Indefinido retorno de desplazados de Pradera

Indefinido retorno de desplazados de Pradera

Agosto 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | CartagoHoy
Indefinido retorno de desplazados de Pradera

Por las calles del corregimiento La Fría sólo se ven los perros que esperan el retorno de sus amos. En este sitio las casas están vacías.

Las 60 familias campesinas esperan que existan garantías para volver a sus tierras. Gestor de Paz del Valle sostiene que el regreso no sería antes de una semana.

Incierto es el retorno a sus parcelas de 60 familias que se refugiaron en la Casa Campesina de Pradera, ante los cruentos combates registrados el pasado sábado entre el Ejército y la guerrilla. Los enfrentamientos, ocuridos en zona montañosa, cobraron la vida de tres soldados al activarse un campo minado.Hasta el pasado jueves, más de 150 personas de los corregimientos de la Fría parte alta y San Isidro, parte baja, se resistían al retorno, al asegurar que no contaban con las garantías suficientes.Flower Martínez, del Comité de Familias Desplazadas, explicó que el éxodo masivo lo motivó el temor a que en la noche se presentaran represalias entre las partes en conflicto, lo cual puede afectar a la población, especialmente a los niños y los adultos mayores.El miedo de la comunidad a permanecer en el lugar también se deriva de la desaparición de Gilberto Campo, de 71 años, el pasado 16 de julio de la finca El Cedro, en la Fría. Al igual que del grave accidente que sufrió un anciano de 80 años, quien perdió una de sus piernas al pisar una mina antipersona en ese mismo sector.Por su parte, el gestor de Paz de la Gobernación, Frangey Rendón, dijo que “por el momento es prematuro hablar del retorno, primero se debe realizar un proceso de verificación en la zona por parte de una comisión nombrada para estos fines, la cual paralelamente debe realizar un censo y definir las acciones a seguir”.Agregó que también se debe visitar la sede del resguardo Kwet Wala, donde la población indígena está concentrada en su sede. Allí se encuentran a la espera de una luz verde 66 personas de 17 familias, las cuales se resisten a abandonar su territorio. Según Luís Ángel Perdomo, coordinador de Derechos Humanos del Resguardo, “aunque hay zozobra, se evitó el desplazamiento para exponer a los niños y además, porque en la ciudad no existen garantías para la subsistencia”. Temen también que los actores del conflicto puedan tomar posesión de sus tierras al quedar solas.Así las cosas, según Rendón, se estima que el retorno de los desarraigados no se daría en menos de una semana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad