Habitantes del centro del Valle viven un drama por creciente del río Cauca

Habitantes del centro del Valle viven un drama por creciente del río Cauca

Diciembre 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Cali, Cartago y Tuluá
Habitantes del centro del Valle viven un drama por creciente del río Cauca

Unos 60 centímetros de altura alcanzó la inundación del río Cauca en la vía que de Mediacanoa conduce a Buga.

60 centímetros de altura sobre alcanza el nivel del desbordamiento del río Cauca en la vía que de Mediacanoa conduce a Buga. Aún así 210 familias siguen asentadas en el corredor, porque sus viviendas están anegadas desde hace quince días.

La vía que de Mediacanoa conduce a Buga ahora es compartida por tractomulas, buses y canoas. Desde el pasado jueves el río Cauca elevó su nivel al máximo e inundó la carretera por la que a diario transitan miles de vehículos de carga pesada. La crisis no es sólo por las dificultades de movilidad.Las 210 familias que buscaron las orillas de la carretera para resguardarse de las crecientes que anegaron sus viviendas ya están doblemente afectadas: Los colchones que usan dentro de los cambuches y carpas donadas por la Alcaldía de Buga están mojados, los animales de corral caminan por los techos de las casas y algunos cuerpos de perros flotan en las salas de las casas abandonadas.Las camas, sillas, platos y ollas están arrumados en pequeñas islas. El alcalde de la Ciudad Señora, Freddy Libreros, dice que ya están adecuados el Coliseo de Ferias de Buga y el colegio de Mediacanoa para atender a los damnificados.Sin embargo, la comunidad se niega a marcharse. A Angélica Tovar, habitante de El Porvenir, el agua ya le sube de las rodillas, pero sostiene que no se va porque en su terreno tiene árboles de mamoncillo, plátano, banano y naranja y con su venta subsiste.Darío Águila, vecino de Angélica, manifiesta que prefiere quedarse al lado de la vía y en medio del agua para no perder el resto de sus enseres. Y mientras las centenas de familias continuaban evacuando armarios, motos, bicicletas, los viajeros y conductores sacaban sus cámaras fotográficas para registrar la emergencia.Elciades Gómez, conductor de un bus intermunicipal, comenta que lleva 20 años haciendo el mismo recorrido y jamás había visto la carretera cubierta por el agua del Cauca.En Puerto Bertín, sitio histórico de inundación, también están asombrados. De la calle principal sólo quedan unos 50 metros longitudinales secos. El resto de las calles y casas tienen el agua —en el mejor de los casos— por encima de 40 centímetros. “Para adentro la profundidad es casi de 2,20 metros por que el río se nos metió por el frente y por el patio de las casas”, explica Aldibier Zapata.Antes del mediodía el mayor Saúl Carrillo, comandante de la Policía de Carreteras en el Valle, inició los operativos para desviar el flujo vehicular por la vía que de Mediacanoa conduce a Tuluá.“No cerramos la carretera, pero hay muchos problemas de movilidad porque la vía tiene unos 220 huecos y así inundada éstos no se ven y se convierten en un peligro”, manifiesta el oficial.Los desesperados viajeros en motocicletas pagaron hasta $3.000 para que les pasaran los vehículos en lanchas.En el resto del ValleEn el norte de la región siguen las labores de rescate de los cuerpos de los dos hombres que fueron arrastrados por un alud de tierra en el sector Mateguadua, en la vía que de Roldanillo conduce hacia El Dovio. Las víctimas, identificadas como Fabián Castrillón, de 21 años, y Albeiro Amézquita, de 41, estaban en el lugar cuando intentaban arreglar un tubo de la bocatoma.En Caicedonia las lluvias han afectado las vías y al menos dos mil personas siguen sin poder pasar a Campo Azul, Bosque Alto, Aures y el Paraíso.En El Cairo continúan los problemas de movilidad por cuenta del derrumbe que dejó incomunicada a esa población con el norte del Valle desde hace dos semanas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad