Honras fúnebres de sacerdotes asesinados en Roldanillo serán este lunes

Septiembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias y corresponal Luis Gerardo Castro Castañeda
Honras fúnebres de sacerdotes asesinados en Roldanillo serán este lunes

Por lo menos tres mil personas se congregaron ayer en la iglesia de San Sebastián y sus alrededores, en Roldanillo, para protestar por los asesinatos de los sacerdotes Bernardo Echeverry, de 69 años, y su vicario Héctor Fabio Cabrera, de 27, ocurrido el viernes en la noche.

Padre Bernardo Echeverry será sepultado en el cementerio diocesano de Cartago , mientras que el padre Héctor Fabio Cabrera será sepultado en Zarzal.

El lunes a las 10:00 a.m. se realizarán las honras fúnebres de los sacerdotes de la diócesis de Cartago, Bernardo Echeverry y Héctor Fabio Cabrera, asesinados en la noche del viernes en Roldanillo.El padre Bernardo Echeverry, nacido en Medellín hace 69 años, será sepultado en el cementerio diocesano de Cartago , mientras que el padre Héctor Fabio Cabrera será sepultado en Zarzal, donde había nacido hace 27 años, de los cuales, año y medio los dedico al sacerdocio.En la misa del pasado sábado a las 6:00 pm, presidida por Monseñor Edgar García, obispo de Palmira, dijo que los clérigos se caracterizaron por su entrega, alegría y sacrificio por su iglesia “La tierra del alma esta llorando sus sacerdotes, la diócesis de Cartago lamenta el cruel crimen” añadió el jerarca católico.Por lo menos tres mil personas se congregaron el pasado sábado en la iglesia de San Sebastián y sus alrededores, en Roldanillo, para protestar por los asesinatos de los sacerdotes Bernardo Echeverry, de 69 años, y su vicario Héctor Fabio Cabrera, de 27, ocurrido el viernes en la noche.De acuerdo con el comandante de la Policía Valle, Mariano Botero, el doble crimen fue perpetrado por dos sujetos que se quedaron ocultos al término de la última ceremonia religiosa del viernes y “a eso de las 11:00 p.m., se pasan de la iglesia a la casa cural y asesinan a los dos sacerdotes con arma blanca, al parecer, por hurtarles el producido de la lismona”. El uniformado agregó que parece que hubo forcejeo y resistencia, y por los rastros de sangre se presume que uno de los asesinos está herido, por eso, dijo, se tomaron medidas para intervenir centros médicos, hospitales y farmacias, para hacerles seguimiento a los agresores.El repudiable hecho produjo llanto, desolación y silencio en lugares públicos de Roldanillo. Y ayer, hacia las 5:00 p.m., el obispo de Palmira, monseñor Édgar de Jesús García Gil presidió una misa en honor de los presbíteros, sin los cuerpos presentes, ya que los cadáveres no habían sido entregados a esa hora por las funerarias. García Gil, al hablarles a los casi dos mil asistentes al templo de San Sebastián, describió a los sacerdotes como ejemplo de entrega, alegría y sacrificio por su Iglesia.Una vez se conoció la noticia, las autoridades ofrecieron una recompensa de $10 millones, que se elevó a $35 millones luego de un consejo de seguridad, para quien entregue información que permita la captura de los asesinos. Monseñor Darío de Jesús Monsalve, máximo jerarca de la Iglesia en el Valle, instó a las autoridades judiciales a hacer una investigación rigurosa que permita esclarecer el doble asesinato, “si es que logran hacerlo, porque la mayoría de los casos quedan todos en la bruma de los anuncios de investigaciones exhaustivas”. “Estamos absolutamente consternados y con el alma partida porque estos asesinatos no son solamente crímenes que violan toda consideración humana y toda ley divina, sino que son un sacrilegio gravísimo y un golpe al alma de la gente creyente y católica”, aseguró Monseñor. El doble homicidio, agregó el arzobispo de Cali, “sigue demostrando el valor ínfimo, casi ninguno, que se le da a la vida humana en nuestra sociedad... Ese momento de oración (que pidió ayer a la feligresía del Valle por los sacerdotes) parece que es el momento para que los fieles desahoguemos y expresemos ante Dios este sentimiento de impotencia que Colombia está viviendo ante esta oleada de crímenes”.De otro lado, en el barrio Manrique, de Medellín, fue asesinado en su casa, de varias puñaladas, un sacerdote anglicano, discapacitado, del que no se había revelado su identidad hasta el cierre de esta edición. El crimen, al parecer, se produjo por robar al religioso.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad