Guadalupe, tesoro bicentenario

Guadalupe, tesoro bicentenario

Junio 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Marjorie Galezo Muñoz | Cartago Hoy

La denominación de Patrimonio Histórico de la Humanidad da cuenta del valor del templo inaugurado el 1 de julio de 1810. En su interior todavía se palpa la arquitectura de la época, pese a que su recuperación requiere la inversión de $1.500 millones que aún no se han conseguido. La que sí sigue intacta es la devoción por la imagen morena que llegó del país azteca para pagar un milagro.

Un milagro trajo a la Virgen de Guadalupe a la Villa de Robledo a comienzos del Siglo XIX, cuando el ilustre ciudadano Mariano Hormaza y Matute erigió el santuario en un acto de agradecimiento por el restablecimiento de la salud de su hijo.Desde el inicio de su construcción en 1801, cada uno de los sucesos que le han dado vida al templo constituye un milagro para quienes creen fervientemente en la imagen morena procedente de México. La ejecución de los trabajos tardó diez años y la inauguración fue aplazada hasta que el financiador garantizó los fondos suficientes para su sostenimiento.Finalmente, el 1 de julio de 1810 Cartago recibió un nuevo sitio de peregrinación y una de las joyas arquitectónicas más importantes del Valle del Cauca.El santuario, que se ubica en el centro de la ciudad y en cercanías al río La Vieja, tiene gran importancia por su estilo colonial barroco y fue construida en su mayor parte en ladrillo, bloques de piedra y arenisca, unidos por argamasa de arcilla.Ricardo Hincapié, arquitecto del Área de Restauración de la Universidad del Valle y uno de los profesionales que más ha estudiado la edificación, considera que, más allá de su antigüedad y de la belleza de su estructura, es uno de los principales referentes de la memoria colectiva de los cartagüeños.“Un terremoto y un incendio casi la destruyen en el año 1962, cuando se hizo una reconstrucción que no era la más adecuada, aunque impidió que se fuera al piso”, anotó. Durante la conflagración, la imagen de la Inmaculada del escultor quiteño Lagarda, que se encontraba en la parte superior del púlpito, sufrió graves averías. “En medio de la confusión del terremoto, uno de los vecinos del santuario sacó esta imagen y la guardó. Después de algún tiempo la entregó a las religiosas del Monasterio de Santa María, quienes la devolvieron para su restauración”, explicó César Echeverry, presidente del Comité Organizador de la celebración del Bicentenario del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.Otro damnificado fue el cuadro original de la Virgen que había sido traído desde México, el cual quedó totalmente destruido obligando a la consecución de una réplica.El techo que se vino abajo fue cambiado por una estructura de madera. Para Hincapié, son muchos los errores que se han cometido con la estructura de este lugar de oración, entre ellos el despojo del pañote que lo cubría, dejando su ladrillo expuesto a la lluvia y a la vegetación.Al cumplirse dos siglos de su entrega a la comunidad, un grupo de ciudadanos se dieron a la tarea de conmemorar el Bicentenario y reconstruir el templo en varios aspectos.De acuerdo con el sacerdote César Echeverry, se busca reconocerle su valor de Patrimonio Histórico de la Humanidad otorgado por la Unesco y devolverle su carácter de santuario para que se convierta nuevamente en sitio de peregrinación.“Pero sobre todo llamar la atención para su reconstrucción física, porque está en graves condiciones y se puede derrumbar de un momento a otro”, agregó el religioso.Los estudios fueron realizados por la Universidad del Valle y corregidos y aprobados por el Ministerio de Cultura. Hasta hace tres años su readecuación estaba avaluada en $1.500 millones.Los resultados de la investigación se resumen en el libro ‘200 años de historia y de fe’, que hace una reconstrucción histórica del templo describiendo en forma detallada los espacios que lo conforman y los materiales con los cuales fueron construidos.Otro importante material histórico sobre Guadalupe lo tiene el fotógrafo Édgar Rodríguez Rayo, más conocido como ‘Rayito’, quien, con su lente, ha seguido las transformaciones del santuario y fue fuente de información importante para el trabajo realizado por los expertos.“Durante mis 57 años de trabajo fotográfico le he seguido la huella a la iglesia de Guadalupe, desde que tenía el pañote, el incendio y la fachada que tiene en la actualidad. Tengo todos los negativos y ahora trabajo en la digitalización de este material para organizar una exposición que cuente su historia”, manifestó.Pero mientras se consigue la financiación para su recuperación y se celebra su bicentenario lo que sí sigue en pie es la devoción de sus feligreses.“Quienes recibimos sus favores seguiremos asistiendo a la misa diaria, seguros de que tendremos este santuario por muchos años más, porque ella volverá a hacer el milagro para mantenerlo en pie”, sostuvo la cartagüeña María Teresa Fernández. Programación Sábado 26 de junio 8:00 p.m. Inauguración de las exposiciones pictórica de Víctor Tapias y de la de grabados de Carlos Tulio Suárez, así como de ‘La Filatelia al servicio de la fe’ y Huellas del Café’, en el Centro Administrativo Distrital CAD.Lunes 28 de julio 8:00 p.m. Concierto Marimbas y Guitarras.Miércoles 30 de junio 8:00 p.m. Inauguración de la exposición de arreglos florales ‘Un altar para la Virgen María, emperatriz de América’.Presentación del Libro 200 años de Historia y de fe. Instalación Sociedad de Mejoras Públicas de Cartago. Presentación de la Facultad de Artes Integradas en convenio con la Universidad del Valle y Fundarte. Concierto Banda Sinfónica de Pereira y solistas invitados.Show de fuegos pirotécnicos.Jueves 1 de julio 5:00 a.m. Alborada.10:00 a.m. Solemne eucaristía.11:00 a.m. Emisión estampilla conmemorativa Bicentenario de Nuestra Señora de Guadalupe.1:00 p.m. Almuerzo en honor de las personalidades.9:00 p.m. Cena y baile de gala.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad