Fundación entrega prótesis para discapacitados del Valle del Cauca

Fundación entrega prótesis para discapacitados del Valle del Cauca

Junio 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La Fundación Mahavir Kmina llegó al Valle del Cauca para entregar protesis de miembros inferiores a las personas más necesitadas de la región. Historias de algunos vallecaucanos beneficiarios del programa.

Nadie puede evitar impresionarse al ver el antiguo pie derecho de don Israel Gómez: pesa unos trece kilos, está hecho de madera, espuma de cojín, hierro oxidado y amarres de alambre y cabuya. Él mismo lo construyó luego de que una culebra mordiera su pierna mientras cortaba el rastrojo de una montaña para poder sembrar maíz.Le dio gangrena. Le amputaron el miembro completamente. Tenía entonces 14 años. Tuvo que vender una novilla recién parida para comprar los materiales de su primera prótesis. Ahora este hombre de 55 años, oriundo de Puerto Wilches, Santander, quien hoy en día se dedica a vender dulces en el municipio de Yumbo, tiene una pierna derecha nueva. Es mucho más liviana y, desde el punto de vista médico, mejor.Esto se pudo lograr gracias a la ayuda de la Corporación Mahavir Kmina, entidad que nació en el año 2005, en el municipio La Estrella, ubicado en el Valle de Aburrá, departamento de Antioquia. Hasta la fecha ha regalado prótesis de miembros inferiores a 1.284 personas en Colombia, incluyendo desde niños hasta adultos mayores.En el Valle del Cauca son 110 personas las que se han beneficiado de este tipo de ayudades técnicas que, como la de Israel, sólo pesa dos kilos y que además de caminar, permite correr y hasta montar bicicleta.Sin embargo, el objetivo es lograr que el número de discapacitados favorecidos en el departamento sea mayor. Es por eso que la Fundación FES y la Fundación Restrepo Barco, con el apoyo de Mahavir Kmina, lanzaron el fondo ‘Kminemos’ para entregar ayudas técnicas de miembros inferiores a población de escasos recursos en Cali y otros municipios.De acuerdo con Jhon Jairo Tobón, director técnico de Mahavir Kmina, la idea es que las empresas privadas y personas naturales aporten a esta noble causa para permitir que el proyecto sea sostenible en el Valle.De acuerdo con voceros de la fundación, en este momento hay recursos garantizados para la atención de las primeras 23 personas discapacitadas a través de la creación del fondo. “Queremos contar con la generosidad de los empresarios del Valle para que más personas tengan estas ayudas”, dijo Jhon Jairo Tobón.¿Cómo nació la idea?La Corporación Mahavir Kmina nació debido a un percance acaecido a un empresario antioqueño. Mientras jugaba tenis, cuenta su directivo Jhon Jairo Tobón, el hombre sufrió un esguince de tobillo que lo dejó incapacitado por varios días. Viendo la televisión, se encontró en la pantalla a una persona con una sola pierna que saltaba. La imagen lo conmovió. Lo hizo pensar en que si él estaba tan impedido con una dificultad pasajera, ¿qué pensaría aquél individuo con ese problema definitivo? Tomó la decisión de inaugurar en el 2005, como él mismo la llamó, “una fábrica de prótesis”.En el 2007, la Corporación Mahavir Kmina regaló su primera extremidad inferior artificial. La consigna de la organización desde entonces fue clara: regalar, adaptar y enseñar a usar de forma gratuita prótesis de piernas y pie a quien verdaderamente lo necesite y no tenga los recursos para ello.Según el Dane, en Colombia anualmente son 10.000 las personas que pierden parte o la totalidad de sus miembros inferiores. De igual forma, en el país sólo se fabrican 2.000 prótesis cada año. El fondo propuesto, de acuerdo con el director técnico de Mahavir Kmina, pretende solucionar este déficit.Otros casosLuz Ángela Correa, de 32 años, no sabe con certeza el nombre de la enfermedad congénita que le arrebató la oportunidad de caminar normalmente. Sólo dice que la afección le provocó problemas de cadera, rodillas, además de nacer sin la pierna derecha.Hace dos años se le dañaron las prótesis. $3.000.000 era el costo mínimo que le exigían para su reparación. No consiguió el dinero. La suma era demasiado alta para sus padres.“Una amiga estaba leyendo una de esas noticias pequeñitas que nadie lee en los periódicos y me dijo que había una fundación en Antioquia que estaba donando prótesis. Me dio el teléfono, llamé, y desde el pasado 17 de mayo tengo pierna nueva”, contó la mujer.A su vez, Hernán Cardona, adulto mayor, cuenta que se quedó sin su pie izquierdo debido a que los altos niveles de azúcar y el tabaquismo obstruyeron las venas de sus piernas.“La única solución fue amputar la pierna y tengo la expectativa de que esta Corporación Mahavir Kmina me ayude, ya que con la EPS todavía es incierto”, cuenta el hombre desde su silla de ruedas. Muchas personas, como Luz Ángela y Hernán, también esperan ser beneficiadas en el Valle.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad