“He gobernado con el enemigo dentro de casa”: Francisco Lourido

“He gobernado con el enemigo dentro de casa”: Francisco Lourido

Enero 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez | Editora de Poder
“He gobernado con el enemigo dentro de casa”: Francisco Lourido

Francisco José Lourido, gobernador del Valle del Cauca.

El gobernador Francisco Lourido Muñoz dijo que los problemas en el Valle no se han acabado. “Hay un déficit monstruoso”. “Yo tomo las decisiones en la Gobernación”.

Ya han transcurrido cinco meses de su Gobierno. ¿Cómo se ha sentido manejando un departamento con tantos líos?Cada vez más tranquilo, tratando de trabajar más duro todos los días y estar atento al acontecer de toda la administración pública, pero procurando que las decisiones que tome sean las más acertadas y que el Valle vaya cambiando y sienta una nueva atmósfera. Los problemas de la región no se han acabado. El tema económico es muy complejo. Estamos mirando en detalle si metemos al Departamento en Ley 550. El déficit es monstruoso, casi $100.000 millones. Eso no lo aguanta el Valle. Estamos haciendo un esfuerzo muy grande para reducir el gasto. El tema de las pensiones es muy delicado, el problema es que el fondo se dejó de proveer durante muchos años. Ese es un problema que viene de atrás, no es de Abadía, lleva muchos años de un manejo de pensiones inadecuado.¿Cómo están las cosas es un hecho la Ley 550 y una nueva baja de categoría, como lo advirtió el Contralor del Valle?Estamos evaluando con los financieros todo el desarrollo fiscal del Departamento. Dentro de ocho días nos reuniremos en Bogotá con la DAF para analizar eso. Yo quiero dejar al Departamento en sus platas. Si a mí me toca rebajarlo, tendré que hacerlo, pero voy a hacer todos los esfuerzos posibles para que eso no ocurra. Todos los días nos acosan demandas, embargos, tutelas, desacatos. ¿Actualmente hay embargos?No, tuvimos una cuenta que iba a ser embargada por más de $4.000 millones, de una plata para el Fonpet, pero no se pudo embargar. Desafortunadamente en la Gobernación hay gente que pareciera que no tuviera afecto por ella y ocurren cosas en contra.¿Cree eso se debe a, como se dice popularmente, que todos quieren comer de lo público?Es difícil decir eso, pero a nosotros nos tiene que doler la Gobernación, que es de todos. Veo funcionarios muy comprometidos en el trabajo, pero hay otros que nos les importa. No les importa que llegue un documento y a veces lo esconden y eso nos hace llegar a puntos muy graves, como embargos de cuentas, nos hacen orden de desacato e inclusive tutelas que nos pueden llevar a la cárcel. ¿Cree que está gobernando con el enemigo en casa?Sin duda, dado que no hemos podido hacer una reorganización tan radical como la que hubiéramos querido. Hay gente que sigue añorando esas antiguas formas de gobernar, pero hay mucha gente que ha cambiado su forma de pensar, llegan temprano y hasta salen más tarde que yo, eso demuestra que algunos están cambiando y que le están apostando a esta forma de trabajar y tienen dolor de región. Eso es bueno.Cuando usted llegó a la Gobernación encontró caos. Cinco meses después, qué tanto se ha logrado organizar, especialmente en las finanzas...Hemos mejorado mucho en la parte de sistemas, la contabilidad ya está al día, hemos tratado de reducir el número de cuentas y de hacer más expedito el SAP. Creo que hemos mejorado, pero falta mucho y faltan más ingresos, falta que los vallecaucanos consuman más productos de la Licorera del Valle, falta que la evasión sea menos, que nos ayuden. Pero eso también requiere voluntad y medidas por parte del Gobierno, ¿qué se ha hecho por mejorar eso?Estamos trabajando en mejorar el recaudo de los impuestos de automotores y de timbre. Tenemos que mejorar la atención del público en la Gobernación, facilitar el pago de impuestos con información actualizada. Con los bancos de la fiducia estamos mirando cómo abaratamos los servicios que nos prestan. Hay ofrecimientos de otros bancos interesados en comprar la deuda. ¿Ha pensado en renegociar la deuda para mejorar las condiciones?Sí, porque hay que hacer economía como en cualquier empresa. Yo molesto hasta con los celulares, para que gastemos lo menos posible. En esta situación de crisis hay que aplicar un criterio empresarial: optimizar los ingresos y reducir los gastos. Gastar menos es la única forma de salir adelante, por eso estamos tratando de reducir al mínimo la nómina y vamos a cerrar algunas dependencias que no han venido operando, dejarlas vacantes. Por ejemplo, hay una entidad, el Banco Social del Departamento, donde se pagan salarios a unas personas y esa dependencia está sin nada que hacer. ¿Eso quiere decir que lo que no funcione, se cierra?En eso tenemos que ser cuidadosos y profesionales y mantener una conducta de cuidar los dineros públicos y ser muy rigurosos y mesurados en el gasto. Aparte del problema del invierno, ¿qué otra cosa lo atormenta hoy?Sin duda que las finanzas, que sigue siendo un problema muy crítico. Tenemos que seguir trabajando duro en eso. El Valle en el tema de vigencias futuras va a recibir unos ingresos muy interesantes, pero para eso tenemos que organizarnos bien. No podemos pensar que lleguen esos recursos para derrocharlos, tenemos que organizar el Departamento sin tener en cuenta esa plata que va a llegar, porque sería bueno que se pudiera usar en desarrollo social. ¿Cómo va la revisión de los contratos de las vigencias futuras que firmó Abadía? ¿Qué decisión se va a tomar? Estamos trabajando en eso. En noviembre íbamos llegando a unos acuerdos importantes, pero con el tema de las elecciones se nos enredaron. En estos días hemos estado trabajando de nuevo, los tres concesionarios han vuelto y hemos seguido los procesos de incumplimiento y legales. Ahí vamos.¿Cómo ha hecho usted para gobernar, teniendo en cuenta la incertidumbre que ha rodeado al Valle por el proceso de las elecciones? Con muchas ganas y amor por este departamento. Alguien me decía: ‘¿Usted qué va a hacer si hay nueva fecha de elecciones?’, pues lo mismo que he venido haciendo, trabajar hasta el último día, hasta que el día que el Presidente diga. A pesar de todo, hemos tenido un magnifico grupo de trabajo, a pesar de esta incertidumbre somos unos quijotes en esta labor, y eso nos invita a que pensemos en tener logros rápidos. Las decisiones hay que tomarlas con agilidad, porque nos sorprenden decisiones muy rápidas de parte del Gobierno. Nosotros tuvimos menos de dos meses de normalidad y luego Ley de Garantías por tres meses. Hemos sabido trabajar así, capotear las dificultades, a veces con muchos enemigos adentro, porque esas grabaciones que nos hacen... Gobernamos con el enemigo en casa, pero también con muchos amigos.¿Cuál es la realidad de la Licorera y qué tan cierto es que se quiere relevar a la Gerente porque se ha negado a rescindir el contrato con el actual distribuidor para entregarlo a un antiguo comercializador?La Licorera cumplió su meta, pero hubo que ayudarla para lograrlo. La Licorera no está donde quisiera que estuviera. Pensar en una venta de 11,5 millones de botellas cuando la de Antioquia vende 50 millones, es ridículo. Falta fuerza comercial. En la Licorera falta trabajo y falta mando. Necesitamos que los empleados de la ILV se pongan la camiseta. Ese volumen que vendemos, no es importante, es demasiado pequeño. No estoy satisfecho con eso. Nos crece la venta de cerveza y de licores foráneos. ¿Eso implica un cambio en la administración?Pensaría que vamos a tener un cambio en la Licorera, no sólo en la comercialización sino también en la Gerencia. Hay un contrato de distribución, que se renovó por tres años y nos toca honrar los contratos, pero hay que exigirle más al comercializador y estar más encima de él. Desafortunadamente la persona que hacía la interventoría de ese contrato se fue a trabajar con el distribuidor y eso no estuvo bien. Ya se imaginará el manejo. ¿Se ha pensado en rescindir ese contrato de distribución?Estamos analizando ese contrato a la luz jurídica. Diría que no es la ruta y no quiero dejar demandas. Quisiera que los distribuidores hicieran su trabajo, vamos a ayudarle, pero queremos una gestión comercial mucho más dinámica. El uso de la marca es algo muy importante y nos sorprendió ver que se usó la marca para hacerse propaganda el distribuidor, estamos mirando con la Oficina Jurídica si eso es adecuado. La marca debe respetarse y usar la propaganda en bien de la empresa y no de la distribución.Para algunos críticos, Henry González, uno de sus hombres de confianza, es una especie de poder en la sombra y se afirma además que usted delega demasiado. ¿Qué piensa de eso?Las decisiones las tomo yo. Henry González es una persona que me ayuda muchísimo. Yo soy el responsable de la Gobernación, a veces la gente piensa que cuando uno es calmado, el que grita más es el que manda, pero sé escuchar, sé tomar decisiones y sé decir la verdad. ¿Y qué tanta influencia tiene el vicepresidente Angelino Garzón en la Gobernación del Valle?Al Vicepresidente llevo más de dos meses sin verlo. Él es respetuoso. Angelino nunca le dice a uno haga tal u otra cosa, es una persona muy ponderada y por la cual siento gran afecto. Entonces, ¿cómo se explica la presencia de tantos ex funcionarios de Angelino en la Gobernación? Se explica fácil. Yo vengo de la empresa privada y conocí gente que trabajó en la gobernación de Angelino, pero también hay gente que no tiene nada que ver con el Vicepresidente, como el nuevo Director de Planeación. En el gabinete hay personas de diferentes sectores. ¿Por qué cambiar el gabinete con tan poco tiempo en los cargos? La razón es que llevábamos dos meses en el Gobierno y quedó un montón de personas que no compartían la filosofía del trabajo, de política y la forma de trabajar nuestra. Por eso teníamos que hacer unos ajustes y espero terminarlos ahora. Aspiro a que este martes esté conformado todo el grupo. ¿Los ajustes se harán de acuerdo a la nueva realidad política?Sí. Hay que ajustarse a la nueva realidad política. Hay gente que está de acuerdo con uno, lo ayuda y apoya y es lógico que esté representada. Además, quiero más gente joven en el gabinete. ¿Qué hay de cierto en que los diputados le han ofrecido una nueva coalición en la Asamblea, pues algunos tienen cuotas en el Gobierno?Hay que esperar un poquito. Estamos en eso. La Gobernación tiene tantos problemas y retos que no podemos quedarnos en la discusión política de los puestos. Tenemos un reto muy importante, que es la reconstrucción del Valle del Cauca en todos los niveles, incluido el invierno, para que las inundaciones y las cosas no se repitan. Las relaciones con la Asamblea están bien. Hacer los ajustes no es fácil, pero cuento con la buena voluntad de la gente, que quiere que esto mejore. ¿Se ha sentido solo?No, siempre me siento bien acompañado. No exijo mucha compañía, pero sí me gusta tener apoyo.¿Se ha arrepentido de ser Gobernador?No, en ningún momento. Creo que estamos haciendo historia, tenemos que dejar huella y crear un nuevo departamento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad