"Hago gestión en medio de la pobreza": gobernador Ubéimar Delgado

Agosto 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País

Ubéimar Delgado dice que creyó que podía resolver todo en cuatro años, pero que en la Gobernación se encontró con un bulto de anzuelos que no ha podido desenredar.

¿Cuál es el diagnóstico financiero del Departamento hoy?Tenemos dificultades financieras serias, pero no insalvables. La Industria de Licores, que es una de nuestras rentas importantes, solamente tiene proyectado vender ocho millones de botellas de aguardiente, de 11 o 12 millones que se han presupuestado, en razón a que el consumo de la gente ha ido variando. Lo otro es que la ley que sanciona a quienes estén manejando y hayan consumido licor tiene penalidades muy altas. Eso también ha afectado el consumo. La caída de las rentas de la licorera ha sido uno de los principales problemas... Aún tenemos serias dificultades en la oficina de Rentas Departamentales que se han venido subsanando. Yo logré $1400 millones cuando fui presidente de la Federación de Gobernadores, para la lucha contra el contrabando, el desmonte de alambiques y demás, porque allí hay unas mafias muy grandes y podríamos decir que casi por cada botella que produce la Industria de Licores hay media caneca que se produce por fuera y la están vendiendo.¿Qué pasa con la ILV, por qué la caída tan grande en sus finanzas, qué paso al interior de la empresa?La ILV tiene que hacer un mejor mercadeo. Creo que hemos mejorado un poco, nos topamos con que no había distribuidor, hubo problemas de mucha plata. Y ahora se está innovando todo, hay mayor autoridad, mejor administración y va a salir adelante. ¿Qué le hace pensar en la recuperación de la empresa?Le ganamos una demanda a Dimerco porque ahora hay una buena defensa judicial del Departamento. Y ganamos otra demanda de vigencias futuras que comprometían las finanzas del Departamento. Podemos decir que nos hemos ahorrado $200.000 millones en defensa judicial contra demandas. Hemos cauterizado venas rotas, desmontando redes internas que vendían información al exterior para que nos demandaran.¿Qué otros correctivos han tomado para mejorar las finanzas?Nos hemos encontrado con la falsificación de la boleta fiscal, de pronto con complicidad desde adentro de la Gobernación. Hay unos hallazgos de la Contraloría, la Fiscalía está actuando y los órganos de control. Pero no es fácil de la noche a la mañana acabar con las costumbres de algunos empleados, muchos no tienen la vocación de lo público.¿Impactó mucho las finanzas la falsificación de la boleta físcal?Sí, aunque no hay unas cifras muy claras. Ahora se está implementando una mejor administración de las rentas, pero falta el tema operativo. Se tiene que ser más agresivo en la lucha contra el contrabando. El departamento pudiera ser un departamento rico, si no tuviéramos la evasión, elusión y corrupción. Pero adicionalmente el Valle le paga mucho a la Nación. De lo que pagamos solo nos devuelven el 22 % por transferencias de salud y educación, el resto se queda allá. Solo el puerto de Buenaventura le ha dado a la Nación en los últimos años $16 billones, pero nos devuelven muy poquito.El Departamento está apretado por la negociación de un plan de pagos a cinco años que no deja lugar a la inversión y casi ni para el funcionamiento, ¿se puede revisar eso y ampliar el horizonte de pago?Usted tiene toda la razón y hemos verificado con la nueva Secretaria de Hacienda eso. Cuando llegué a la gobernación yo me creí Supermán, yo creí que podía hacer de todo con la experiencia que tengo de más de 40 años de vida pública. Pero al llegar a la Gobernación lo que me encontré fue un bulto de anzuelos y por más que los azote contra el piso no se van a desarmar; hay que desarmarlos uno por uno y ya llevo dos años y he desarticulado medio bulto de anzuelos. Yo he dicho que este es un crispetero, los problemas brotan como las crispetas todos los días. Soñamos con que éramos capaces, porque no quería pagar deudas a 15 o 20 años, yo le aposté a 5 y en eso fui un poco ingenuo, me apreté demasiado y hoy en día de $15.000 millones que podemos disponer, tenemos que darles $5000 millones solamente a las entidades culturales, también están los hospitales.¿Entonces qué va hacer con las entidades culturales?Hay una buena noticia. Les lloramos con la Secretaria de Hacienda a los delegados del Ministerio de Hacienda y al comité de acreedores y nos soltaron $9000 millones y se los vamos a dar todos a las entidades culturales. Nos demoramos lo que demoran los trámites legales, pero les vamos a dar $9000 millones de donde no tenemos.¿Cuánto le están pagando a los bancos?Ya tenemos $200.000 millones en la fiducia para pagarles a los acreedores, pero ha habido problemas con documentos, y hemos pagado otros $100.000 millones. Entonces estamos haciendo gestión en medio de la pobreza.¿Hay alguna propuesta para renegociar el plan de pagos y llevar a mayor plazo para aliviar las finanzas del Valle?La idea es que el plan que tenemos a cinco años nos permitan llevarlo a 7 u 8 años. Vamos a negociar con el Ministerio de Hacienda que fue el que nos ahorcó, porque lo que hicimos nosotros de buena fe fue aceptar el ajuste fiscal que nos propuso la DAF. Y yo como Gobernador dije: le apostamos, porque aquí vinimos fue a trabajar por el Valle del Cauca, pero de verdad estamos asfixiados y en calzas prietas. ¿Hay voluntad de los bancos para renegociar el convenio?No solo con los bancos sino con todos los acreedores y el Ministerio de Haciendo, pero creo que se puede, porque no pueden coger a un departamento y asfixiarlo. Porque mire las instituciones culturales, el desarrollo social del Valle están parados, y la cultura no es un gasto, es una inversión social igual que la educación de calidad, la implementación tecnológica, la generación de empleo, el desarrollo agrícola y hortofrutícola, el desarrollo empresarial, las alianzas público privadas, tantas cosas que hay que hacer para que el Valle salga adelante. ¿Cuánto le queda para invertir?Estamos muy mal, estamos pagando deudas, sin embargo, estamos haciendo gestión. Apagamos incendios y tenemos que pagar cosas que no nos tocan. Aquí hay muchas cosas que no tienen sentido y el hecho de que yo haya dicho que aquí llegó el comandante y mandó a parar, que paremos aquí tanta pendejada, tanta corrupción, tanto desorden es mucho cuento. Pero tengo que decirlo: nos están salvando las regalías.¿Qué ha logrado hacer con las regalías? Para la Costa Pacífica se asignaron $900.000 millones y hemos aprobado proyectos por $252.000 millones. De estos últimos, el 72 % está viabilizado y en ejecución, hay un 22 % que tiene dificultades por elaboración de proyectos y un 12 % está en ajustes de la inversión. Pero estamos viviendo básicamente de las regalías porque la plata nuestra se va para Bogotá y para los bancos. Entonces yo aquí estoy haciendo malabares, gimnasia financiera. Con las regalías le he dado a cada alcalde $1200 millones para que cumpla su programa de gobierno, porque este es un departamento de municipios pobres. Aquí no hay fiesta de regalías, hay la seriedad de que cada peso que se gaste sea bien invertido.¿La carga pensional sigue pesando mucho en las finanzas?La gobernación del Valle tiene una carga pensional muy grande, pagamos como $130.000 millones al año en pensiones, eso es como $10.000 millones por mes, más las deudas, que fueron $433.000 millones de deudas que me encontré, más $200.000 millones de deudas contingentes (pagos por demandas). A estas últimas bajémosle $40.000 millones que se los iba a llevar Dimerco y ya no se los va llevar. Entonces el gobernador Ubéimar Delgado se encontró acá con el horror, con un cadáver insepulto, pero creo que ya estamos cruzando la tempestad.¿Qué pasa con la Beneficencia del Valle?La recibimos prácticamente quebrada y gracias a las gestiones de los funcionarios que han pasado por allí, ha venido en un proceso de recuperación importante. Yo estaba en mis vacaciones en Europa y al llegar me he dado cuenta que se han ganado el premio mayor de la lotería del Valle tres veces en un mes. Eso a mí me ha preocupado mucho, porque eso no es normal en el histórico, allí debo decir que ya ordené una revisión sobre lo que ha pasado, porque ganarse el premio tres veces seguidas en un mes coloca a la Beneficencia en situación difícil. Eso es atípico. Lo otro es que el edificio Imbanaco es de la Beneficencia y vivían allá personas que no pagaban arriendo, ni devolvían el inmueble y dejaron los apartamentos acabados. Se está recuperando el edificio. Y algunas dependencias como Cultura se van a pasar para las instalaciones de la Beneficencia.Atención entidades culturales¿Cómo va a atender las exigencias económicas de las entidades a su cargo?Los usuarios del hospital departamental, el 70 % son de Cali, pero la responsabilidad económica es de la gobernación. El 70 % de los usuarios de la biblioteca, de Bellas Artes, de Incolballet son de Cali, pero es la gobernación pobre la que los sostiene.Yo digo, ¿qué pasa? Si hay una Ministra de Cultura que concurra con estas instituciones de Cali y la misma Alcaldía de Cali, que por dificultades que tenga, no tiene las dificultades que tiene la gobernación. Y yo invito a la bancada parlamentaria, que incluida la de todo el Pacífico es el 50 % de la de todo el país, que haga respetar la región, que al Valle le den lo que se merece, no que nos regalen, sino que nos devuelvan lo que merecemos.Vigencias futuras¿Cómo se resolvió finalmente el tema de las vigencias futuras que comprometían al Departamento?Qué tal que hubiéramos implementado las vigencias futuras de los gobiernos anteriores que eran como $1,8 billones con intereses y todo. Menos mal que el doctor Francisco Lourido desmontó eso y hemos ganado las demandas por ese concepto, $50.000 millones solo en los tribunales. En vigencias futuras ahora último la Asamblea aprobó $90.000 millones en créditos para oxigenarnos, para sostenernos, pero yo tomé la decisión que no los voy a utilizar, porque yo no vine a endeudar más el departamento. Vamos a ver cómo me sostengo de aquí al año entrante, pero en último caso utilizaríamos una mínima parte de esos recursos para apoyar instituciones culturales el año entrante.Lea aquí: El Valle del Cauca, un departamento que se asfixia en sus propias deudas

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad