Invierno, el enemigo de las elecciones de gobernador

default: Invierno, el enemigo de las elecciones de gobernador

Inundaciones y problemas en más de 3.000 Kms de vías en el Valle dificultarían logística de los comicios.

Invierno, el enemigo de las elecciones de gobernador

Diciembre 25, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero - Reportera de El País

Inundaciones y problemas en más de 3.000 Kms de vías en el Valle dificultarían logística de los comicios.

Las razones que llevaron al Gobierno Nacional a aplazar indefinidamente las elecciones atípicas para la Gobernación en el Valle del Cauca, considerando que en la región no están dadas las condiciones para que se realicen, no son infundadas, como se cree en algunos sectores políticos. Así lo demuestra la situación que en este momento está atravesando el departamento a raíz del fuerte invierno que desde hace más de un mes se presenta en todo el país y que llevó al Ejecutivo a declarar el Estado de Emergencia Social, Ecológica y Económica.Hoy el 70% del territorio está inundado y cerca de un 30% de poblaciones afronta problemas viales, según datos de las autoridades, lo que impediría la movilización del material electoral y de votantes. Esa fue precisamente una de las razones que llevó a los delegados de la Registraduría Departamental a solicitarle al registrador Nacional, Carlos Ariel Sánchez, el aplazamiento de los comicios “hasta tanto las condiciones del clima permitan a los ciudadanos cumplir con el ejercicio democrático”.Y es que de la misma manera en que las lluvias no cesan, crece la incertidumbre por lo complejo que resultaría disponer de toda la logística para llevar a cabo una jornada electoral en medio del desastre.La registradora delegada en el Valle, Esperanza Mejía, reconoce que de haber comicios, “la participación no podría llevarse equitativamente toda vez de que tenemos problemas de toda índole tanto para que los votantes acudan a las urnas como para nosotros llegar a los diferentes puestos de votación. Cada vez la situación es más complicada”.El argumento no se aparta de la realidad. Una de las situaciones más complejas por inundaciones, cierre y paso restringido en varias vías secundarias y terciarias, se vive en el norte del Valle. Un ejemplo claro de las consecuencias invernales lo afronta La Victoria, uno de los municipios más golpeados y donde hay el mayor número de damnificados, que ya supera los tres mil. De acuerdo con el secretario de Gobierno de esa localidad, Carlos Humberto Posso, el 25% de la cabecera municipal de La Victoria se encuentra “bajo el agua”.Sin embargo, para Posso, “es posible hacer elecciones porque hay partes secas, pero algunos corregimientos están totalmente incomunicados, como Riveralta y Taguales, por una falla geológica, por lo que la gente de esa zona rural tendría dificultades para movilizarse a votar”. Para el coordinador de Prevención y Atención de Desastres de Yotoco, Juan Carlos Amaya, puede que la gente tenga la voluntad de salir a sufragar, pero no tienen las condiciones para desplazarse, especialmente quienes viven en las laderas, que han sido las más afectadas por los derrumbes y deslizamientos de tierra.Actualmente, según los datos que maneja la Secretaría de Gobierno del Valle, en la comarca hay tres mil kilómetros de vías afectadas por derrumbes, daños en la banca y fallas geológicas. Rogelio Giraldo, líder cívico del norte del Valle, sostuvo que las vías secundarias y terciarias de esa región están impenetrables, especialmente en Versalles, Argelia y El Cairo. “Por esa razón la gente no tendría cómo salir a votar. Recuperar esos tramos tardará más de tres meses. Además sigue lloviendo. Por eso en muchas veredas y corregimientos hay poco interés en las elecciones”, indicó.Para el caso del municipio de Versalles, según el concejal Carlos Ariel López, “hay un 95% de las vías terciarias con caída de la banca y derrumbes y demanda mucho tiempo recuperarlas. No veo la posibilidad de unas elecciones en esas condiciones, pues la gente no se va a arriesgar a salir por trochas ni a pie a las cabeceras municipales a votar”. Agregó que, a su juicio, si las elecciones se hacen en enero, sólo votaría un 10% de las personas, ya que muchos ciudadanos se abstendrían porque no tienen por dónde ni cómo desplazarse. Un dirigente político, que pidió reserva de su identidad, dijo que en algunos recorridos que ha hecho por el departamento se nota que la gente no tiene ningún interés en participar en las elecciones atípicas, debido a que están viviendo una situación dramática por las lluvias.El naufragio de los votosDe llevarse a cabo las elecciones atípicas en las condiciones actuales, la Registraduría tendría que modificar la ubicación de los puestos de votación, a fin de garantizar la jornada electoral. Aunque la registradora Esperanza Mejía explicó que la reubicación de mesas y puestos de votación sólo se haría una semana antes del llamado a las urnas porque por ahora “es impredecible”, es una realidad que el invierno hará modificar algunas zonas, especialmente en el norte del departamento y posiblemente en la Costa Pacífica vallecaucana. Uno de esos casos se presentaría en el municipio de Toro, también al Norte, que tiene, según indicaron las autoridades, el 100% de las vías de la ladera cerradas, por lo cual en la zona rural no se podrían ubicar mesas de votación. A ello se suma que parte de la infraestructura locativa que se utiliza en elecciones está siendo usada como albergues, entre ellas algunas escuelas. “En algunos colegios donde instalan puestos electorales tendríamos que hacer cambios, de manera que hay que esperar cómo evoluciona el invierno. Esto lo que requiere es tiempo para mirar las afectaciones”, dijo el secretario de Gobierno del Valle, Rodrigo Zamorano.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad