Invierno mantiene en alerta al norte del Valle del Cauca

Invierno mantiene en alerta al norte del Valle del Cauca

Diciembre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Cartago Hoy
Invierno mantiene en alerta al norte del Valle del Cauca

Después de controlar la ruptura del dique del distrito de riego, se intenta mitigar la inundación de los cultivos de Toro, La Unión y Roldanillo.

Aunque bajaron las lluvias, Versalles, La Victoria y el distrito de riego Asorut aún están en emergencia.

A pesar de que esta semana el sol volvió a brillar en varios municipios del norte del Valle, la emergencia provocada por el invierno está lejos de solucionarse.Si bien en lo que se refiere al distrito de riego Asorut, ya se tapó el dique que llegó a tener 20 metros de apertura e inundó ocho corregimientos de Roldanillo, aún sigue la preocupación porque el agua está llegando a Toro y La Unión, lo que mantiene en riesgo a una de las zonas frutícolas más importante del país.“Lo peor ya pasó, pues los tres municipios pudieron tener una inundación colosal. Pero aún toca sacar el agua de los corregimientos a punta de motobombas y ver cómo controlamos la inundación de cinco mil hectáreas de cultivos en las tres localidades”, aseguró Alberto Giraldo, presidente de Asorut.Agregó que no está enterado de que la CVC haya aprobado $10.000 millones para la recuperación permanente del dique del río Cauca.Según él, lo único aprobado por la entidad es un estudio de $150 millones para saber qué problemas concretos tiene el jarillón.En Versalles, por su parte, hay una amenaza muy grave, debido a que un nuevo deslizamiento de tierra tiene represado el río Cañones. Un primer aviso de avalancha ya se dio la semana pasada, cuando hubo que desalojar a 300 familias del corregimiento de Puerto Nuevo.“Las familias ya habían vuelto porque el río rompió su represa naturalmente, sin causar daños. Pero ahora la amenaza es más alta, dado que hay represamiento de unas dos cuadras. Esperamos que hoy (jueves) terminemos de sacar a la gente a vivir en carpas en la parte alta”, indicó Claudia Martínez, coordinadora del Clopad.En La Victoria la saturación del suelo tiene al corregimiento de Rivera Alta incomunicado por su vía principal y la carretera a Tagüales está a punto de perder la totalidad de su banca.“Estimamos que en unos dos o tres días toda la banca se venga abajo. Ahora sólo pasan carros pequeños, pero vamos a taponar la peligrosa vía. Son unas 400 familias que deben pasar por allí”, explicó el alcalde Gilberto Cataño, quien volvió a pedir ayuda.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad