Hace cinco años, a Bendiciones la tocó una maldición

Abril 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Buenaventura.
Hace cinco años, a Bendiciones la tocó una maldición

En el kilómetro 44 de la carretera Cabal Pombo hay una cruz y una placa con los nombres de los muertos que recuerda la tragedia. Cinco años después del suceso el Gobierno no ha entregado soluciones.

El 12 de abril de 2006 una avalancha cobró la vida de 38 personas en la vía a Buenaventura. Vinieron las promesas del Gobierno para reubicar a más de 200 damnificados. ¿Qué ha pasado cinco años después? Elpais.com.co lo averiguó.

Este martes se cumplen cinco años de la tragedia invernal que dejó 38 muertos y cuatro desparecidos a lo largo de más de 18 kilómetros en la carretera Cabal Pombo.Como cada año en el kilómetro 40, Bendiciones, El Palito, Santa Bárbara y sectores vecinos, las 217 familias damnificadas sólo tienen motivos para quejarse. El dolor de sus seres queridos atrapados por más de 70 mil metros cúbicos de lodo, piedras y palos se mantiene vivo, como también la desolación que les causan las promesas incumplidas de construirles una vivienda."Es triste ver cómo no se ha podido cumplir a la gente que lo perdió todo ese 12 de abril de 2006, a causa de la avalancha que arrasó con lo que se encontraba a su paso", dijo Germán Pasquel, secretario de Vivienda de Buenaventura, quien atribuye toda la responsabilidad a los problemas que ha tenido el departamento del Valle, al que le falta dar el otro sí para las obras de alcantarillado, acueducto, carreteables y todos los demás servicios que se requieren."Nosotros hemos cumplido con lo que nos correspondió, la compra del lote, la construcción de las terrazas y las vías de acceso; falta lo del Departamento, para que la Nación comience a hacer los desembolsos", precisó Pasquel.Por su parte Lucila Martínez, líder de las familias afectadas por la más terrible de las tragedias ocurridas en Buenaventura en toda su historia, señalo que no siente sino tristeza y frustración, pues no se le cumplió a la gente, que además de perder sus familias, se quedó sin vivienda."Hasta la fecha no se le ha cumplido a nadie, es la gran realidad de este nuevo aniversario", dijo la líder.Indicó que mucha gente ha retornado y ha buscado cómo rehacer algunos restos de vivienda que quedaron después de la avalancha, pese al temor de que puedan ser víctimas de nuevos deslizamientos.Otros aprovecharon la bonanza de la minería de Zaragoza para conseguir algún medio de subsistencia y algunos consiguieron trabajo con las obras de la doble calzada."Pero la gran mayoría deambulan en casas arrendadas, donde continuamente tienen el temor de ser lanzados por demoras en el pago de las rentas que subsidia el Gobierno nacional", precisó James Trujillo, uno de los damnificados de Bendiciones.La tragedia en cifrasMás de 100 viviendas fueron arrasadas por la avalancha180 vehículos quedaron atrapadosLa vía permaneció bloqueada durante siete días285 familias perdieron sus cultivos.36 personas resultaron heridas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad