sin el programa de alimentación escolar, entonces si tenemos dificultades con lo que es un complemento nutricional, qué podemos decir de un almuerzo completo. Además, necesitaríamos una nueva edificación para poder pasar a los de la jornada de la tarde”, acotó Arboleda,  quien se  preguntó qué va a pasar con este programa una vez termine este gobierno?

El secretario de Educación Fernando Ríos le salió al paso a los cuestionamientos y aclaró que la Jornada Única se hará de manera progresiva en el municipio.

“Serán dos o tres grupos de una sola sede, porque yo sería el primero en poner el grito en el cielo si habláramos del ciento por ciento, porque no tenemos la capacidad”.

Dijo también que el propio alcalde Jairo Ortega Samboní condicionó la implementación del programa en el municipio a dos aspectos: Mejoramiento de la Infraestructura y Alimentación, por parte del Ministerio de Educación.

Porque, reconoció el funcionario, “no podemos transformar la educación llenos de carencia”.

Así las cosas, si bien la Villa tendría  “muchos deseos de entrar en Jornada Única”, según la ministra  Parody, la verdad es que no está preparada.

Pero cuando se le preguntó sobre esta situación a la Ministra, su respuesta: “Entonces, cuando estén  entran a Jornada Única”, dejó bajo de  nota a los presentes, que esperaban un real compromiso de la funcionaria con la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad