Habitantes de zona rural de Tuluá denuncian deterioro de la vía La Marina

Agosto 23, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País | Tuluá
Habitantes de zona rural de Tuluá denuncian deterioro de la vía La Marina

A lo largo de los diez kilómetros que separan el casco urbano con ese corregimiento, son muchos los riesgos a que se ven expuestos los conductores de toda clase de vehículos por la cantidad de huecos que hay sobre la carpeta asfáltica.

A lo largo de los diez kilómetros que separan el casco urbano con ese corregimiento, son muchos los riesgos a que se ven expuestos los conductores de toda clase de vehículos por la cantidad de huecos que hay.

Los habitantes de la zona montañosa de Tuluá y los transportadores de servicio público que cubren la ruta hacia La Marina se quejaron por el deterioro progresivo que registra esa carretera. A lo largo de los diez kilómetros que separan el casco urbano con ese corregimiento, son muchos los riesgos a que se ven expuestos los conductores de toda clase de vehículos por la cantidad de huecos que hay sobre la carpeta asfáltica. Además, en cuatro tramos, la banca del carreteable se ha desprendido y la falta de señalización adecuada, hacen más riesgoso el tránsito por esa vía. Así lo denunció José Uberto Salazar, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento de La Marina, quien dijo que la falta de mantenimiento de esa carretera por parte del Gobieno departamental y del Municipio, los va a dejar incomunicados en cualquier momento. “A este problema no le han puesto atención ni tienen en cuenta que esta vía une a Tuluá con la principal despensa agrícola del centro del Valle”, indicó el líder comunal. A los desprendimientos de la banca en varios sectores, a los múltiples “cráteres” que se observan a lo largo de la vía, que ya han causado muchos accidentes de tránsito, se suma la escasa señalización por parte de la Secretaría de Tránsito. Pero el problema mayor se presenta a la altura del sitio conocido como la Curva de Los Godos, en donde la pasada administración invirtió más de $ 1.000 millones de pesos en la construcción de un muro de contención que hoy está totalmente fracturado. “El problema aquí es una falla geológica por lo que hay que pensar en una solución diferente, como un viaducto, no podemos pelear contra la naturaleza”, indicó el alcalde de Tuluá, José Germán Gómez García. Sin embargo, el Mandatario local advirtió que mientras no se haga un estudio serio y unos diseños, no se puede hablar de cuál sería la solución y las obras que se deben ejecutar en ese sitio”, manifestó el ingeniero, Gómez García. Asimismo, el Alcalde manifestó que la recuperación integral de esta vía podría costar por lo menos $ 6.000 millones y que esos recursos no los tiene el Municipio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad